Reír, el remedio infalible

“Un día sin risas en un día perdido”

Charles Chaplin

El humor y la risa son temas que despertaron el interés de filósofos y científicos de todos los tiempos. En nuestra cultura, los primeros en explorar y sembrar el estudio de  la risa fueron Platón y Aristóteles en la Antigua Grecia. Desde entonces y hasta hoy se desarrollan investigaciones sobre el humor positivo en diferentes disciplinas entre las que se encuentran la medicina, psicología, enfermería, fisiología, antropología y sociología.

Durante y después de una gran carcajada experimentamos una sensación de bienestar en todo el cuerpo. No es novedad la idea de que la risa fomenta la salud, sin embargo en las últimas décadas, cuando comenzaron a proliferar terapias que se basan en el acto de reír, las investigaciones comenzaron a ser más numerosas y contundentes. Estas son algunas de sus conclusiones:

  1. La risa alarga la vida. La Sociedad Española de Neurología afirma que las personas risueñas tienen un 40% menos de problemas vasculares, poseen una fuerte inmunidad  y en promedio viven 4 años más. Otra investigación en el mismo campo, en la que se estudiaron las historias médicas de 839 personas, sugiere que afrontar la vida con pesimismo va en detrimento de la calidad de vida. Las personas pesimistas se muestran más pasivas que las optimistas a la hora de introducir cambios positivos para la salud como hacer ejercicio o dejar de fumar y, finalmente, el sistema inmunológico se vuelve menos eficaz.
  2. La risa y el buen humor ayudan a formar lazos. Sophie Scott, de la Universidad College de Londres, se abocó al estudio de la risa dentro de la pareja y sostiene que la risa no solo ayuda a crear relaciones sino también a sostenerlas. Las parejas que logran reírse de situaciones estresantes o complicadas suelen estar juntas más tiempo.
  3. La risa mejora las habilidades sociales. Alice Isen, de la Universidad de Stanford, asegura que las personas que experimentan emociones positivas, incluyendo el buen humor, mejoran sus habilidades cognitivas y comportamientos sociales. La flexibilidad cognitiva se refleja en una resolución más creativa de problemas, una organización eficiente, reflexión, planificación y discernimiento más eficaz y comportamientos altruistas.
  4. Existe una relación directa entre el enojo y la obesidad. El nutricionista Juan Manuel Romero Villa, luego de 14 años de experiencia e investigación, concluye que cuando estamos enojados nuestro organismo libera adrenalina y cortisol, los cuales ocasionan un proceso de inflamación, las células no pueden liberar energía y el peso se incrementa.
  5. El buen humor ayuda a encontrar pareja. Una investigación realizada en la Universidad de Zurich, en la que participaron 327 adultos jóvenes, reveló que ser alegre y juguetón es una característica muy deseada por hombres y mujeres a la hora de buscar pareja.
  6. El buen humor se contagia. Un estudio realizado en el Colegio Universitario de Londres sostiene que cuando vemos un rostro sonriente o escuchamos la risa de alguien, se activan un conjunto de células nerviosas llamadas “neuronas espejo” que impulsan la propia sonrisa y desencadenan los beneficios de reír.
  7. El buen humor mejora la efectividad en el trabajo. En una investigación realizada en la Universidad de Ohio se estudió durante tres semanas el estado de ánimo de empleados de comercio y su dedicación. Se los filmó al empezar la jornada y en diferentes momentos del día. Aquellos trabajadores que estaban enojados o tristes al empezar el día empeoraban al interactuar con las personas y ofrecían un servicio deficiente, disminuyendo la productividad en un 10%.
  8. El buen humor nos vuelve más creativos y adaptables. Durante un estudio realizado en la Universidad de Munich, Alemania, los voluntarios que estaban de mal humor fueron un 50% menos capaces que los optimistas de liberarse de un esquema mental que se les había enseñado para resolver un problema numérico. El buen humor parece reforzar las formas alternas de pensar y comportarse.
  9. La risa provoca efectos similares a la meditación. La meditación tiene un notorio efecto favorable sobre el estrés, reduce la presión arterial, ayuda en casos de depresión y tensión laboral. En la Facultad de Medicina de la Universidad de Loma Linda, California, se monitorearon las ondas cerebrales de voluntarios expuestos a estímulos graciosos, espirituales y perturbadores. Las ondas cerebrales de las personas que ríen a carcajadas son similares a aquellas producidas en la meditación.

Tradicionalmente el temperamento alegre es considerado uno de los mayores atributos del ser humano. En las tradiciones orientales, por ejemplo, una disposición risueña se considera señal de una persona altamente desarrollada. En la tradición del Yoga, un precepto moral muy importante es Santosha: el cultivo de una actitud lúdica y alegre.

Un humor positivo en su máxima expresión nos permite afrontar con mayor soltura los problemas de la vida porque nos pone en perspectiva. Con humor podemos reírnos de nosotros mismos, de nuestros defectos y nuestros errores. Podemos observar los eventos desde cierta perspectiva y quitarles el exceso de drama. Oscar Wilde lo dijo maravillosamente: “la vida es demasiado importante para tomársela en serio”.

 

 

 

 

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***