¿Qué significa “desayunar bien”?

Banner yoga

Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo.

Seguramente ya escuchaste en decenas de oportunidades que el desayuno es la comida más importante del día. Y ciertamente lo es. Como su nombre lo indica, el des-ayuno (deshacer el ayuno) es la primera comida después de varias horas sin consumir alimentos. Es justamente ese el momento del día en que el cuerpo necesita nutrirse correctamente para afrontar el día con energía. Un desayuno completo nos ayuda a tener un rendimiento físico y mental óptimo, nos ayuda a regular el peso y a mejorar el estado nutricional general.

Según los especialistas un buen desayuno incorpora entre un 20 y un 25% del total de calorías consumidas en el día. Te imaginarás entonces que tomar un café con una tostada a la corrida no es una buena opción, ¿no?

¿Que implica un buen desayuno?

En su mayoría, los nutricionistas están de acuerdo en que el desayuno aceptable debería contar con lo que ellos llaman el triángulo o la tríada del desayuno, que consta de:

  • una ración de fruta (cualquier fruta de estación): aporta hidratos de carbono simples, fibra, vitaminas con acción antioxidante, minerales y agua.
  • una ración de cereales (panes integrales, avena, etc.): aportan hidratos de carbono complejos, proteínas, vitaminas, minerales, etc.
  • una ración de proteínas (lácteos o leche vegetal).

Al triángulo del desayuno es conveniente acompañarlo de fuentes grasas, como los frutos secos, que son el combustible por excelencia del cerebro.

Lo que no hay que hacer

  • No elegir los mejores alimentos. Como regla general tratá de consumir alimentos agroecológicos y frescos. Hoy ya está comprobado que los pesticidas y los conservantes son muy nocivos para la salud.
  • Tomar desayunos ácidos. Esta regla podemos llevarla a todas las comidas, los alimentos alcalinos son infinitamente más beneficiosos que los ácidos. Evitá los fritos, la cafeína y el azúcar refinada en exceso.
  • Olvidarte o evitar el consumo de alimentos grasos. Es importante introducir grasas en el cuerpo para que funcione bien. Aceites de primera prensada y sobre todo frutos secos no pueden faltar en tu desayuno.
  • Comer excesivamente. Es mejor quedarse con un poco de hambre. En la medicina ayurveda, por ejemplo aconsejan que 1/3 del estómago siempre quede vacío para que su desempeño sea excelente.
  • Desayunar siempre lo mismo. Es aconsejable hacer distintas combinaciones de alimentos, lo variado es siempre lo más completo.
  • Consumir muchos lácteos. Entre otras cosas los lácteos provocan inflamación y acidificación de la sangre. Muchos casos de alergias están relacionados a un excesivo consumo de lácteos.
  • Desayunar a las corridas. Que la primera comida del día sea un momento para estar con vos mismo. Pensá que esa comida y la energía con la que la comas, van a formar parte de tu cuerpo.
  • No masticar la comida. En la boca empieza la digestión. Si no le das tiempo a la masticación las enzimas de la saliva no podrán actuar sobre el alimento.
  • No hacer alguna colación a media mañana. Llegar con un hambre voraz a la comida siguiente no es una decisión muy inteligente. Comer una fruta o cereales a media mañana previene un muy probable atracón.
  • No prestar atención a la hidratación. Muchas veces la sensación de hambre se debe a una hidratación deficiente.

Desayunos “Ahora”

Ahora ya sabés  que un “buen desayuno” es la sumatoria del triángulo del desayuno, elegir los mejores alimentos y darte el tiempo de desayunar tranquilo.

Acá te dejamos con algunos de nuestros desayunos favoritos:

Desayuno 1

Hacé un batido con leche de almendras, banana, espirulina y canela. Acompañalo con algunas tostadas de pan integral.

Desayuno 2

En un plato hondo mezclá yogurt o leche de almendras, nueces, almendras, semillas de sésamo, copos de avena y una fruta cortada en cubitos (pera, banana o manzana). Para darle un toque dulce, agregale un cucharadita de miel.

Desayuno 3

Untá tostadas de pan integral con hummus (pasta de garbanzos), colocá encima algunos frutos rojos como frambuesas o frutillas cortaditas y esparcí trozos de nueces. Acompañá con una infusión calentita.

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***