Flores de Bach, el salvavida emocional

Todos hemos experimentado alguna vez, como cambia nuestro humor y nuestras emociones al enfermarnos. Es sencillo. Perder nuestro cotidiano equilibrio altera nuestra percepción de lo que nos rodea. Nos sentimos fastidiosos, enojados, irritables, tristes, agobiados, intolerantes, ansiosos, angustiados, temerosos, impacientes. Aisladas  o en combinación, estas emociones se dan cita cuando nos enfermamos. Podemos decir entonces que, por un lado las emociones son capaces de enfermarnos y, por el otro, el  enfermar, nos puede despertar estas emociones. Puede ir en las dos direcciones.

De allí se desprende, la maravillosa asistencia que nos brinda el sistema floral del Dr. Bach, en la consulta. Es un sistema especialmente preparado para ayudarnos con las emociones, que ha demostrado ampliamente sus beneficios y que está libre de efectos adversos.

Gracias al trabajo del Dr. Masaru Emoto, hemos podido corroborar lo que el Dr. Edward Bach afirmaba: se pueden transmitir al agua diferentes calidades de vibraciones, el agua las retiene y las va liberando luego (los invito a ver el video “Mensajes en el Agua”, que se encuentra al final del artículo).

Las emociones son frecuencias que emitimos y hacen variar las características del campo electromagnético que nos rodea. Emociones intensas pueden impregnar todo el campo, no permitiendo que sintamos otra cosa durante algunas horas o incluso días. Y teniendo en cuenta,  que estamos constituidos por un alto porcentaje de agua (entre el 60 y el 70% de nuestro organismo),  podemos entender cómo es que somos modificados  por diferentes tipos de vibraciones con las que estamos en contacto.

Las esencias  de Bach, poseen la vibración de determinadas especies florales que han sido estudiadas.  Y actúan por principio de resonancia, sobre las frecuencias que producen las emociones en nuestro campo electromagnético, ayudando a que vuelvan al equilibrio.

El sistema cuenta con 38 flores de diferentes características y no contienen principio activo (no poseen compuesto químico presente en solución), solo actúan por vibración. Entonces si las analizamos en un laboratorio solo vamos a encontrar Agua y algo de alcohol, que se les agrega como conservante.  Por lo cual, las esencias vibracionales son muy seguras y libres de efectos adversos. ).  No tienen contraindicaciones, ni interfieren con ninguna medicación que la persona esté tomando. Estas características hacen que los preparados de Bach, los puedan recibir incluso mujeres  embarazadas, mamas que dan de lactar, bebés recién nacidos o enfermos muy debilitados

Las Flores de Bach no tienen contraindicaciones, ni interfieren con ninguna medicación que la persona esté tomando.

Esta es su principal diferencia con las tinturas madres (que son  preparados naturales que contienen un concentrado de los principios activos de una planta).

También difieren de los preparados homeopáticos, ya  que la homeopatía trabaja con diluciones y dinamización de sustancias vegetales, animales y minerales. Y cada preparado puede abarcar síntomas físicos y emocionales. Las flores de Bach, en cambio, solo tienen efecto sobre nuestras emociones, ayudándolas a volver al eje.

Todas las emociones tienen su función, vamos a poner  por ejemplo  el miedo. El miedo tiene la función biológica de alertarnos sobre el peligro y ayudarnos a rápidamente  atacar o ponernos a salvo. Sin embargo, el miedo en desequilibrio puede dar lugar a dos tipos de actitudes.  En un extremo: el ser temerarios y exponernos a riesgos sin sentido. En el otro extremo de esta emoción podemos sentir la activación intensa de este sistema de alarma, sin un motivo que lo justifique llegando en algunos casos al miedo paralizante o a la crisis de pánico.

Entonces, todas las emociones tienen su cometido, y si están en equilibrio, son saludables y nos mantienen adaptados, minuto a minuto,  a los estímulos que recibimos del entorno. El sistema de flores de Bach esta especialmente diseñado para volver al equilibrio las emociones que estén en más o en menos. Nos permite observarnos, aprender y mejorar.  Nos permite restablecer nuestro equilibrio profundo despertando nuestra fuerza interna para enfrentar nuestros conflictos.

El sistema de flores de Bach esta especialmente diseñado para volver al equilibrio las emociones que estén en más o en menos.

Si bien el sistema floral es un sistema integral y se puede usar solo, sus magníficos beneficios se acoplan muy bien al trabajo en las consultas de salud pero especialmente a las de Biodescodificación. Ya que lo que se trabaja al decodificar los síntomas, son las vivencias o conflictos que hoy se están expresando en el cuerpo. De ahí que  las esencias florales, acompañen muy bien los procesos, permitiendo que la persona pueda manejar y gestionar mejor las emociones, encontrando sus propios recursos internos y transitando los cambios de manera más armoniosa.

Me pareció interesante compartir con Uds. este  regalo que La Madre Naturaleza pone a nuestra disposición: un sencillo y efectivo sistema para mejorar nuestra calidad de vida, nuestro aprendizaje de nosotros mismos  y  un aporte a nuestra armonía y salud.

Salud y Saludos!

Laura Fancesco


 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Es médica recibida en la UBA. Orientó su formación de post-grado a disciplinas con una visión mas integral del Ser. En las consultas trabaja con Biodescodificación, Medicina Cuerpo Mente Alma y Medicina Ayurveda. También utiliza herramientas de PNL, Hipnosis Eriksoniana, Flores de Bach, Memoria Celular por testeo, Fitoterapia y Magnified Healing. En formación permanente, en la búsqueda de poder brindar una guía apropiada a cada persona."