Qué es el teatro de sombras

teatro de sombras
Cuando la sombra le abre camino a la creatividad. Qué es el teatro de sombras.

Hace unos meses atrás me encontraba en casa aburrida y se me ocurrió escribirle a una amiga para tomar unos mates o ver una película. Le mande un mensaje y no me respondió, así que finalmente decidí ponerme a ordenar, lo que me venía haciendo falta, y me distraje con otras cosas. Una hora y media más tarde recibí la respuesta de mi amiga: “No respondí antes porque estaba en el curso de teatro de sombras”. En ese mismo momento me surgió la curiosidad de saber de qué se trataba esto de las sombras y le pregunté al respecto. Entre otras cosas, me pasó un par de sitios web donde averiguar y profundizar sobre la temática. Además me pasó fotos de las cosas que había hecho en el curso y la verdad es que me pareció algo muy lindo e interesante. Así que en esta oportunidad compartiré con ustedes algo de todo eso que ví, además de algunas cosas que me comentó ella.

El teatro de sombras, que deriva de las famosas sombras chinas, puede definirse como un espectáculo que recurre a una técnica consistente en producir efectos ópticos. Para ello se necesita una lámpara y una superficie lisa y clara, que puede ser una pared o una pantalla. La persona debe colocar sus manos o los objetos que utilizará frente a la lámpara para que la sombra se proyecte en la superficie elegida. De acuerdo con la posición de las manos y los diversos movimientos realizados se pueden crear distintas figuras, como animales, flores y plantas, personas, entre muchos otros.

Otro tipo de espectáculo muy vinculado con el teatro de sombras es el llamado teatro negro de Praga, que consiste en la realización de juegos de luces y sombras utilizando linternas en un escenario oscuro.

Origen del teatro de sombras

Las sombras chinas, como lo indica su nombre, tienen su origen en el Lejano Oriente del siglo II A. C. En ese entonces existía un emperador llamado Wudi, quien tenía a su servicio a la joven Li. Lamentablemente Li murió dejándolo destruído, motivo por el cual se dice que el emperador empezó a descuidar su Gobierno.

Cuenta la leyenda que un día, al salir a pasear, uno de los ministros se encontró con un niño que jugaba con un muñeco, cuyo reflejo en el suelo hacía parecer que este tenía vida. Entonces se le ocurrió encargar a los sirvientes que hicieran una muñeca con la figura de Li, con el fin de levantarle el ánimo al emperador.

La figura hecha de madera y seda de colores fue presentada al emperador, utilizando la luz de unas lámparas sobre una cortina. La sombra que consiguieron proyectar le produjo al monarca una gran conmoción, puesto que realmente parecía como si el espíritu de la joven Li estuviera presente. A partir de ese momento el teatro de sombras se volvió muy popular en China, actualmente de hecho es mundialmente famoso.

En 2011 fue reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por UNESCO, y en la actualidad está presente en aproximadamente veinte países en todo el mundo, atrayendo tanto a niños como a adultos.

Algunas características de esta técnica…

El teatro de sombras tiene una magia especial, esto se debe a la esencia misma que conlleva, ya que invita al juego y al desarrollo de la creatividad. Está al alcance de todos, puesto que no es necesario ser un gran artista para aplicar esta técnica, no se necesitan habilidades específicas, sino que todos podemos incursionar en esta variante del arte escénico.

El teatro de sombras tiene una mística particular y ayuda a hacer volar la imaginación. Es cuestión de probar y experimentar. Se pueden utilizar luces de colores, se juega mucho con la figura fondo. Los participantes pueden ir creando diversas situaciones, recurriendo al movimiento y el uso de los elementos, combinándolos de distintas maneras. Es una técnica muy particular que busca reproducir movimientos sobre un fondo iluminado. Con pocos elementos se pueden generar cosas increíbles, puesto que en las sombras se puede reflejar montones de situaciones y escenarios utilizando objetos de la vida cotidiana, sencillos de conseguir, como por ejemplo cartones, figuras de papel, plumas, y las propias manos.

Cuando le preguntaba a mi amiga cómo había vivido la experiencia del teatro de sombras, me dijo que detrás de escena se vive como una coreografía, donde cada integrante del grupo que presenta debe estar muy atento a lo que viene después, para generar una armonía especial, con cada movimiento o cada objeto que entra y que sale, y cada escena que comienza o finaliza. En este sentido es fundamental el nivel de concentración, con el fin de no perder la dinámica propia de esta técnica escénica. Los participantes no pueden perderse en el momento, puesto que una pequeña distracción haría que la sombra entre a destiempo, generando un “bache”. No es una tarea tan sencilla, pero se puede hacer. De hecho existen capacitaciones y talleres que se pueden realizar con el fin de perfeccionarse y llevar a cabo espectáculos de sombras, tanto por placer como también en el plano laboral para ser aplicado en diversos ámbitos, como por ejemplo el de la educación. Por lo que me comentaba mi amiga, aquel que realiza teatro de sombras se llama “sombrista”. Al menos así se auto definió quien dictó el curso al que ella asistió particularmente.

Las figuras

El teatro de sombras recurre a diversas figuras, entre las que se pueden mencionar:

  • Figuras Planas: silueta negra y con perforaciones, se puede recurrir a materiales como el papel o el celofán. Las siluetas transparentes y figuras móviles sirven para agregar mayor expresividad.
  • Figuras Corporales: En esta línea se encuentran las sombras chinas. En este caso se hace uso del cuerpo, especialmente de las manos. Esto conlleva otro grado de complejidad, requiere otros conocimientos de manejo del espacio y uso de técnicas teatrales y de expresión corporal.

Teatro de sombras para todos

En el ámbito educativo se puede aplicar esta técnica para abordar distintas temáticas con fines didácticos. Se pueden enseñar contenidos o bien utilizarlo con un fin lúdico y de entretenimiento para los más chicos. Pero no solamente está pensada para los niños, también existe teatro de sombra para adolescentes y adultos. De hecho existen obras para mayores de 18 años, que presentan tramas completamente diferentes, apuntando a un público adulto.
Por mi parte al menos quede con muchas ganas de probar hacer algo de esto, así que espero con ansias la próxima llegada del sombrista, así podré aprender y experimentar este arte que tiene como base el juego y la química entre luz y oscuridad. Interesante ¿No?

Fuente. https://www.teatrodesombras.com.ar/
http://alasombrita.com

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.