Boris Choquet y su Revolución Charango

A Boris le gusta la gente que sigue los susurros del corazón. Cuando sus instintos le hablan, él, que sabe escucharlos, no se queda quieto. Es una de esas personas que parece estar diciéndole que Sí a la vida. Materia dispuesta para enfrentar los desafíos que se le presenten y vivir al 100% para no arrepentirse más tarde. Un hombre de acción y al mismo tiempo de reflexión, un equilibrio justo de sensibilidad y fortaleza.

Desde muy joven tenía dos cosas muy claras, por un lado la certeza de que su camino es el de la música y la expresión artística y, por el otro, la profunda convicción de que un día estaría habitando nuestras tierras, enamorado de la inmensidad y la diversidad de cada lugar.

En esta charla nos cuenta parte de su camino como músico y como ser humano, dos vertientes que lo llevan a una revolución interior y musical.

Un Parisino a la Patagonia

En el año 2000 Boris se decide a emprender el viaje por América Latina con el que tanto había soñado. “Desde muy chico me sentí atraído por Sudamérica. Tenía la certeza de que iba a vivir en América Latina, aunque no sabía en qué país. Siempre fue una parte del mundo que misteriosamente me atraía”. Así que, mochila a cuestas, llega a Perú, y en el trekking a Machu Pichu, la vida lo esperaba con una sorpresa y conoció a una argentina que hoy es su esposa.

La Música

“La música a mi vida llegó de manera natural, simple. Así como antes te decía que siempre me sentí atraído hacia Latinoamérica, siempre tuve clarísimo que me quería dedicar a la música. Era mi prioridad, en todo. Iba a la escuela, pero eso era un segundo plano, lo mío era tocar, era obvio.”

Decidido, a sus 14 años, Boris se compra un bajo y empieza su camino musical en el mundo del Rock. Formó parte de una banda durante quince años, con la que realizó varias giras y grabó cinco CDs, uno de ellos con el sello Warner Music. “Ensayábamos mucho y también hacíamos bastantes conciertos. Poder dedicarte a lo que te apasiona es la gran motivación para levantarte todos los días con ganas, ensayar, seguir aprendiendo. Y nosotros teníamos una motivación enorme.”

Boris, ya enamorado de la Patagonia, lo deja todo y se radica junto a su mujer en Bariloche. Y aunque estaba rodeado del bellísimo entorno natural que tanto ama, le faltaba algo. “Acá tenía un montón de proyectos, pero había dejado la música de lado. Pensé que lo iba a poder superar, pero no, me faltaba la música, me faltaba el arte.”

Poder dedicarte a lo que te apasiona es la gran motivación para levantarte todos los días con ganas, ensayar, seguir aprendiendo. Y nosotros teníamos una motivación enorme.

En medio de la búsqueda de la salida de ese conflicto interior y tras varios intentos musicales fallidos aparece, mágico remedio, el charango. “Empecé a tocar en casa y a tomar clases. Y de a poco llegué a tener una conexión re fuerte con el charango. Casi sin querer el charango se transformó en un compañero de ruta, ya que viajaba mucho y solo, y el charanguito siempre iba conmigo a todos lados. Casi todos los temas del disco los compuse viajando. De ahí en más cada vez que viajo lo llevo conmigo.”

Revolución Charango

De la profunda amistad con su charango, tras haber compartido reflexiones y silencios, músicas y paisajes infinitos, llega la revolución. “El título – Revolución Charango – hace referencia a una revolución interna, a un cambio de piel.”

Desde lo musical la propuesta también es revolucionaria: busca darle proyección a la música tradicional andina fusionándola con otros ritmos. “Yo vengo del rock y me encanta, por eso está tan presente también la parte rítmica del bajo y la batería. Creo que a la alegría y profundidad del charango le aporta otros matices, le da más cuerpo y fuerza.”

En uno de los temas del disco se destaca la participación de Jaime Torres, ícono del charango y el folklore. Jaime y Boris se conocieron en Humahuaca, casi por casualidad. Boris, admirador de su obra, nos cuenta que se animó a escribirle un mail diciéndole que era francés, que tocaba el charango, que iba a viajar a Humahuaca, y que sería genial encontrarse con él. El Universo conspiró, las fechas coincidieron y se dio un encuentro, que se transformaría más tarde en amistad, “de a poco se formó una relación muy linda; Jaime es un tipo increíble, muy simple, muy accesible”.

Cuando le preguntamos a Boris cuáles fueron las fuentes de inspiración que impulsaron al disco, no lo duda un segundo: la naturaleza. “Creo que el hecho de andar tanto en la naturaleza me dio una energía muy diferente a la de las grandes ciudades. Y eso se percibe en el disco. Compuse todos los temas rodeado de naturaleza. Y esa es una de las cosas que más me gustan de estas tierras. Podes estar completamente solo en un salar, un acantilado, en un bosque y tocarle a la naturaleza. Muchas veces me encontraba tocando por y para la naturaleza. Para mí es la mayor fuente de inspiración.”

Quizá haya sido la naturaleza la que le sopló una clave, que lo llevó a decir, en uno de sus temas, que no hay que tomarse nada muy en serio… “la vida es un juego, intento tomarlo así. La felicidad tiene mucho que ver con hacer lo que te vibra por dentro. La respuesta está en uno mismo, pero hay que buscar y buscar. No tener miedo de explorar los distintos aspectos de la vida, viajar, hacer deporte, estar en movimiento, no seguir patrones establecidos. Hay que explorar y explorarse.”


 

¿Querés saber más de Boris Choquet y su Revolución Charango?

Visitá su sitio web: revolucioncharango.com

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla.
Sumate vos también al cambio!!
Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***