Tomates frescos y, por qué no, tomates secos caseros

El tomate es la base de infinidad de platos en todas las familias. Aquí te enseñamos cómo preparar tomates secos y una deliciosa salsa raw con ellos.


En verano la naturaleza nos sorprende en abundancia con alimentos que están casi todos los días en el plato de casi todas las familias. Estos alimentos a los que me refiero son los frutos de ciertas plantas que por no desarrollar un contenido alto de fructosa se los llama vegetales u hortalizas.

Estos vegetales u hortalizas que hoy quiero evocar, nos dan a simple vista el indicio que son un alimento primario para el ser humano. Ello se debe al simple hecho que son frutos que nosotros, aún como nómades que fuimos en un comienzo, estamos aptos para encontrarlos, retirarlos de su planta y comerlos sin ningún otro tratamiento. A algunos de ellos les retiramos la cáscara, a otros los podemos ingerir por completo; es decir son aquellos alimentos que son el fruto de una planta. Por otro lado, nuestro sistema digestivo no realiza acciones de sobrecarga con estos frutos, ya que están constituídos en más del %80 por agua, lo que hace que tengan una digestibilidad simple y rápida.

Revista Ahora

Hoy, para no extenderme sobre cada uno de ellos, quiero resaltar aquel que mundialmente se conoce, se consume, se utiliza en diferentes formas, tamaños, colores, preparaciones y resulta totalmente agradable al paladar y al sistema digestivo en su estado natural: EL TOMATE.

Se dice del tomate que tiene sus orígenes en la región de Centro América y que de allí se distribuyó a todo el mundo, por lo que su nombre proviene de la palabra Náhuatl (Lenguage Azteca), tomatl.

Sobre los nutrientes que nos aporta este  fruto, podemos decir lo siguiente:

  • La mayor parte de su peso es agua y el segundo constituyente en importancia son los hidratos de carbono. Contiene azúcares simples que le confieren un ligero sabor dulce y algunos ácidos orgánicos que le otorgan el sabor ácido característico.
  • Es una fuente importante de ciertos minerales como el potasio y el magnesio.
  • En las vitaminas se destacan laB1, B2, B5 y la C.
  • Su color se lo aportan los carotenoides como el licopeno que le da el color rojo característico. La vitamina C y el licopeno son antioxidantes con una función protectora del sistema inmunológico y, principalmente el licopeno, colabora directamente con el sistema cardiovascular del cuerpo humano.

El tomate es una fuente importante de minerales como el potasio y el magnesio, de vitaminas como la B1, B2, B5 y la C, Tiene una función protectora del sistema inmunológico y colabora directamente con el buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

En el verano podemos encontrar precios de tomates que al verlos abrimos los ojos y decimos “dame 20 kilos de perita”. Si este es tu caso te recomiendo lo siguiente:

Revista-Ahora

  • Comprá los 20  kilos de tomates perita y cuando sepas que va a haber dos días soleados y con poca humedad, lavalos bien, cortalos a la mitad y colocá los tomates con la semillas hacia arriba sobre rejas de horno  (Tambieén pueden funcionar  mosquiteros que no uses o alguna otra superficie porosa en la que entre la cantidad de tomates que quieras disecar).
  • Una vez dispuestos sobre la rejilla, los podés condimentar con alguna hierba aromática o con pimienta y con sal.
  • Luego llevalos afuera a que “tomen sol” desde el primer rayo del amanecer hasta el último rayo del atardecer.
  • A la nochecita, ingresalos nuevamente a tu casa para que no se humedezcan con el rocío de la noche.

De esta forma incorporamos en nuestra alacena los tomates secos que tan ricos son y que, si están bien hechos, los podemos dejar guardados en la alacena durante todo el año. Los tomates secos se usan para elaborar preparaciones riquísimas, con un sabor mas natural que el de los tomates de invernadero y sin necesidad de cocinar para hacer una salsa.

Salsa fileto de tomates secos

Ingredientes:

  • Tomates secos: 10 unidades
  • Tomates frescos: 5 unidades
  • Ajo: 1 diente
  • Apio: 2 ramas
  • Una hoja de Laurel
  • Aceite de oliva a gusto
  • Semillas de chía o semillas de lino o semillas de mostaza 1 cucharadita

Preparación:

  • Re-hidratar los tomates secos en agua durante 1 o 2 horas.
  • Incorporar todos los ingredientes en la licuadora junto con los tomates secos re-hidratados y licuar.
  • Al cabo de 30 segundos de motor, apagar y servir con lo que tú desees.

Tip: Si esta salsa la deseás hacer más espesa, intensa y consistente en textura, incorpórale por 1 tomate fresco, 4 tomates secos. Si por lo contrario deseás hacerla aún más líquida y fluida incorporale la misma cantidad de tomate fresco y de tomate seco.

Deja que la creatividad y la innovación te sorprendan, poniendo la mano en tu alimento y compartiéndolo con tus seres queridos.

¡Por más arte y más salud!

Matías Amadasi

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.