Osteopatía: Una forma holística de tratar afecciones

osteopatía
Esta variante de la medicina tiene una visión holística, dinámica, de conjunto. Enterate cómo puede ayudarte.

La Osteopatía es una disciplina que permite diagnosticar y tratar disfunciones y trastornos en el cuerpo humano, no solo de los huesos y las articulaciones sino también de otros órganos, por lo que está recomendada para una amplia gama de afecciones, entre ellas problemas digestivos, urológicos, ginecológicos, trastornos del sueño, vértigo, bruxismo, entre muchos otros.

Un poco de historia…

Andrew Taylor Still es considerado el fundador de la Osteopatía. Nacido en Virginia Estados Unidos, se interesó por la medicina al igual que su padre. Durante los años ‘50, completó su conocimiento en anatomía y fisiología. Más tarde, entre 1861 a 1865 desempeñó la función de cirujano. A fines de los años ´60, Still se empezó a interesar cada vez más por el enfoque manual y comenzó a ejercer esta nueva terapia en reiteradas oportunidades. Finalmente, en junio de 1874 dio inicio a la Osteopatía.

La osteopatía es una disciplina que permite diagnosticar y tratar disfunciones y trastornos en el cuerpo humano, no solo de los huesos y las articulaciones sino también de otros órganos.

En la actualidad, la Osteopatía no está totalmente reconocida a nivel mundial, sin embargo tiene importante reconocimiento en países como Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Suiza, Suecia, Portugal, Inglaterra y Canadá. En noviembre de 2010 la Organización Mundial de la Salud estableció puntos de referencia al ejercicio de las medicinas tradicionales y complementarias, entre las que se encuentra la Osteopatía.

Afecciones en hombros: significado emocional

Preguntas y respuestas…

¿De dónde viene la Osteopatía? ¿Qué beneficios aporta?

La palabra osteopatía proviene del griego Osteon -el hueso, el tejido- y Pathos -en el sentido de “lo que viene desde adentro”-. Esta variante de la medicina normalmente vinculada con la kinesiología, se caracteriza por tener una visión holística, dinámica, de conjunto, que sostiene que el cuerpo posee sus propios mecanismos autorreguladores y autosanadores. Es decir que se basa en la concepción del organismo como un todo, donde cuerpo mente y espíritu confluyen en diversas interrelaciones con los órganos, los tejidos, las articulaciones y los huesos, abarcando sistemas muy importantes como por ejemplo el sistema nervioso, digestivo, y otros.

De esta manera, una persona con dolores lumbares puede ser tratada por dicha afección, que normalmente se la asocia a contracturas pero en realidad en numerosos casos es causada por problemas digestivos o viscerales, todo esto vinculado de manera directa con las emociones. Ya sabemos el impacto que las mismas producen en nuestro cuerpo, la ira, el enojo, el miedo, la tristeza, entre otras producen efectos en nuestro organismo. Muchas veces no somos conscientes de esto pero ello no impide que ocurran. De esta forma, una persona que padece acidez por ejemplo puede asociar la misma con su imposibilidad de “digerir” lo que le sucede en la vida cotidiana: problemas en el trabajo, la familia, la pareja, entre otros aspectos.

Esta variante de la medicina, normalmente vinculada con la kinesiología, se caracteriza por tener una visión holística, dinámica, de conjunto.

Para comprender esto podríamos pensar la metáfora de la orquesta, donde cada miembro de la misma tiene la función de tocar un instrumento en particular, si uno de los músicos no logra cumplir su objetivo la melodía va a dejar de sonar armoniosa y al unísono. Para ello existe la figura del director, que se encarga de ir guiando a todos en un mismo camino. Ahora bien, podemos pensar que el cuerpo es una orquesta y que cada parte cumple una misión fundamental. ¿Qué hace el osteópata entonces? Asocia la caída de uno de las notas musicales con el resto de la sinfonía, tratando de buscar una solución para recuperar el equilibrio perdido. Para ello, se vale de sus manos, que se convierten en herramientas sanadoras.

Afecciones en piernas y brazos, su significado emocional

¿Cómo procede el osteópata?

Previo a un diagnóstico, el osteópata implementa una serie de técnicas, mediante la práctica manual, realizando masajes y “golpecitos” en las zonas afectadas, trabajando suavemente de manera tal que se puedan “destrabar” aquellos bloqueos que presenta el paciente.

En Osteopatía existen tres tipos de tratamiento, el primero de ellos es el llamado Estructural, destinado especialmente a los trastornos musculares, articulares y de los huesos; Visceral, que se encarga de los órganos internos tales como el hígado, el riñón y el estómago; finalmente, el Craneal que trabaja con la movilidad de los huesos del cráneo, tanto en recién nacidos como niños y adultos. Estos tratamientos están guiados por cinco principios básicos: La estructura gobierna la función; la unidad del cuerpo; la vida es movimiento; la homeostasis; la regla de la arteria absoluta.


Fuentes:

Escuela Argentina de Osteopatía

Escuela Universitaria de Osteopatía, Murcia, España

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.