Lo sagrado

naturaleza sagrada
La Naturaleza puede ayudar únicamente si uno se las arregla para conseguir tiempo.

“La Naturaleza puede ayudar únicamente si uno se las arregla para conseguir tiempo. Es preciso ser capaz de relajarse en el jardín, completamente en paz, o paseando. De vez en cuando necesito detenerme, sencillamente estar ahí. Si alguien me preguntase qué pienso en este momento no sabría qué responder. Pienso de forma inconsciente.”
Sobre el éxito creativo. Encuentros con Jung.
McGuire. Hull

Desde hacía unos meses me encontraba haciendo cosas sin estar donde las estaba haciendo. Pensando y a la vez estar haciendo algo sobre lo cuál no estaba pensando. Como si mi alma estuviera en pausa o en otro lugar, incapaz de tirar de la piola para volver a traerla al cuerpo. Era un ni, una vida medio autómata, llena del sentido que alguna vez le puse, obrando según lo que alguna vez consideré lo mejor, pero en automático. Ese ´ni´ se desparramó a varias de las áreas de mi vida como un virus que avanzaba sin cesar.

Coincidió este momento con falta de vacaciones, falta de naturaleza, replanteos, sobre-esfuerzo anímico y psíquico, pero creo que sobre todo falta de descanso real, de desconectarme de mis labores, del bombardeo de estímulos de la ciudad y falta de alimento a tres partes fundamentales de mí: lo simbólico, lo natural y lo corporal.

Me sentía totalmente incómoda no encontrando mi esencia, mi intención en los actos que solían estar plenos de sentido. Tuve una sobredosis al mismo tiempo de evasión profunda, internet, Netflix, teléfono, sedentarismo, leer sin consciencia sólo por la simple acumulación, o consumo vacío. Siempre renegando de cómo lo estaba haciendo porque estaba siendo consciente de que no tenía mucho sentido, ni finalidad lo que hacía, ni siquiera placer, pero no le encontraba la vuelta para salirme de eso. No sé si voy a saber lo que pasó realmente, son sólo hipótesis. Quizás mi alma se tomó unas merecidas vacaciones, antes de que yo me las tomara. Porque considerando que no le estaba dando descanso, decidió ausentarse para preservarse. Quizás pasó eso. Quizás es lo más sabio que pudo hacer. Es imposible juzgarla.

Sin embargo pasó que luego de mis merecidas vacaciones mis intentos por entenderme, analizar qué me estaba pasando fueron rápidamente fructíferos. Me pasaba que no estaba siendo sagrado lo que hacía, decía y mi presencia en los momentos que vivía. Se me había escurrido lo sagrado junto con el alma. No podía ponerle intención, esa intención profunda que le pongo a las cosas para que sean presentes.

Cada uno debería hacerse la pregunta ¿Dónde está anclado mi Sagrado?

Las vacaciones me trajeron de vuelta la naturaleza que no requiere interpretación constante, ella simplemente está. Cargada de simbolismos que no necesitamos pensar, porque son tan antiguos como la misma humanidad, sólo queda ser atravesados por ellos. En la unión con lo que me rodeaba sin necesidad de protegerme, negociar, hablar o escuchar, me limpié. Me limpié de mi sobre saturación de estímulos, esfuerzos y también limpié mi cuerpo porque me puse en movimiento. Y al parecer una vez la casa limpia el alma volvió.

Luego descubrí que para mí lo sagrado está impregnado de mi niñez, de lo que era sagrado en ella: la naturaleza que me rodeaba por doquier en la chacra, naturaleza que sentía como compañera todo el tiempo, impregnada de intenciones, de símbolos, de conexión. Y naturaleza que invitaba a tener el cuerpo en movimiento o a veces lo obligaba. Allí quedó anclado para mí lo sagrado, mi estar, mi amparo ante lo fortuito de la vida. Si no lo atiendo, alimento y le brindo tiempo, mi alma se toma vacaciones de mí.

Cada uno debería hacerse la pregunta ¿Dónde está anclado mi Sagrado?

Les dejo unas palabras de Rodolfo Kusch, que expresan maravillosamente “El misterio de estar no más”:
“Un misterio de estar no más como el de la pared que se da frente a mí, la silla en que me siento o sentir amor u odio, o tener una mano, o respirar o vivir. Todo eso que no se explica pero que se da, sin que sepamos por qué, como se da el granizo, la pérdida del sueldo, o una ciudad grande que nunca se logra vencer. Es al fin de cuentas el misterio de la contemplación, a través de la cual aparece el milagro de todo lo que se da, incluso la divinidad. Se trata de una puerta abierta al milagro que se abre en la vida mísera de los que se dejan estar.
(…) Entonces no odiamos a los que se dejan estar, sino que les envidiamos esa posibilidad de creer aún en que viven en un mundo amparado, porque nos sentimos profundamente desamparados.

Lic. Paula Perticone

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Transmutar. Una de mis palabras favoritas define bastante bien mi diferencial profesional. El arte de mutar, generando una versión más saludable, creativa y consciente de las personas u organizaciones, permitiendo la continua actualización de sus potenciales internos y externos. Actualmente me capacito en Desarrollo Organizacional (ITBA) para dar orientación, profesionalismo e integración a mi práctica cotidiana, profundizando mi trabajo como agente transmutador dentro de las organizaciones. Mi vida académica recorrió varios caminos y lo sigue haciendo. Me guía la obra de Carl Jung en mi profesión como Psicóloga Clínica con mis pacientes. Me capacité como Coach Ontológico para ofrecer herramientas que permitan dar el salto de lo actual a la concreción del estado deseado. Además me especialicé en Medicina Ayurveda complementando mi práctica personal de meditación, yoga y fitoterapia para brindar a mis pacientes y clientes una mirada holística sobre sí mismos. Estoy convencida que sólo transformándome a mí misma puedo ser consciente de lo cuidadoso, meticuloso y amoroso que debe ser guiar, promover e implementar un proceso de cambio, sea dentro de una individualidad como de una organización. Amo los viajes, los amigos, la naturaleza y la luna; tengo un alma inquieta que busca experiencias que posibiliten ampliar mi forma de ver, para descubrir los distintos mundos que habitan en cada persona. Amo escribir y difundir ideas que permitan abrir caminos en los demás. http://www.revistaahora.com.ar/ En Facebook: @paulaperticonepsi En LinkedIn: www.linkedin.com/in/paula-perticone