¿Sabés todo lo que ocurre en tu cuerpo al meditar?

En este artículo quiero compartir algo de la información que he recopilado sobre estudios clínicos realizados a personas sanas, y también a pacientes con diferentes cuadros a los que se les propone como parte del tratamiento meditar.

La meditación tiene efectos directos sobre el cuerpo y se han medido muchas de estas variables intentando desentrañar parte de sus beneficios.

Para citar algunas…

  • En el aparato cardiovascular, disminuye la frecuencia cardíaca (latidos x minuto), aumenta el volumen de sangre por eyección y disminuye la tensión arterial sistólica y diastólica (máxima y mínima).
  • En el aparato respiratorio, desciende la frecuencia respiratoria (respiraciones x minuto).
  • En el SNC (sistema nervioso central) hay aumento de las ondas alfa, que son las que predominan en relajación profunda y en la inspiración artística. Durante los diferentes ejercicios de meditación,  los dos hemisferios ciclan sus ondas cerebrales de manera coordinada.
  • A nivel metabólico, disminuye el metabolismo, baja el consumo de Oy también se reduce la producción de COen los músculos (para tener una relación, por ejemplo: durante el sueño la reducimos un 15% y con la meditación se ha medido que una persona puede reducirla de 25% al 58% con entrenamiento). La reducción en la producción de CO2 , es lo que da la sensación de haber descansado luego de meditar.
  • A nivel Neuroendocrino, se vio que descienden los niveles de cortisol, que es la hormona que nos mantiene alerta y se relaciona con el stress. También aumenta la liberación de endorfinas que son neurotransmisores químicos que actúan como ansiolíticos endógenos y producen sensación de bienestar.
  • No solo mejora la calidad de vida, sino que mejora la respuesta a la medicación en pacientes con enfermedades crónicas. Por ejemplo mejora  la sensación de bienestar en pacientes en quimioterapia y reduce la aparición de efectos indeseados del tratamiento.
  • Mejora la sensibilidad artística y la capacidad creativa. Asimismo mejora la salud psicológica con marcados efectos benéficos sobre trastornos de ansiedad, depresión, fobias y stress.
  • Mejora la Infertilidad sin causa física: luego de 6 meses de práctica regular un 40% de las parejas logran el embarazo.
  • Mejora migrañas, insomnio, stress estudiantil, stress laboral hospitalario. Mejora la rehabilitación luego de accidentes y la recuperación de adicciones.

Todas estas mediciones de variables fisiológicas son muy parecidas sea cual fuere el tipo de meditación practicada.

Ya hay evidencia de la utilidad de la meditación en diferentes situaciones clínicas (ver links a trabajos clínicos al final):

-HTA (Hipertensión Arterial). Es una de las situaciones clínicas más estudiadas en relación a la meditación. Hay más de 100 artículos médicos sobre el tema. A partir de estos estudios se ve que del total de los pacientes (cuando también controlan las otras variables de su salud: alimentación adecuada y ejercicio), el 50% disminuye la cantidad de medicación que necesitan, y el restante 50% dejan de necesitarla y todos refieren sentir un mayor bienestar psicofísico.

Cáncer: un estudio de los 80´s, reunió datos de 78 pacientes sin posibilidades de tratamiento. Al meditar regularmente, un 10% disminuyó el tamaño de sus metástasis, un 10% detuvo el crecimiento de sus metástasis y todos ellos sintieron mejoras en su calidad de vida. Teniendo en cuenta que eran pacientes terminales, son datos muy significativos.

-La Epilepsia, la Psoriasis, el Colon Irritable, el dolor Crónico y el HIV, también han sido estudiados y en todos los casos con la meditación hay mejoras.

Incluso hay interesantes experiencias en ámbitos carcelarios, donde la práctica regular de meditación, disminuye los niveles de violencia, disminuye la reincidencia y mejora la reinserción social.

También se hicieron estudios fisiológicos comparando las variables en el cuerpo de monjes budistas acostumbrados a meditar varias horas al día y personas que recién empezaban. Los hallazgos y variables medidas son iguales, solo que los cambios son más profundos y duraderos en los monjes. El estudio concluyó que los efectos fisiológicos benéficos son inmediatos e independientes del nivel práctica alcanzado, y que se acrecientan cuando la meditación es regular y sostenida.

Con lo cual: SIEMPRE ESTAMOS A TIEMPO DE EMPEZAR.

Algunos Tips para ponernos en marcha

¿Cómo empezar a meditar?

Lo más importante es tener el anhelo, deseo o necesidad personal. Lo ideal es probar varias técnicas hasta encontrar la más apropiada a uno. Todas las técnicas verdaderas son buenas. Todas requieren de nosotros el esfuerzo de la constancia.

Todas las técnicas con efectividad comprobada tienen 3 etapas:  concentración, contemplación y meditación.

¿Cuánto tiempo meditar?

Lo más importante es la REGULARIDAD. Sostener la práctica a lo largo del tiempo es lo que brinda mayores beneficios. Siempre buscar lo POSIBLE.

Idealmente hay mejores horarios y posturas para meditar. Pero primero LOGRAR QUE OCURRA. Incorporarlo a nuestras rutinas. Luego vamos acomodando detalles. Buscar la mejor opción dentro de nuestra circunstancia. Meditar sentado, arrodillado, con la columna derecha, acostado, como se pueda, pero que sea una postura CÓMODA que podamos sostener varios minutos.

Como en cualquier hábito o ejercicio tenemos que darnos tiempo, tenernos paciencia si notamos alguna dificultad, y si luego de varios de nuestros mejores intentos no logramos realizarla, quizás es momento de buscar otra técnica de meditación más afín a nosotros. La elección de la técnica apropiada es muy personal y cada uno siente en su interior la certeza del mejor modo de relacionarnos a una o a otra.

Como conclusión podemos afirmar que la práctica regular de la meditación es beneficiosa para cualquier persona transitando una enfermedad o en perfecto estado de salud.  Es un hábito que redunda en bienestar y acrecienta nuestra armonía.

Salud y Saludos!

Dra. Laura Francesco


Referencias y artículos médicos publicados:

The therapeutic effects of meditation: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1125975/

Meditación Trascendental, HTA y enfermedades cardiacas: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11917830

Para mayor cantidad de artículos podés comunicarte directamente conmigo y con gusto te facilito toda la información que he ido recopilando.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Es médica recibida en la UBA. Orientó su formación de post-grado a disciplinas con una visión mas integral del Ser. En las consultas trabaja con Biodescodificación, Medicina Cuerpo Mente Alma y Medicina Ayurveda. También utiliza herramientas de PNL, Hipnosis Eriksoniana, Flores de Bach, Memoria Celular por testeo, Fitoterapia y Magnified Healing. En formación permanente, en la búsqueda de poder brindar una guía apropiada a cada persona."