Sabroso y sin restricciones: sorbete helado de banana con «cocolate»

En estos días de calor, ¿a quién no le gusta hacer una pausa en el día y comer algo dulce y fresco?

¡Te acercamos una opción súper sabrosa!

Sorbete helado de banana con «cocolate»

Receta para 4 porciones

Para el COCO-LATE

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de Aceite de coco.
  • 2 cucharadas de Algarroba blanca.
  • 4 gotas de Esencia de vainilla.
  • Canela en polvo a gusto.
  • Azúcar mascabo o stevia (opcional para endulzar más).

* El aceite de coco puede usarse neutro sin sabor o con sabor, lo que cambia en el resultado final es que uno va a tener un leve sabor a coco, mientras que el otro no lo tendrá.

* La algarroba blanca la recomiendo porque de ella obtenés un sabor característico y muy sabroso,  además de ser un endulzante natural por excelencia. Para saber su calidad, probala y degustá su dulzura. Si no la conseguís, podés cambiarla por la misma cantidad de cacao amargo.

* Si querés un sabor más dulce, podés agregarle cantidad a gusto de azúcar mascabo o stevia. De todas formas, recordá que naturalmente la algarroba, la vainilla y la canela son endulzantes; tratemos de re-educar nuestro paladar.

Elaboración:

  • Derretí el Aceite de coco en una olla o a baño maría (recordá que el aceite de coco es sólido a menos de 20-25 grados.).
  • Al aceite agregale el resto de los ingredientes y mezclá hasta obtener un líquido homogéneo.
  • Volcá en moldes siliconados o de bombones (si no tenés moldes, puedes usar la cubetera de los hielos o simplemente volcarlo en un papel film y darle la forma que quieras). Luego llevá a freezer. En esta instancia, si te gusta, podés agregarle, dentro de la bombonera, alguna fruta seca que será una sorpresa maravillosa al morder el bombón.
  • Al cabo de 15 minutos, tus bombones o el “Coco-late” para disfrutar estarán listos.

Para el SORBETE DE BANANA

Ingredientes:

  • 3 Bananas maduras congeladas.
  • 3 Bananas maduras sin congelar.
  • Esencia de vainilla a gusto.
  • Canela a gusto.

Elaboración:

  • Congelá las bananas peladas y cortadas en redondeles.
  • Una vez congeladas, poné en la licuadora primero las bananas sin congelar y luego las congeladas, la esencia de vainilla y la canela.
  • Comenzá a licuar. Si es necesario agregale un mínimo de agua para que la licuadora comience su funcionamiento. Licuá hasta que las bananas congeladas se hayan homogeneizado con el resto. Si es necesario podés frenar la licuadora y con la ayuda de una cuchara presionar la preparación para que siga mezclando.
  • Para este sorbete recomiendo dejar trozos de banana sin licuar, para darle una textura al degustarlo.

Con el sorbete ya listo, lo que resta hacer es incorporarle el Coco-late, servirlo en una linda copa con un suspiro de canela en polvo por arriba o guala.

Te recuerdo que este  helado no tiene restricciones ni para comerlo ni para elaborarlo, así que aprovechá a preparar con tu hijos algo juntos y que ellos sepan que es lo que comen en casa.

No perdamos la oportunidad de hacer algo simple, sano, sin culpa y con amor para compartir con aquellos seres que sentimos parte de nuestra vida. ¡Namaste!

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.