Tiramisú con Castañas de Cajú

Matías Amadasi te enseña a preparar un tiramisú con uno de los frutos secos que más propiedades nutricionales posee.

Hoy vamos a disfrutar, vamos a sacarle fruto a un fruto que a todos nos gusta. Sus muchos nombres nos hablan de la popularidad del mismo: castaña de cajú, castaña de la india, anacardo o nuez de marañon, casheu o acajú.

La Castaña de Caju (Argentina, Chile), el Anacardo (España), el Marañon (Colombia, Perú) es un fruto de un árbol de la región amazónica y del nordeste de Brasil y el sur de Venezuela. Originario de regiones tropicales de América.

El fruto consta de dos partes: el pseudofruto y la nuez. El pseudofruto es el resultado del desarrollo del pedúnculo en una estructura carnosa característica de esta planta que se desarrolla y madura posteriormente a la nuez, pudiendo consumirse como fruta fresca.

Cabe destacar que el pseudofruto, cuya corteza es de color magenta o rojizo al madurar y su pulpa es de color amarillo naranja, tiene un sabor extremadamente agrio, dulce y astringente, además es muy jugoso y se puede consumir en jugos y licuados. El sabor agrio y astringente del fruto, lo tenemos cuando este no está maduro, por el contrario, cuando está bien maduro, su dulce sobrepasa cualquier otro sabor.

Aquí viene la magia: el fruto real es la nuez, localizada en la parte externa del pseudofruto y adyacente a este. Es de color gris con forma de riñón, duro y seco, donde se aloja la semilla.

kasius-10

La semilla tiene una gran demanda a nivel mundial por sus propiedades nutricionales, además es utilizada en la repostería y pastelería vegana y crudi-vegana por su sabor ligeramente dulce y muy recomendada en la dieta alimentaria para utilizar sus grasas, como grasas vegetales sanas.

A razón de su maravilloso sabor dulce y consistencia cremosa, hoy se me ocurre compartirles una preparación que a mí me causó gran empatía con este fruto seco. Antes lo utilizaba muy poco, ya que para extraer la cascara con la que viene naturalmente en el árbol, se utiliza calor. Si tenés un árbol de castañas de cajú cerca, procurá retirarle la cáscara ya que tiene un componente alergénico para algunas personas.

Tiramisú 100% Vegetal

 ¿Qué necesitás?

  • 200 gramos de castañas de cajú hidratadas como mínimo durante 6 horas.
  • Jugo de 1 limón.
  • Ralladura de 1 limón.
  • 1 cucharada de aceite de coco.
  • Extracto de vainilla c/n.
  • Agave o azúcar mascabo o stevia a gusto.
  • Canela a gusto.
  • Cafe en grano.

Manos a la obra

  1. Colá y lavá las castañas. Procesalas con el resto de los ingredientes y enfría. Dejá por lo menos 1 hora que los sabores generen alquimia.
  2. En la heladera bien tapada podés reservarla durante 5 a 7 días.
  3. Para hacer las capas del biscocho del tiramisú, hagamos fácil: cortá rodajas de pera y hacé unas capas mucho más sanas que las del biscocho.
  4. Decorá con ralladura de limón, café y coco rallado.

Si querés hacer una crema pastelera de pera… te invito a visitarme por www.matiasamadasi.com o por las redes sociales y preguntarme lo que se desees.

¡Recordá siempre ser uno con los alimentos!

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.