Tiempos de conexión / desconexión

desconexión
Cada vez más conectados aclaman los medios de comunicación ¿Será cierto?

Hace poco leí una noticia que fue compartida por un medio nacional, se titulaba: “¡Lo que necesitábamos! Un argentino inventó el robot que reparte mates”. No puedo estar más en desacuerdo con este titular porque agoté todo el espacio que me quedaba en el cerebro para los desacuerdos.

¿Justo lo que necesitábamos? ¿Un robot para repartir mates? Si lo más lindo de tomar los mates es compartirlo, cebarlo juntos, estar en un momento del día o situación en la que charlamos, intercambiamos pensamientos o simplemente disfrutamos de un estar juntos con el mate de por medio. Puede ser en silencio compartiendo una actividad: trabajo, estudio, un picnic en la playa, una ida al campo, un viaje en auto, vacaciones en el mar, caminando por la montaña; o con uno mismo en la quietud del hogar, o como recompensa luego de un arduo día. Como sea, no veo lo útil, lo bueno, lo interesante de dicho robot.

Llámenme anticuada o como quieran pero no lo veo, tomar mate leyendo un libro o el diario, viendo una película o una serie de televisión es uno de los placeres más lindos que conozco y el acto de cebarlos es parte del ritual, que además nos da identidad. Cuando era niña mi mamá me enseñó a tomar mate, y desde entonces recuerdo que nos llevaba al río o la plaza y los tomábamos juntos, también en el patio de mi abuela, o durante la “mesa dulce” que improvisamos las tardes de verano mientras jugamos al truco, justo después refrescarnos con un chapuzón en la pileta o la manguera. También el mate fue fiel compañero de mis horas de estudio, y la preparación de la tesis con mi compañera Paula que los ceba amargos y ricos. No puedo enumerar todas las veces que disfrute de esta deliciosa infusión porque no me alcanza el tiempo ni el espacio en esta revista.

Cada uno en su mundo, en sus cosas, en su individual soledad, mirando el celular o haciendo algo por separado.

Cuestión que ahora viene un robot a encargarse de repartirlos entre la gente, y por qué otra razón sería necesario un artilugio así, más que por un simple hecho de nuestra vida cotidiana: ahora no estamos juntos compartiendo un momento o un lugar, ese robot viene a ser útil para cebarle mates a aquellos que están separados por distancias espaciales, uno en el living, otro en la cocina, otro en el dormitorio. Cada uno en su mundo, en sus cosas, en su individual soledad, mirando el celular o haciendo algo por separado. Todos dispuestos a sostener sus actividades cada uno por su lado, pero no dispuestos a dejar de acceder al mate. Y déjenme decir algo: parte del encanto del mate consiste en el compartir, a menos que el mate sea para uno mismo, en cual caso no necesitaríamos de un robot para eso.

Todo esto me lleva a pensar en el rol de las tecnologías en nuestras vidas y en cómo estamos 100% conectados híper conectados con el mundo: las noticias, los amigos de Facebook, las cosas que pasan en el mundo, las frases que se comparten, los videos de recetas de cocina, los rumores y comentarios, etc. etc. etc. A la vez que estamos desconectados de lo que está pasando alrededor nuestro, aquí y ahora.  

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.