Una separación en 3 partes de nuestro día: Des-Ayuno

Creo que somos pocos los que separamos el día en 3 ciclos biológicos, en vez de hacerlo en 4 según las comidas. Porque somos pocos, hoy quiero contarles que cada vez somos más los que optamos por descomponer la palabra con la que empezamos el día: desayuno.

¿Alguna vez nos preguntamos por qué se le dice desayuno? Yo sí lo he hecho y así fue que encontré una respuesta simple y práctica, que después la avalé con el fundamento médico, nutricional metabólico del cuerpo humano y astrológico de los ciclos de todos los seres vivos. Les voy a contar cómo fui descifrando este mensaje:

“Si todos dicen que debemos dormir 8 horas, los especialistas, los padres, todos concuerdan en que dormir 8 horas es biológicamente lo que el cuerpo necesita para descansar de una forma correcta, lo voy a probar”, y probé dormir más y menos, y efectivamente vi que durmiendo 8 horas rendía todo el día de una forma más eficiente y eficaz. “Ahora, después de saber que dormir 8 horas es normal, por lo tanto 24 horas del día, dividido 8 horas de descanso es 3. El ciclo biológico debería dividirse en 3 partes entonces”. De esta manera llegué a que debía dividir el día en 3. Así concluí que la palabra “desayuno” tenía un gran significado.

Des-ayuno, salir del ayuno, es a la primicia que llegué con la palabra. A la noche, que es cuando naturalmente estamos adaptados para dormir, el cuerpo pasa, todos los días, por un período en el que realiza un ayuno. Al levantarnos necesitamos salir del mismo, y, según dicen los antiguos y modernos “ayunadores”, la salida de un ayuno de alimentos tiene que ser paulatina y con moderación, despacio y sin volver a cargar de golpe al organismo. Por lo tanto, ¿es normal cargar al cuerpo nuevamente con materia densa en composición, poco líquido y componentes sintéticos o refinados, que automáticamente harán que los métodos de defensa y desintoxicación del cuerpo se activen? Mi humilde opinión, compartida con profesionales en la materia, es que no, que debemos salir del ayuno nocturno de una manera 100% metabólica y funcional para el cuerpo, con alimentos aptos para ello. Para esto hoy les propongo 2 simples tips que adoptar y unos licuados depurativos y llenos de nutrientes para incorporar a la mañana y lograr que el cuerpo respete sus ciclos naturales y no se maree.

Para comenzar el día mientras abrís los ojos:

  • Jugo de 1 limón con agua pura a temperatura ambiente o apenas tibia, o
  • 4 vasos (0,8 a 1 litro) de agua pura tibia sola.

Estos dos métodos automáticamente ayudarán a generar en el cuerpo una eliminación de aquella materia tóxica que durante el ayuno se fue reuniendo para ser eliminada (no me digas que nunca te dijeron de tomar el hábito de ir al baño por la mañana).

A continuación podés continuar toda la mañana o antes de ir al trabajo con algunas de estas opciones  y tantas otras que vos mismo podés des-cubrir.

Jugo 1

  • Jugo de 4 naranjas
  • Jugo de 4 ramas de apio
  • 2 cucharadas de espirulina

Jugo 2

  • Jugo de 1 manzana verde o roja
  • 1 pepino
  • 20 hojas de espinaca
  • Jugo de 300 gr. de ananá o piña
  • 1 cuadradito de jengibre

Jugo  3 (Lechada de melón)

  • Agua de leche de semillas de melón (licuar las semillas de un melón frescas con 1 lt de agua y luego colar)
  • Jugo de 1 limón
  • 4 hojas de menta
  • 1 redondel de jengibre

Licuado 1

  • 3 naranjas o pomelos sin cáscara
  • 1 pepino
  • 10 hojas de espinaca
  • 5 hojas de menta
  • 1 cucharada de semillas de chía remojadas 8 horas

Licuado 2

  • 2 naranjas o pomelos sin cáscara
  • 15 arándanos frescos, congelados o hidratados
  • 10 ramas de perejil entero con tallo
  • Cáscara de ¼ de limón
  • 1 cucharada de semillas de lino remojadas

 

Disfrutemos los momentos de la cocina para estar con nuestros hijos, ellos son el tesoro más preciado que tenemos, no solo por ser parte de nuestra creación, sino por ser nuestros mayores maestros. Pongámonos el gorro de cocinero y dejemos que sus instintos nos absorban.

¡Por más salud y más arte! Namaste!

Matías Amadasi

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 Comentarios

  • Muchas gracias Matias por enseñarnos y ser tan claro con tu explicación. Tengo 2 dudas.. agua pura a qué le llamas?? Y la otra… la idea de los jugos es mezclar lo que aconsejás en una licuadora o procesadora? Hay alguna alternativa para hacerlo sin ningún elemento electrónico? Porque nosotros viajamos en bicicleta y lo único que llevamos es un exprimidor de mano.. más q con eso no contamos.. Gracias!!!

    • Leticia, gracias por tus comentarios.
      Te cuento, agua pura llamo como ideal al agua de vertiente, agua de pozo o agua pura de mar; sino el agua potabilizada y en lo posible filtrada así ese exceso de cloro y flúor que se le agrega.
      En cuanto a su disponibilidad por no tener licuadora, 1 opción es tomarte con la juguera de mano el jugó de cítricos y comer el resto puro y natural como viene de la tierra, lo otro es directamente que el des-ayuno sea con todo en forma de fruta y no licuado. La licuadora permite el homogeneizar los sabores y hacerlo líquido para una digestión más rápida, pero si no esta no hay ningún problema.
      Lo mejor y por más salud y naturalidad!

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.