Ramiro Calle: «Hay que poner a prueba al Maestro.»

Banner yoga

Ferviente amante de los animales, a los que considera de una pureza sin igual. Ramiro Calle nos habla de su camino en el Yoga, de los falsos gurúes y de las enseñanzas que cosecha en su vida.

Las palabras que de su boca salen son más que letras ordenadas. Poseen un inestimable valor agregado, el de la experiencia. Dicen más de lo que enuncian, seguras y a la vez livianas como plumas, porque la experiencia de una vida dedicada a la búsqueda interior no necesita anunciarse con bombos y platillos.

Ramiro Calle, el español pionero del Yoga, asegura que haber estado cerca de la muerte lo convirtió en un ser más humilde. Y eso es lo que él refleja. Un pozo profundo de sabiduría que obsequia con total desapego.

Tuvimos la felíz oportunidad de conocerlo un poquito más de cerca. Con ustedes…Ramiro Calle.

¿Qué palabras asocias a las siguientes premisas?

  • Un aroma: el del espírituRami-y-Emile
  • La felicidad: la paz interior
  • Un libro: Los Ojos del Hermano Eterno.
  • Una virtud: La lealtad
  • La mirada de tu gato Emile: Amor.

¿Cómo fue la infancia del pequeño Ramiro que nació en 1.943? ¿Cómo veía al mundo?

Era un niño precoz al plantearme una y otra vez los interrogantes existenciales. Al no hallar respuestas, a veces me entristecía y desesperaba; era un niño inquieto y a la paz melancólico, nada fácil.

¿Cómo fue abrir tu centro de Yoga, Shadak, en la España de 1.971?

Iba a abrir una librería de orientalismo, aunque yo ya daba clases de yoga a domicilio.  Cambié de idea e inauguré el centro de yoga Shadak, con la ayuda inestimable de Almudena Hauríe Mena, una de las mejores profesoras, sin duda, en lengua castellana.

¿Nos puedes contar como fue tu primera experiencia en India, en 1972? ¿Qué te llevo a volver tantas veces? ¿Por qué dices que la India nos lleva a encontrarnos con el lado más luminoso y el más oscuro de nosotros mismos?

Fue un impacto total ese primer viaje, porque una cosa es la India ensoñada y otra la India real. He viajado a la India en 99 ocasiones y muchas más a Oriente. Es el país más apasionante, pero es también difícil, y rompe todos los esquemas de la mente occidental. Es la patria del yoga y la cuna de las más elevadas místicas. Pero hay que tener cuidado de con quien se viaja a la India. Por ejemplo, una agencia de viajes llamada Nuba me eligió para ir como guía espiritual y  gran conocedor de la India en lo que llamaron «un viaje de autor». Creí que sería otra cosa y acepté. Además de que los servicios de la agencia fueron pésimos, eligieron muy mal a la gente que iba. Por un lado verdaderos buscadores del espíritu y por el otro gente superficial y frívola, que lo único que quería era fiestas y compras. Imagínate el contraste. Hay que ir con personas afines, y sobre todo si uno va a adentrarse en la India mística, en la India eterna.

Dices que solo busca, como un obsesivo sabueso, quien está insatisfecho, quien siente un “vacío primordial” ¿A qué se debe ese vacío y qué es lo que estamos buscando?

Todos tenemos ese vacío, pero hay quien trata de taponar sus agujeros psíquicos con todo tipo de diversiones y distracciones, y eso los agranda y ahonda más.

Solo se puede uno completar por sí mismo, mediante la evolución consciente y el autoconocimiento.

Nadie puede hacer este trabajo por nosotros y los placebos y analgésicos espirituales son de muy poco alcance. No se trata de huir o evadirse, sino de encontrar y encontrarse.

¿Nos explicarías brevemente lo que llamas los pilares de la actitud correcta?: lucidez, contento interior, ecuanimidad, sosiego, voluntad y atención consciente.

Lucidez es visión clara.

Contento es una alegría que no depende de circunstancias externas, sino que surge de dentro de uno mismo cuando estamos armonizados.

Ecuanimidad es equilibrio, mente firme ante la adversidad, el halago y el insulto, las vicisitudes de la vida, o sea ánimo estable.

Sosiego es paz, quietud profunda y enriquecedora.

Voluntad es fuerza interior bien dirigida, firme volición y motivación.

Atención consciente es darse cuenta, estar alerta, vivir el momento y conectar con lo que es.

¿Vivimos en la sociedad del “control remoto”? ¿Nos cuesta más que antes la voluntad?

Lo esencial es no alejarse del propio ser. Lo cibernético tiene su lado bueno y su lado malo,según se aplique. Hay que buscar el lado constructivo y autoconstructivo. Lo importante es trabajar la consciencia para elevar su dintel y evitar que se embote y entremos en estados de somnolencia psíquica.

Dices que el pensamiento puede convertirse en la más grande fábrica de sufrimiento, ¿por qué?

Porque muchas veces más desorienta que orienta y crea todo tipo de negatividades y neurosis. El pensamiento va por un lado y la vida por otro y además no sabemos pensar ni dejar de pensar. Hay que aprender a pensar lúcida y reflexivamente, y no dejarse tanto llevar por los pensamientos, sobre todo si son tóxicos o nocivos.

El pensamiento va por un lado y la vida por el otro… no sabemos pensar ni dejar de pensar.

¿Qué es el desapego?

Desprenderse del afán de posesividad. Es generosidad, amor consciente, no solo atender las necesidades propias sino también las ajenas.

Decía Buda: Si supiéramos el gran poder que hay en dar,  nunca dejaríamos de hacerlo».

En tus publicaciones mencionas con vehemencia lo importante de no aferrarnos a ningún “Maestro” o “Escuela” fanáticamente, ¿podrías profundizar este concepto?

Uno es su propio maestro. No se trata de salir de la propia cárcel para entrar en la de otro.

El planeta está llenándose de falsos maestros, egocéntricos, narcisistas, materialistas y falaces en sus enseñanzas.  Hay que poner a prueba al maestro y no creerle insensatamente.

Uno es su propio Maestro. No se trata de salir de la propia cárcel y entrar en la de otro.

Te cito: la llamada misteriosa, puede verse acallada por la cantidad de estímulos y distracciones a la que estamos expuestos. ¿Cuál es la solución? Dentro de este contexto, ¿cómo ves a los más jóvenes?

Los jóvenes están bastante des-centrados, o sea fuera de su eje interior, lejos de su ser. Los adultos también.

La externalización excesiva neurotiza, nos hace jugar con nosotros mismos al escondite y nos conduce a vías de evasión que nos alienan.

Por eso es tan importante la meditación, poder desconectar de las influencias externas unos minutos y estar con uno mismo. La dicha interior nada tiene que ver con diversión, distracción o entretenimiento, que está muy bien si no se vuelven neuróticas formas de huir de uno mismo.

Sé que amas y admiras a los animales y por ello te has hecho vegetariano. Una de las tantas virtudes que mencionas de ellos, es que siguen las leyes grupales. ¿Cuál es la importancia de trabajar en equipo,  de contar con un grupo?

Soy vegetariano exclusivamente por amor a los animales y no por razones de salud. Me interesa el vegetarianismo ético pero no un vegetarianismo para crear más apego al cuerpo.

Amo a los animales, y mucho. ¡Vaya holocausto que hacemos con ellos! ¡Y vaya manera cruel de cómo se les trata en las granjas y cómo se les transporta  y un largo etcétera del que me avergüenzo como ser humano!

Ya decía Leonardo Da Vinci que un día el matar a un animal será juzgado como un asesinato. No sé si eso llegará, pero como español quiero decir que detesto las corridas de toros y todas esas fiestas populares en las que se daña animales. Es el test de hasta qué punto el ser humano no evoluciona y es más bruto que todas las bestias juntas. En cuanto al grupo, hay que servirse de él para contrastar, sentirse arropado y poder encontrar personas que honestamente nos digan nuestros fallos para superarlos. Pero el trabajo interior es en solitario, buscando uno refugio en sí mismo.

¿Qué regalo te dejó la experiencia de haber atravesado la listeria y los 23 días en UCI (Unidad de cuidados intensivos)?51056-197x300

Lo he explicado detalladamente en mi libro «En El Límite». Sobre todo me enseñó mucha humildad y que lo más importante es el amor.

Lo que Hernán, el protagonista de tu obra “El Faquir” preguntara a Rao, aquí te lo pregunto yo: “Seguro que ha leído cuanto se puede leer y ha investigado en filosofía y metafísicas cuanto sea posible investigar. Permítame hacerle una pregunta muy directa: ¿ha hallado respuestas?

Las respuestas no son conceptuales ni intelectuales. La respuesta es si nos modificamos para bien o no. Buda dijo: «El que pregunta se equivoca; el que responde se equivoca».

En la voz del silencio y en el ser están todas las respuestas, inasequibles a las palabras y conceptos.

 Mas información acerca de Ramiro Calle

www.ramirocalle.com

Algunos de sus libros (¡son muchísimos!)

  • En el límite
  • Autobiografía Espiritual
  • La claridad interior
  • El faquir
  • El libro del AMOR
  • Viaje al fondo de mí mismo

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


10 Comentarios

  • Me encanta todo lo que haces. Por sobre todo la dedicación y la responsabilidad que conlleva eso. Siempre intuí que eras especial. Ese respeto, esa mirada profunda inspiradora hacia el otro. Ojalá que en este nuevo vuelo siguas elevando y elevándonos. Mas que nunca lo mejor, ya lo estas viendo. Noemi

  • Te conocí hace unos años, Lali, recién empezabas. Ya prometías…
    Como acabo de escribirte, tenés un enorme potencial y mucha garra, y agrego, y un gran sentido del valor del espíritu…
    Felicitaciones por el trabajo que estás emprendiendo con esta revista.
    Muy sutiles y profundas las preguntas que hacés a Ramiro Calle.

    No dejes que la conexión con el Misterio se apague nunca…

  • Lalita:
    Te felicito por tus logros y tu perseverancia en lo que haces, eres un ser muy espiritual y sabes como comunicarlo a los demás.
    Me encantaron tus entrevistas y la forma en que te desenvuelves con tus preguntas.
    Adelante !! sigue así comunicando siempre…

  • Me gusto la entreviste realizada a Ramiro Calle, es un hombre bastante espiritual y conoce muy bien de que habla, y su entrevistador, muy bien, tiene muy merecesida 1 letra «A».

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Profesora de Yoga. Emprendedora y entusiasta. Con gran inclinación al estudio integral del ser humano. Lalita cree en el poder transformador que todos llevamos dentro, en los proyectos con corazón y en una vida plena y coherente. Su misión, transmitirlo.