¿Poniéndonos excusas?

poner excusas
Si realmente queremos hacer algo, encontraremos una manera. ¿Qué pasa cuando nos ponemos excusas? ¿Cómo dejar de hacerlo?

Una vez leí en un libro: “Las excusas son para los débiles.” En ese momento  me sentí identificada porque tenía que tomar algunas decisiones y observaba cómo constantemente me justificaba de un modo u otro. Pasaba el tiempo y yo no tomaba ninguna decisión, ni hacia ningún cambio, siempre podía poner excusas nuevas.

Me gustaría reflexionar sobre este tema, porque puede parecer muy simple…..pero todos lo hacemos: nos ponemos excusas para no avanzar en la vida. Reconociéndolo vamos a poder cambiarlo.

A veces en la vida, la pereza y el ocio pueden parecer muy atractivos (a corto plazo), pero sabemos que la dedicación y el trabajo, tomando responsabilidad en nuestra vida, nos llevan a la plenitud a largo plazo.

Todos lo hacemos: nos ponemos excusas para no avanzar en la vida. Reconociéndolo vamos a poder cambiarlo.

Si realmente queremos hacer algo, encontraremos una manera, siempre habrá algún modo y si realmente no queremos, encontraremos una excusa (por ejemplo: “no puedo”, “no es fácil” , “para vos es fácil decirlo”, “me da miedo”, “ya no tengo edad”, “no tengo tiempo”, etc, etc….)

Sabemos que el cambio siempre supone algún esfuerzo. Y las excusas pueden ser los obstáculos de nuestro camino. Claro que puede haber obstáculos, pero es importante ver que esos obstáculos o trabas pueden ser lo que debemos desafiar para avanzar y lograr lo que deseamos.

Claro que puede haber obstáculos, pero es importante ver que esos obstáculos pueden ser lo que debemos desafiar para avanzar y lograr lo que deseamos.

Entonces para algunos los obstáculos se transforman en EXCUSAS  y para otros los obstáculos no detienen su paso, hasta a veces por el contrario les genera más ganas de seguir avanzando.

Suele pasarnos que nos excusamos a nosotros mismos para evitar el esfuerzo. Sin esfuerzo quizá no podamos salir de nuestra zona de confort. Ejemplos: hacer algo para lo que nos deberíamos entrenar, aprender algo que nos cuesta, tomar decisiones que implican un desequilibrio, etc.

Sin esfuerzo no hay cambio.

Para evolucionar como seres humanos será necesario evitar las excusas y comenzar un camino de acción y constancia. Solo impulsados por nuestra fuerza de voluntad, avanzaremos.

Sin esfuerzo no hay cambio.

 Reflexionemos sobre esta cuestión de ‘poner excusas’

1) ¿Cuáles son tus “No puedo”?. Observalos. Escribilos en una hoja.

Decir, ya sea a nosotros mismos o decírselo a los demás, “no puedo”, es ponernos una barrera mental que nos impide avanzar. Cada “no puedo” que nos decimos antes de intentar es un muro de miedo que nos bloquea.

Decir “no puedo” es ponernos una barrera mental que nos impide avanzar.

2) ¿Cuáles son tus miedos?

Es natural sentir miedo, no debemos resistirlo. De hecho, tener miedo no es en sí un problema, el problema es permitir que ese miedo nos frene. La única manera de superar el miedo es a través de la acción: avanzar pese al miedo, quizá con reparo, mas lento, pero no dejar de avanzar.

La única manera de superar el miedo es a través de la acción: avanzar pese al miedo, quizá con reparo, mas lento, pero no dejar de avanzar.

 3) ¡No es fácil!

Esto lo decimos incluso más veces de la que somos conscientes. Reconozco en mí misma y en mi trabajo diario, las veces que decimos: “NO ES FÁCIL”. El lenguaje es generador de sentido. Si pensamos y decimos ‘No es fácil’, no nos será fácil.

Y lo cierto es que los cambios no son algo fácil, implican un desequilibrio al principio y una re adaptación luego; sin embargo, que no sea fácil no significa que no sea posible. Puede “no ser fácil” pero no es imposible.

El lenguaje es generador de sentido. Si pensamos y decimos ‘No es fácil’, no nos será fácil.

Siempre que estemos ante un posible cambio en nuestras vidas vamos a sentir incertidumbre y miedo. Miedo a lo desconocido, miedo al que dirán, miedo a fracasar, a perder lo que tenemos (o creemos tener). Entonces si “siempre” vamos a tener miedo e incertidumbre, no debemos detenernos en el camino. Solo atravesando esos miedos podremos erguirnos y seguir adelante.

poner excusas

Si nos excusamos nos volveremos débiles y seguro siempre volveremos a encontrar un nuevo motivo para excusarnos, y tanto creeremos en él, que hasta podremos convencer a otros. Allí entraremos en un círculo vicioso negativo difícil de salir.

Siempre habrá motivos para temer y para dudar, solo debemos ser conscientes de lo que deseamos, cuál es nuestro “QUÉ” que nos motiva. ¿Qué querés en la vida? Esto nos dará foco.

Solo siendo conscientes de nuestra tendencia a excusarnos podremos tomar responsabilidad. No te castigues, solo obsérvate y trabaja para cambiar.

Responderte ¿qué quiero en la vida? te dará foco.

Hasta la próxima. ¡A seguir avanzando!

Lic. Paula Fumarola

(UBA. Psicóloga Cognitiva Conductual / MPRN 909)

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Lic. Paula Fumarola Psicóloga (UBA) MPRN 909 -Mat. Pcial. de Rio Negro-. Egresada en el 2005 en la Facultad de Psicología -UBA-. Postgrado en Fund. Gregory Batson en Psicoterapias modelo Sistémico, Cognitivo y Comportamental. Instructora en Técnicas de Psicoprofilaxis Obstétrica para la maternidad. Instructora en Técnicas de Meditación y Respiración. Capacitación constante en áreas de Neurociencias y Terapia Clínica Cognitiva. Trabajó durante años en grandes empresas en BsAs, dentro de áreas Comerciales, de Atención al cliente, y específicamente RR.HH. (Capacitación, Desarrollo, Búsqueda y Selección de Personal). Se desempeñó como Selectora de Personal en Consultoras de Tecnología y Turismo en Bs. As. y en Patagonia para diversos clientes, administrando procesos de reclutamiento de personal, así como también realización de Psicotécnicos. Desde hace 7 (siete) años, desarrolla su actividad terapéutica atendiendo necesidades en personas que están atravesando crisis vitales en su vida, como divorcios, duelos, cuadros de estrés, cambios de trabajo, problemáticas de pareja y/o familia, fobias sociales, trastornos de ansiedad, depresión, crisis de angustia, ataques de pánico, trastornos obsesivos, etc. A través de la experiencia ganada en este campo nace el proyecto “Psicología y Desarrollo Personal”, un espacio para seguir avanzando con el mismo objetivo: ser un referente confiable en procesos de transformación y crecimiento personal. Aparte del trabajo en consultorio, promociona diferentes talleres de interés relacionados a problemáticas actuales abiertos a todo publico. www.paulafumarola.com.ar / [email protected] /Facebook: Paula Fumarola. Psicología y Desarrollo Personal