Pletzalej | Pancitos con semillas de amapola y cebolla

La receta de los Pletzalej que comparto hoy es, sin duda, una delicia que me acompaña desde muy pequeña, siempre de la mano de mis bobes que sabían darle un toque muy especial.


Cocinar me crea un sin fin de emociones. Es algo que me encanta (lo hago desde muy chica), comencé a probar las distintas posibilidades y fue un placer.

Poder mezclar junto con los ingredientes distintas sensaciones que pasan por los sentidos.

La receta de los panes que les dejo, es sin duda una delicia que me acompaña desde muy pequeña, siempre de la mano de mis bobes que sabían darle un toque muy especial.

Está bueno que cada uno ponga su propio sello a cada receta.

Que la disfruten y, mientras lo hagan, activen todos los sentidos y en especial viertan toda la energía positiva que nace del amor.

Pletzalej

Ingredientes (para 3 docenas)

Masa 

  • 50 g.levadura de cerveza.
  • 1 cucharada de azúcar.
  • 400 cc de agua fría.
  • 1 kilo de harina.
  • 2 cucharadas de sal.
  • 4 cucharadas de aceite.
  • 2 huevos + 1 para pincelar.

Cubierta

  • 4 cucharadas de semillas de amapola.
  • 3 cebollas, finamente picadas.
  • Sal y aceite, cantidad necesaria.

Preparación

1-Para hacer la masa mezclar la levadura con el azúcar, cubrir con unas cucharadas de agua tibia y dejar fermentar.

2-Mezclar la harina con la sal, ahuecar en el centro y colocar allí el aceite, los huevos y la levadura. Tomar los ingredientes, incorporando de a poco el agua y amasar bien hasta obtener una masa homogénea. Poner en un bol, tapar y dejar leudar hasta que duplique su volumen.

3-Para la cubierta, mezclar las semillas de amapola con la cebolla picada, la sal y un poco de aceite.

4-Estirar la masa, cortar discos del tamaño deseado y acomodarlos -bien separados unos de otros- sobre placas levemente aceitadas. Pincelarlos con huevos y distribuir por encima un poco de la mezcla de semillas de amapola. Dejar leudar nuevamente.

5-Hornear 20 minutos aproximadamente a temperatura moderada o hasta que los pancitos tomen un suave color dorado.

Estos pancitos son exquisitos para acompañar cualquier comida. Su aroma, mientras se cocinan, se expande por toda la casa, tentando a todos los paladares . Y nos juntamos a saborearlos y disfrutarlos !!

La bobe cool

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Silvia Kessler nació en Capital Federal y creció en Ramos Mejía en el seno de una familia judía. Siendo apenas una niña comenzó a desarrollar su pasión por la cocina. Silvia recibió sus primeras lecciones de su madre, en cuyos platos el amor era un ingrediente infaltable. Se recuerda observando atentamente cada paso en la preparación de los platos con los que sus bobes deleitaban a todos. La cocina era el corazón de la casa. Dirige "La Bobe Cool", un proyecto en el que se dedica a reinventar recetas típicas de la cocina judía en platos 100% vegetarianos, contemplando siempre el cuidado del medio ambiente. La espontaneidad y la inventiva son sus sellos culinarios.