Piscis: los más ‘colgados’ del zodíaco

Este signo pertenece al elemento Agua, y hablará de una extrema sensibilidad.

Este signo pertenece al elemento Agua, y hablará de una extrema sensibilidad. Está regido por Neptuno, el Dios del Océano.

Con Piscis llegamos al último signo, y aquí podemos ver la circularidad del zodíaco, porque este signo habla de un retorno. En esta instancia se cumplió un ciclo.

Lo evolutivo para toda persona de Piscis es el amor puro. Es la energía más amorosa del sistema, pero no como sacrificio, sino por empatía, por resonancia con todo lo que existe sin excluir absolutamente nada. Su naturaleza es entregarse y ayudar a los demás. Se trata de la energía más servicial, entregada y compasiva del zodíaco.

Se trata de la energía más servicial, entregada y compasiva del zodíaco.

Representa la unidad profunda de todo lo que existe, y por eso carecerá de bordes. Aquí no hay límite, ni sensación de separación. Todo lo que sucede fuera, impacta e invade fuertemente al pisciano, porque no puede diferenciar adentro-afuera. Son personas muy vulnerables, indefensas. Les suele doler la cabeza cuando a la otra persona le duele, o se ponen del mal humor si “el otro” también lo está. Porque aquí se trata de una transmisión sin palabras y, sobre todo, una capacidad de identificarse básicamente en lo emocional. Y debido a esta transmisión sin palabras, a esta “telepatía”, a esta enorme intuición que poseen, es típico que puedan soñar lo que les va a ocurrir a los demás.

Todo lo que sucede fuera, impacta e invade fuertemente al pisciano. Aquí no hay límite, ni sensación de separación.

Son personas que, desde niños, perciben cosas que el resto no registra, lo cual les genera una sensación de mucho aislamiento, de encerrarse en sí mismos. Por eso suelen ser introvertidos, defensivos, crean lugares regresivos, mágicos, de ensoñación, donde no hay que confrontar. Se encapsulan en su sensibilidad.

Lo propio del pisciano será estar “muy colgado”, porque su energía es entregarse a otros mundos, otras realidades.
Tampoco gustan de ir a lugares donde hay mucha gente porque sienten que se pierden, se aturden, se marean. Donde hay multitudes Piscis se siente mal, especialmente si son lugares cerrados. Reciben una dosis de información del afuera tan excesiva para su psiquismo, que no tienen modo de excluirla. Y no solo se trata de información mental, sino que será en todos los planos. Así, su desafío será poder distinguir entre lo que le sucede a sí mismo y lo que es de otros. Y tendrá grandes dificultades con interpretar su propio registro, porque tienen un radar maravilloso, pero un decodificador muy tosco.

Los piscianos tienden a ser personas más influenciables, sintiendo que son manejados por otros con personalidad más fuerte y dominante.

Psicológicamente no serán personas organizadas ni concentradas, ni tendrán un “YO” sólido, discriminado ni independiente. Aquí lo difícil será el amor por uno mismo. Se despersonalizarán con mucha facilidad. Tienden a ser personas más influenciables, sintiendo que son manejados por otros con personalidad más fuerte y dominante. Todo esto hará que le cueste mucho estar en el mundo y comprenderse a sí mismo.

Al ser esta energía tan difícil para esta sociedad, muchas veces la persona se polariza hacia el lado duro, desarrollando características que incluyen la exactitud, la precisión. Se ponen muy activos y hasta agresivos. Aquí encontramos muchos empresarios, contadores, políticos, militares. Personas que truncan mucho su sensibilidad, y lo hacen como una hiperdefensa, para poder sobrevivir a ese mundo exterior tan duro. Sin embargo, el pisciano necesitará cultivar su sensibilidad. Es básicamente la energía de un artista, un poeta, un místico, un ser que se entrega. Ser empresario siendo pisciano es un sacrificio muy grande.

Asimismo el trabajo con el cuerpo les costará muchísimo. La acción, mover el cuerpo, conectarse con su peso, con su presencia en el mundo, estar encarnado, les resultará muy pesado. Sin embargo, el trabajo con el cuerpo será muy terapéutico, porque de esta manera podrán adquirir una identidad y un borde más claro. De lo contrario, su identidad siempre será más imaginaria y subjetiva. Una identidad que no quiere confrontar.

Otro camino terapéutico será el arte, como modo de drenar todo lo que capta su inconsciente.

La zona del cuerpo regido por Piscis son los pies, los cuales simbolizan lo más humilde. Y, por otro lado, donde se encuentra la totalidad de los puntos del cuerpo.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Claudia Olmedo tiene 42 años y hace dos, cuando Neptuno cruzó su ascendente, decidió mudarse a Bariloche. Se formó en Astrología con orientación humanista en CXI. En paralelo, desde 2011 ha estudiado Tarot, Astrología Maya, Gemoterapia y Numerología. Se formó en pedagogías alternativas con Noemí Paymal de Pedagogía 3000. En este momento se encuentra estudiando Decodificación Bioemocional con Pablo Almazán de Humano Puente. En cuanto a su formación artística, estudió cromoterapia, variadas técnicas de grabado, pintura, acuarela, modelo vivo y restauración de muebles. Para compensar sus actividades mentales, trabaja con sus manos, haciendo cerámica, tejiendo, cocinando, y sobre todo, trabajando sobre su obra en papel. Además le fascina viajar por el mundo, descubriendo ruinas, museos, artesanías y sabores nuevos. Actualmente se dedica a dar clases de Arte y Astrología. Para información sobre cursos, seminarios y cartas natales, comunicate a [email protected] o vía Facebook: Puente Azul.