¿Resignar o aceptar en el amor?

En el amor, resignarse es acostumbrarse a vivir sin calidad. La Lic. Paula Fumarola analiza un aspecto clave de la vida en pareja: ¿resignar o aceptar en el amor?

En el amor, resignarse es acostumbrarse a vivir sin calidad. En las parejas, luego de un tiempo, ambos o alguno de sus integrantes cree que aspirar a obtener mejor calidad en el vínculo es sinónimo de “desagradecimiento, insatisfacción o queja”. Lentamente van conformándose con lo que tienen, sin animarse a pensar si podrían  estar mejor. Se convencen, que este estado para ellos está bien. No saben si está bastante bien, más o menos bien o realmente mal. Pero no quieren saberlo por ahora. Les da mucho temor salir a averiguarlo.

En el amor, resignarse es acostumbrarse a vivir sin calidad.

Hoy me gustaría entonces, poner foco en esta confusión tan frecuente que se da en el vínculo de parejas. Es esta sensación de seudo-aceptación de las cosas que no nos gustan o rechazamos del otro, es un convencimiento de que realmente “el otro es así”, pero en realidad estamos resignando cosas muy importantes para nosotros y acostumbrándonos al malestar constante en el amor.

Quizá por eso, cuando se vive en una pareja momentos de duda, dolor, insatisfacción, ambos o alguno de los integrantes de la pareja tiende a aislarse, a no comentar mucho lo que sucede, a no compartir con sus amigos/familiares, a no mostrarse. Porque saben, que a la vista de los demás, pueden quedar en evidencia, expuestos con hechos que hasta pueden resultar disfuncionales para el resto, llegando a límites quizá de sobre-adaptación, maltratos verbales, indiferencia, etc. Para evitar cuestionamientos, mejor no exponerse.

En el peor de los casos, estos cuestionamientos que vienen de afuera pueden ser ignorados. Pero, lo que no se podrá nunca ignorar es lo que sucede en nuestro mundo interior, aparecen preguntas como: ¿QUÉ ESTOY HACIENDO? ¿POR QUÉ SIENTO TANTA TENSIÓN? ¿ES ESTO NORMAL? ¿A QUIEN PODRÍA PEDIR AYUDA? ¿CÓMO LLEGUÉ HASTA AQUÍ?  ETC

revista-ahora
Lo que no se podrá nunca ignorar es lo que sucede en nuestro mundo interior.

De los cuestionamientos internos no podemos escapar, ni negarlos, porque nos acompañan desde que despertamos, hasta que termina el día, incluso por las noches…. (si tenemos insomnio, que es muy normal en este escenario).

Claramente el mecanismo de defensa que nos protege para tener una vida más o menos aceptable es el mecanismo de NEGACION: acá no pasa nada -¡mejor no saber!, no querer ver-.

Estamos hablando de algo delicado: confundir la “resignación” con la verdadera  “aceptación”. Cuando nos resignamos, vivimos sin ahondar en lo que verdaderamente sentimos, vivimos con una pareja que aguantamos, olvidando el sentido verdadero por el cual estamos juntos… y nos convertimos en personas infelices que prefieren quejarse en silencio antes que activar un cambio positivo en sus vidas.

Cuando nos resignamos, vivimos sin ahondar en lo que verdaderamente sentimos, vivimos con una pareja que aguantamos, olvidando el sentido verdadero por el cual estamos juntos.

Sabemos que no existe nada que no nos haga sentir más vivos que nuestras emociones. Las emociones hacen que podamos sacar lo mejor o lo peor de nosotros mismos. Y en relación a lo peor, sabemos que casi ninguna de nuestras emociones elude el filtro de la conciencia. Aunque la tristeza, el miedo, la rabia, el dolor sean reprimidas, y creamos tener un cierto control (que ejecutamos de forma automática e inconsciente), siempre nos sentiremos alterados debido a que estas emociones no son sanamente expresadas –y por lo tanto liberadas-.

Por lo general, uno no se resigna de primera mano, se hacen intentos al principio por querer cambiar algo… por expresar nuestras necesidades, nuestra disconformidad, pero luego de algunos intentos fracasados nos acostumbramos, abandonamos la idea de mejorar y lo que hacemos entonces es: RESIGNARNOS.

“Creemos” así que estamos aceptando. ACEPTAR realmente a la persona tal como es, es un verdadero acto de amor, en donde no debiera haber padecimiento. Aceptar no significa que me guste o admire todo del otro, sino sentir que puedo aceptar sus defectos y/o sombras, pero con la libertad para expresar mis sentimientos, emociones, opiniones y trabajar juntos para crecer en el vínculo de pareja.

Aceptar realmente a la persona tal como es, es un verdadero acto de amor, en donde no debiera haber padecimiento.

Si hay dolor, tensión y/o malestar no estaríamos aceptando sinceramente y la sinceridad es la base para cualquier relación. Si hay sufrimiento y sobre-adaptación, estás cerrando el tema y resignándote, para no volver a plantearte esta situación por el dolor que te genera y a la vez porque te enfrenta con la imposibilidad de hacer algo diferente, te enfrenta con la frustración de sentir que no encontrás salida (o sea uno está inmerso en un círculo vicioso negativo que se auto perpetúa).

Entonces, la resignación aparece como una protección superficial a corto plazo. Y digo a corto plazo, porque todos reconocemos lo que bulle en nuestro interior. A esa certeza hay que aferrarse cuando nos sentimos desolados. La naturaleza del ser humano es avanzar, no podés retroceder en el camino ni tampoco quedarte estático mucho tiempo, aunque estés hundido en un mar de llantos, aunque te sientas mediocre, avergonzado, aunque estés muy cansado para hacer un cambio, siempre el camino te llevará hacia adelante.

La naturaleza del ser humano es avanzar, no podés retroceder en el camino ni tampoco quedarte estático mucho tiempo; aunque estés muy cansado para hacer un cambio, siempre el camino te llevará hacia adelante.

Tal vez este artículo te ayude a reflexionar sobre tu vida en pareja. Te dejo algunas preguntas para pensar:

  • ¿Tenés una actitud activa o pasiva frente a tu pareja?
  • ¿Tomás la iniciativa ante las cosas que no te agradan o al no estar de acuerdo, te callás y mantenes al margen?
  • ¿El otro integrante de la pareja, suele convencerte sobre algún tema que desde el inicio no estás de acuerdo?
  • ¿Ante determinadas situaciones que no estás de acuerdo, decidís “callar” para no generar desacuerdos o porque ya creés que no vale la pena?
  • ¿Has hecho en el pasado algún intento para mejorar, cambiar? ¿Qué tan bien querés estar en tu vínculo de pareja?

Lic. Paula Fumarola | Psicóloga Cognitiva Conductual UBA / MPRN 909

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Lic. Paula Fumarola Psicóloga (UBA) MPRN 909 -Mat. Pcial. de Rio Negro-. Egresada en el 2005 en la Facultad de Psicología -UBA-. Postgrado en Fund. Gregory Batson en Psicoterapias modelo Sistémico, Cognitivo y Comportamental. Instructora en Técnicas de Psicoprofilaxis Obstétrica para la maternidad. Instructora en Técnicas de Meditación y Respiración. Capacitación constante en áreas de Neurociencias y Terapia Clínica Cognitiva. Trabajó durante años en grandes empresas en BsAs, dentro de áreas Comerciales, de Atención al cliente, y específicamente RR.HH. (Capacitación, Desarrollo, Búsqueda y Selección de Personal). Se desempeñó como Selectora de Personal en Consultoras de Tecnología y Turismo en Bs. As. y en Patagonia para diversos clientes, administrando procesos de reclutamiento de personal, así como también realización de Psicotécnicos. Desde hace 7 (siete) años, desarrolla su actividad terapéutica atendiendo necesidades en personas que están atravesando crisis vitales en su vida, como divorcios, duelos, cuadros de estrés, cambios de trabajo, problemáticas de pareja y/o familia, fobias sociales, trastornos de ansiedad, depresión, crisis de angustia, ataques de pánico, trastornos obsesivos, etc. A través de la experiencia ganada en este campo nace el proyecto “Psicología y Desarrollo Personal”, un espacio para seguir avanzando con el mismo objetivo: ser un referente confiable en procesos de transformación y crecimiento personal. Aparte del trabajo en consultorio, promociona diferentes talleres de interés relacionados a problemáticas actuales abiertos a todo publico. www.paulafumarola.com.ar / [email protected] /Facebook: Paula Fumarola. Psicología y Desarrollo Personal