¡Juguemos!

el juego
A través del juego cada uno se muestra tal cual es.

Hace poco abordé el tema de pensar menos y sentir más, conectarse con el interior de uno mismo, animarse a poner la mente en blanco, soltarse, aflojar el cuerpo y dejarse llevar sin pensar. Tomo una parte concreta de la nota donde menciono algo que me parece interesante: “…si hay algo que siempre digo es que las personas se muestran tal cual son a través del juego. Pero ese será tema para otra oportunidad” Y la oportunidad creo que llego ahora.

Estaba dando una clase en el marco de un taller de expresión corporal en el que venía trabajando con juegos y dinámicas grupales. En ese entonces tenía a mi cargo un grupo de 15 personas, todos adultos, medianamente ordenados y estructurados bajo lo que todo adulto tiene: normas y reglas… También miedos e incertidumbres, siendo el más grande de todos los temores el quedar en ridículo. Este grupo de alumnos tan desconectados de su niño interior me puso a pensar en todas aquellas cosas que hacíamos cuando éramos chicos y que ya no hacemos más: ser sinceros sin importar nada -de ahí el dicho popular “los niños y los borrachos siempre dicen la verdad”-, hacer la vertical o la vuelta carnero –o como le llame cada uno-, quedarse jugando hasta tarde, contar las estrellas del cielo, colgarse de los árboles, y tantas cosas más.

Cada uno se muestra tal cual es a través del juego.

Gran parte de estas cosas están vinculadas con la flexibilidad ante determinadas situaciones, no solo desde lo emocional o lo racional, también desde lo corporal. Los adultos estamos llenos de limitaciones que nos vamos poniendo a medida que aprendemos a tener miedo. De pronto sos “grande” y te encontrás ante una audiencia dispuesta a escucharte y eso te asusta, vas a una entrevista de trabajo y te ponés nervioso porque temes dar una mala impresión, no sos capaz de ser sincero con los demás en muchas ocasiones y dejás de hacer ciertas cosas por miedo a caer o quedar mal, simplemente porque te preocupa el qué dirán. Pero no solo eso, un buen día vas a una clase de yoga -o streching  o lo que sea- y te encontrás con que hay cosas que ya no podés hacer, o eso al menos creés vos, y como el cerebro es tan fuerte y la mente tiene tanto poder, terminás con la convicción de que ciertos ejercicios actividades o posturas corporales no están hechas para el adulto. Porque claro, tampoco es cuestión de andar sacando la lengua en público, poner los pies detrás de la cabeza, o correr por el aula saltando, esas pavadas ya no se hacen. No. Ahora solo nos dedicamos a trabajar duro, sufrir, quejarnos, pagar impuestos y alquileres, leer las noticias, hacer compras… pero ¿el disfrute dónde queda? Disponer de un momento, un tiempo para jugar también hace bien. Nos afloja, nos ayuda a encontrar soluciones creativas a los problemas, nos da un respiro, es un cable a tierra. Este punto también viene siendo recurrente para mí desde que escuche el término “Arteterapia”, tema que también he tenido oportunidad de abordar en notas anteriores.

Volviendo a los adultos normales con los que me tocó trabajar y al tema del juego, pienso: Cada uno se muestra tal cual es a través del juego. Dejamos libre nuestra esencia y por un momento nos convertimos en niños que participan y se comprometen en mayor o menor medida con las reglas. Algunos hacen trampa, otros no aceptan la derrota –quizá por tener un umbral muy bajo a la frustración o por vergüenza- otros son más competitivos y se toman todo muy en serio, algunos van por la vida jugando a ser libres pero en el momento que el juego termina vuelven a “la normalidad”. También están los empecinados en cambiar las reglas para jugar a su manera, los que se la juegan con todo sabiendo que no llegan –o no tienen suficientes puntos para cantar ¡“truco”!- pero arriesgan igual, sin importar nada; los emprendedores, los mentirosos, los que se mandan al frente solos, los que ayudan al equipo contrario porque “les da cosa” que vayan perdiendo, los cooperativos, y muchos otros más. El punto en común es que ese momento del juego es el momento más sincero y honesto que pueden llegar a vivir y pasar en mucho tiempo. Allí se sienten libres, protegidos, contenidos.

En lo personal debo decir que me encanta jugar y utilizo muchas herramientas lúdicas en mis clases con adultos, porque siento que es una forma de enseñar, aprender y pasarla bien al mismo tiempo. Al principio choca o genera cierta resistencia, pero luego todos se aflojan y cada vez que pueden me piden que repitamos.

Creo profundamente en el aprendizaje y enseñanza a través del juego, y creo también en la importancia de regalarnos de vez en cuando un momento para volver a ser niños y ver el mundo desde otro lugar: desde el disfrute, el crear y soñar, sin importar “el qué dirán”.

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.