¿Qué es la enfermedad según la Biodescodificación?

Desde hace algunos años, están cobrando cada vez más fuerza  las disciplinas alrededor de los postulados del Dr. Hamer, lo que se llamó: la Nueva Medicina Germánica.

Partiendo de sus deducciones es que tomó forma la Descodificación Biológica de las enfermedades.  El Dr. Claude Sabbah, reunió estas investigaciones e hizo una síntesis, asociándolas a varios descubrimientos de otros investigadores: la Medicina Tradicional y Moderna (oriental y occidental), Los Ciclos Biológicos Celulares Memorizados de Marc Frechet, la Programación Neurolingüística, la Psicogenealogía de Ancelin Schutzenberger y algunos aportes más…

Sabemos que nuestro cuerpo físico está compuesto por millares de células, reunidas en diferentes órganos y sistemas. Cada célula trabaja para sí y para todas las demás.

El Cerebro (ese órgano de células súper especializadas llamadas neuronas), ejecuta operaciones múltiples en un solo instante. Recibe información de nuestros sentidos, de nuestras emociones, de nuestro nivel psicológico y espiritual. Compara los datos recibidos con situaciones anteriores y, en una fracción de segundo, da el mejor programa biológico de supervivencia. Todo el tiempo el cerebro está trabajando para mantenernos vivos al segundo siguiente. Hablamos, entonces, de programas y rutas neuronales que nos permiten mantenernos vivos: programas biológicos de supervivencia.

A la porción Inconsciente de nuestro cerebro, que se ocupa de mantener las funciones vitales y se encarga de los reflejos de supervivencia y las emociones más viscerales (miedo ante el peligro, etc.), la llamamos Inconsciente Biológico. Entre otras cosas, el inconsciente Biológico hace que no necesitemos pensar conscientemente en mantener la temperatura corporal o el ritmo respiratorio. Nuestra biología cuenta con mecanismos que permiten que todos nuestros procesos metabólicos sean armónicos y sincronizados de modo “automático”.

Compara los datos recibidos con situaciones anteriores y, en una fracción de segundo, da el mejor programa biológico de supervivencia. Todo el tiempo el cerebro está trabajando para mantenernos vivos al segundo siguiente. Hablamos, entonces, de programas y rutas neuronales que nos permiten mantenernos vivos: programas biológicos de supervivencia.

Se estima que nuestra conciencia es solo un pequeño porcentaje de nosotros, nuestro Inconsciente tiene la porción mayoritaria en la toma permanente de las decisiones que nos mantienen con vida. Por eso, frente a situaciones estresantes, la primera respuesta no es racional, ya que las decisiones racionales llevan mucho más tiempo y nos podrían poner en peligro. Por poner un ejemplo, ante una quemadura accidental, “instintivamente” retiramos  la mano, aún antes de ser conscientes de haber tocado algo muy caliente.

Nuestro Inconsciente Biológico tiene una característica fundamental: toda la información que le llega la toma como REAL. No importa si es algo concreto o imaginario (si es un león por atacarnos o si es la situación de que nuestro empleador nos despidió injustificadamente), si la persona lo internalizó como un ataque, se van a activar los programas biológicos de supervivencia que nos permiten huir o defendernos. A esa persona se le va a acelerar el pulso, le va a aumentar el ritmo cardíaco, se le van a dilatar las pupilas y se va a priorizar la sangre en los territorios musculares de sus extremidades. Todo sincronizado y tendiente a resolver este conflicto: sentirse bajo un ataque.

Nuestro Inconsciente Biológico tiene una característica fundamental: toda la información que le llega la toma como REAL.

Muchas veces, cuando una vivencia supera el umbral de tolerancia, el Inconsciente Biológico va a dejar “a mano” la respuesta que se haya tomado en el primer contacto con esa emoción. Hace esto para que ante un eventual  segundo episodio similar, la respuesta sea más rápida. De ahí que situaciones de similar coloración dan, a lo largo del tiempo, respuestas biológicas o emocionales similares. Luego, al usar siempre la misma respuesta, esta se convierte en  una ruta neuronal muy estable, y pasa a ser la única respuesta biológica que tenemos (“yo, últimamente, siempre que tengo que viajar sola, no duermo”, “yo frente a los exámenes me paralizo y no recuerdo nada de lo que estudié”, por ejemplo).

De esto se desprende la importancia de lo internalizado por cada individuo, lo que se llama la vivencia. Una misma situación será internalizada de diferente manera por diferentes personas.  La situación “despido injustificado”,  puede despertar en alguien la emoción de ataque, en otro preocupación  por el sustento y en un tercero la sensación de que es algo inaceptable o inadmisible. A cada una de esas emociones, pasado cierto umbral personal, le corresponde la activación de un programa de supervivencia diferente. Por ejemplo, al que sintió la emoción de ataque, si ese evento superó su umbral psíquico de tolerancia, podrá tener  crisis de pánico recurrentes. Al que internalizó el evento como un miedo por el sustento, podrá desarrollar una dolencia hepática, que es el órgano que regula el nivel de nutrientes y azúcar en sangre. Y el que lo internalizó como algo inadmisible, si esta situación le resultó desbordante, podrá desarrollar una gastritis con aumento de la producción ácida del estómago, en un intento “por digerir”. Si nuestro inconsciente biológico interpreta una situación como “no lo puedo digerir”, no importa si es un hueso de pollo demasiado grande en el estomago o una situación emocional inaceptable, actúa con el mecanismo biológico, adquirido luego de cientos de años de evolución, para resolver y sortear esas situaciones.

Aquí es importante aclarar que la Biodescodificación nos permite, con mucha precisión, establecer la emoción que puede haber experimentado la persona en el pasado. Entonces, si alguien consulta por gastritis, veremos eventos que puede haber vivido con la sensación de inadmisible. Pero de ninguna manera permite predecir. ¿Qué quiere decir esto? Que no todas las personas que experimenten esa emoción van a sufrir de gastritis, pero sí vamos a ir a buscar esa emoción particular en todas las personas que ya tienen una secreción ácida gástrica aumentada.

Una vez que la persona toma conciencia del programa que está activo y de la emoción que quedó anclada y sin resolver, es muy claro hacia dónde dirigir las acciones terapéuticas. El tratamiento es guiar a la persona, mediante varias herramientas, a esta toma de conciencia. Se busca cambiar el punto de vista asociado a esa situación e interpretar la vivencia con recursos actuales para lograr desactivar el programa. Una vez que la emoción que sustentaba este programa se resuelve, mantenerlo activo deja de tener sentido para el organismo y puede comenzar la reparación.

Hay que tener presente que este nuevo enfoque  está sustentado en el diagnóstico que la persona trae a la consulta. Con lo cual es paralelo al tratamiento que la persona está haciendo. Se busca resolver la causa profunda que enferma a la persona, pero es el médico que lleva el caso del paciente, el que oportunamente dará el alta o modificará las dosis de la medicación requeridas. En conclusión: la Biodescodificación  complementa, y de ninguna manera sustituye, los tratamientos médicos alopáticos o psicológicos, a los que el paciente debiera  oportunamente acceder.

¡Salud y Saludos!

Laura Francesco

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Es médica recibida en la UBA. Orientó su formación de post-grado a disciplinas con una visión mas integral del Ser. En las consultas trabaja con Biodescodificación, Medicina Cuerpo Mente Alma y Medicina Ayurveda. También utiliza herramientas de PNL, Hipnosis Eriksoniana, Flores de Bach, Memoria Celular por testeo, Fitoterapia y Magnified Healing. En formación permanente, en la búsqueda de poder brindar una guía apropiada a cada persona."