El Rol de la empatía

El pasado viernes 8 de Abril se celebró en NEA –el primer centro de neurociencias aplicadas de la ciudad de San Carlos de Bariloche- el ateneo titulado “El rol de la empatía en el espacio terapéutico”. Fue un evento a sala llena en el que los licenciados en psicología Gonzalo Camp y Clara Roqué supieron trasmitir con gran dinamismo un concepto complejo, haciéndolo simple y accesible.

Banner yoga

El pasado viernes 8 de Abril se celebró en NEA –el primer centro de neurociencias aplicadas de la ciudad de San Carlos de Bariloche- el ateneo titulado “El rol de la empatía en el espacio terapéutico”. Fue un evento a sala llena en el que los licenciados en psicología Gonzalo Camp y Clara Roqué supieron trasmitir con gran dinamismo un concepto complejo, haciéndolo simple y accesible.

Si acudimos a la memoria y desempolvamos recuerdos, casi con certeza todos hemos atravesado alguna situación en la que nos hemos sentido verdaderamente acompañados y contenidos. Todos hemos recibido la palabra precisa, la mirada sincera, el gesto amigo a tiempo. Y de seguro también hubo momentos en los que la empatía brillaba por su ausencia: el puente de la comunicación estaba quebrado quedando aislado del otro, como habitantes cada cual de dos mundos distantes.

Mira con los ojos de otro, escucha con los oídos de otro y siente con el corazón de otro. | Alfred Adler.

65cda333561bdd80d17031f2212c16b0

¿De qué hablamos cuando hablamos de empatía? “La primera definición de empatía fue formulada en 1903 y afirmaba que es la tendencia del observador a proyectarse ‘dentro’ de lo que está observando. Un intento activo, por parte de una persona, para ‘entrar’ en la otra”, comenzaron explicando los disertantes.  Para lograr empatizar con alguien, afirmaron, no basta solamente con escucharlo, es necesaria la capacidad de reconocer las emociones del otro y desde allí poder acceder a su mundo interior.

 

Ningún aprendizaje significativo puede ocurrir sin una relación significativa. | Pierson

A través de un pequeño debate que tuvo la participación activa de los oyentes que concurrieron al Ateneo, se llegó a la conclusión de que una actitud empática cuenta con ciertos elementos indispensables, que casi siempre se activan de manera inconsciente. La observación del otro, el prestar atención a lo que el otro dice y a qué palabras utiliza, el tono de voz utilizado al dirigirnos hacia él y la postura corporal que adoptamos en su presencia, son algunos de ellos. Respecto de la postura que toma el cuerpo en una relación empática, los licenciados comentaron que “las neuronas espejo, un grupo de neuronas especializadas en reflejar la acción de otro de manera que el que observa realiza la misma acción del observado, son una de las piezas clave de la empatía”. Agregaron además que, según un estudio desarrollado en UCLA –Universidad de California, Los Ángeles-, en el cerebro de las mujeres hay un número mayor de dichas neuronas.

bee3c55fe53a065ab6290b607dcca6a8

Saliendo del papel de la empatía en las relaciones humanas en general y adentrándonos en el rol de la misma dentro del espacio terapéutico, se planteó a la audiencia el siguiente interrogante: “¿Qué podemos hacer para conectar con el paciente cuando su postura nos resulta ajena?”. A modo de respuesta, la Lic. Roqué destacó la importancia de un factor fundamental en una relación empática: saber reconocer la emoción que predomina en otra persona y apelar a esa misma emoción para intuir lo que está sintiendo.

Ejemplificando, “reconocer la ansiedad en otro me da la posibilidad de reconocerme a mí misma en esa misma emoción, aunque sea vivida en otras circunstancias”. Para que el reconocimiento emocional en otra persona sea posible, es imprescindible aprender a registrar el mundo emocional propio. “Saber cómo estoy y qué siento es clave para poder relacionarme con los demás. Es una capacidad que podemos aprender a desarrollar”.

A lo anterior, el Lic. Camp, añadió otro elemento decisivo: la experiencia. Mediante una simpática anécdota personal logró que la audiencia comprenda que “la experiencia y las emociones nos permiten proyectarnos a nosotros mismos en la situación de otra persona, nos habilitan a imaginar cómo se siente y qué piensa y a validar tanto la experiencia concreta como la emocionalidad que la acompaña.”

A modo de cierre, se invitó a los presentes a registrar su estado emocional -subrayando que la empatía no será posible si no sabemos reconocer las emociones propias- y a formularse dos preguntas que hacemos extensivas a todos nuestros lectores: ¿Cuál es mi punto fuerte y mi punto débil respecto de mi capacidad de empatía? Y ¿Qué compromiso me propongo para potenciarla?


El siguiente video fue proyectado durante el encuentro.

¿Puede ocurrir un milagro mayor para nosotros que ver a través  de los ojos de otro por un instante? | Henry David Thoreau

Participá de la Comunidad Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***