Luna nueva en Leo, el descubrimiento de nuestra esencia creativa

luna nueva en leo
Esta Luna nos pide dejar de buscar el reconocimiento externo, dejar de lado nuestros propios límites, y conectarnos con los dones y talentos que traemos para compartir con el mundo.

Todo Novilunio nos marca un nuevo comienzo y, al producirse en Leo, nos indica una renovación de nuestro propósito de vida. La invitación es a descubrir nuestra esencia creativa, genuina, nuestra propia fuente, la belleza de cómo somos realmente.

Esta Luna nos pide dejar de buscar el reconocimiento y la valoración externa, dejar de lado nuestros propios límites, y conectarnos con el Universo que somos, con los dones y talentos que traemos para compartir con el mundo.

Aceptando y confiando en nuestra diferencia, soltando aquellas cosas con las que nos identificábamos y ya no nos representan. Desprendámonos de energías antiguas, patrones y modelos exigidos desde lo familiar y social, opiniones y dogmas obsoletos.

Esta Luna nos pide dejar de buscar el reconocimiento y la valoración externa, dejar de lado nuestros propios límites, y conectarnos con el Universo que somos, con los dones y talentos que traemos para compartir con el mundo.

Porque solo a través de esa conexión dejaremos de lado el brillo personal para ser canales de algo que nos trasciende. Desde esa inteligencia y amorosidad, ya no es posible desvalorizar, desvalorizarnos ni creernos superiores a los demás.

El mayor desafío de este ciclo, es la posibilidad de vivir sin prejuicios respecto a nosotros mismos, no anularnos, ni compararnos críticamente con otros.

Comprometámonos con la misión que hemos recibido, porque solo desde la activación de nuestros dones podremos llegar al lugar donde todo crece sin esfuerzo. Percibiendo el futuro con plenitud, serenidad y amor.

Ampliemos nuestra capacidad de amar y valorar nuestro poder personal, sintiendo el gozo de conectar con la verdad de lo que vinimos a crear. Eso que nos tranquiliza y nos instala en el presente.

El mayor desafío de este ciclo, es la posibilidad de vivir sin prejuicios respecto a nosotros mismos, no anularnos, ni compararnos críticamente con otros.

Cada vez que en la vida logramos elevar la vibración y nuestra mirada, atraemos energía de la misma calidad. Y así comprenderemos que hay algo mucho más grande para cada uno de nosotros.

¡Despertemos a eso!

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Claudia Olmedo tiene 42 años y hace dos, cuando Neptuno cruzó su ascendente, decidió mudarse a Bariloche. Se formó en Astrología con orientación humanista en CXI. En paralelo, desde 2011 ha estudiado Tarot, Astrología Maya, Gemoterapia y Numerología. Se formó en pedagogías alternativas con Noemí Paymal de Pedagogía 3000. En este momento se encuentra estudiando Decodificación Bioemocional con Pablo Almazán de Humano Puente. En cuanto a su formación artística, estudió cromoterapia, variadas técnicas de grabado, pintura, acuarela, modelo vivo y restauración de muebles. Para compensar sus actividades mentales, trabaja con sus manos, haciendo cerámica, tejiendo, cocinando, y sobre todo, trabajando sobre su obra en papel. Además le fascina viajar por el mundo, descubriendo ruinas, museos, artesanías y sabores nuevos. Actualmente se dedica a dar clases de Arte y Astrología. Para información sobre cursos, seminarios y cartas natales, comunicate a [email protected] o vía Facebook: Puente Azul.