Empatía: vínculos reales

empatía en los vínculos
No nos resulta fácil practicar la empatía en los vínculos cercanos. Es, sin embargo, donde más se la necesita. Una habilidad a desarrollar.

La empatía significa poder sentir lo que el otro siente, ponerme en su lugar. Y, saber sentir lo que el otro siente es verdaderamente un arte.

¿Es fácil ser empático? A simple vista pareciera que sí, fácilmente nos podemos poner en el lugar del otro, en la medida que el otro no sea una persona tan cercana a mí. Podemos hacerlo con alguien en el colectivo, con alguien que no conocemos, con alguien que vemos en la TV:, con el amigo de un amigo…

Pero cuando esa persona está más cerca en nuestro círculo de pertenencia, nos cuesta un poco más ser empáticos, porque estamos más implicados en los vínculos; por lo tanto, antes de ser empáticos, nos sale juzgar, defendernos, pensar, justificarnos, criticar y nos es difícil simplemente “entender y sentir” lo que el otro siente.

La empatía significa poder sentir lo que el otro siente, ponerme en su lugar. Y, saber sentir lo que el otro siente es verdaderamente un arte.

Entonces, te propongo que hagas el ejercicio de ser empático con tus seres queridos: que empecemos por casa. Que seas empático con un compañero de trabajo, con tu jefe, con un amigo, con tu hijo, con el docente de tu hijo, con tu vecino más cercano, etc.  Ser empático engloba poder entender lo que mueve a esa persona a ser así, a pensar o actuar así. Es poder sentir con el corazón del otro, comprender las dificultades que vive el otro.

La empatía “es una habilidad” sensitiva para poder ver el mundo con los ojos del otro, y aunque creas que no sos empático… como toda habilidad puede desarrollarse, solo tenés que proponértelo.

Significa poder salir de nuestro YO, de nuestra caja a través de la cual observamos el mundo y pararnos en la caja del otro. Mirar con los ojos del otro. No es fácil, pero es posible. Se necesita ser consciente, se necesita aprender a no juzgar, a no criticar.

Ser empático engloba poder entender lo que mueve a esa persona a ser así, a pensar o actuar así.

Las personas empáticas por lo general, tienen relaciones de mayor calidad y cercanía. Tratan a los otros con más gentileza, sabiduría y sobre todo con más paciencia y tolerancia.

Entonces cada vez que te observes criticando ligeramente a otra persona o haciendo un juicio, sin dar la oportunidad de comprender, de escuchar su versión, de conocer su historia…..probá siendo un poco más empático. Recordá que detrás de cada persona hay una historia que la hace ser única e irrepetible. No rechaces, integrá; no juzgues, comprendé; no confrontes, amá; no critiques, empatizá.

¿Te animas a hacerlo?


Lic. Paula Fumarola (Psicóloga Cognitiva Conductual UBA / MPRN 909)

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Lic. Paula Fumarola Psicóloga (UBA) MPRN 909 -Mat. Pcial. de Rio Negro-. Egresada en el 2005 en la Facultad de Psicología -UBA-. Postgrado en Fund. Gregory Batson en Psicoterapias modelo Sistémico, Cognitivo y Comportamental. Instructora en Técnicas de Psicoprofilaxis Obstétrica para la maternidad. Instructora en Técnicas de Meditación y Respiración. Capacitación constante en áreas de Neurociencias y Terapia Clínica Cognitiva. Trabajó durante años en grandes empresas en BsAs, dentro de áreas Comerciales, de Atención al cliente, y específicamente RR.HH. (Capacitación, Desarrollo, Búsqueda y Selección de Personal). Se desempeñó como Selectora de Personal en Consultoras de Tecnología y Turismo en Bs. As. y en Patagonia para diversos clientes, administrando procesos de reclutamiento de personal, así como también realización de Psicotécnicos. Desde hace 7 (siete) años, desarrolla su actividad terapéutica atendiendo necesidades en personas que están atravesando crisis vitales en su vida, como divorcios, duelos, cuadros de estrés, cambios de trabajo, problemáticas de pareja y/o familia, fobias sociales, trastornos de ansiedad, depresión, crisis de angustia, ataques de pánico, trastornos obsesivos, etc.
A través de la experiencia ganada en este campo nace el proyecto “Psicología y Desarrollo Personal”, un espacio para seguir avanzando con el mismo objetivo: ser un referente confiable en procesos de transformación y crecimiento personal. Aparte del trabajo en consultorio, promociona diferentes talleres de interés relacionados a problemáticas actuales abiertos a todo publico.
www.paulafumarola.com.ar / [email protected] /Facebook: Paula Fumarola. Psicología y Desarrollo Personal