A los pastelitos calientes…

pastelitos calientes
Festejamos el día de la Patria con los clásicos pastelitos adaptados a una versión saludable. 
Corrían los tiempos de guardapolvo blanco… Impecable, con botones y martingala. Años de potafolio marrón y zapatitos de charol. Era en aquellas épocas que se nacía para ser dama antigua o negrita mazamorrera.

 Jajajajaja. Vamos, ¡no me digas que no te tocó en la primaria?!! De una o de otra. En lo que a mí respecta, todos los años, indefectiblemente, me correspondía hacer de negrita. Me ponían vestidito a lunares con un delantal blanco de puntillas y un pañuelo en la cabeza, atado con nudito adelante -como esos que venían en el Billiken retratando las  lavanderas- y me pintaban la cara con corcho quemado. Pasaba por la sesión de fotos y corriendo al acto patrio.

A mi mamá le gustaban las cosas realistas así que me mandaba con una canastita de mimbre y pastelitos “de veras” para repartir en la escuela. Así salía yo cada acto de la patria, con la colaboración de cada uno de los miembros de mi familia: mi madre me hacía el disfraz, mi abuela aportaba los pastelitos crujientes y sabrosos de membrillo y mi papá diseñaba algún detalle de mis canastos y me recomendaba que pregonara “A los pastelitos calientes!!! Para las viejas sin dientes!

Hoy, después de 14 actos vestida de negrita -porque me tocaba para el 25 de Mayo y el 9 de julio- me pregunto si las maestras no lo hacían para disfrutar de los pastelitos de mi abuela…

En fin, como siempre digo, la cocina tiene esa belleza de la remembranza, del recuerdo que se hace presente justo ahí: donde el corazón vibra directo desde el paladar. 

Y hoy, aprovechando el festejo patrio, decidí traer una receta de pastelitos, un poco más saludable: veggie y de cassis!

A los pastelitos calientes

Esta receta de pastelitos está un poco aggiornada y con toque personal. Espero que la disfrutes

Ingredientes (para 12 pastelitos)

Masa

  • 500 gr de harina integral.
  • 150 cm3 aceite + aceite para untar + aceite para freír.
  • 1 huevo vegano de chía (2 cucharadas de semillas de chía con agua hasta formar mucílago).
  • 1 cdta de sal.
  • Agua con hielo cantidad necesaria.
  • Azúcar cantidad necesaria.

Relleno

  • 250 gr de cassis.
  • 50 gr de azúcar moscabo.
  • 70 cm3 de agua.
  • 1 cda sopera de almidón de maíz.

Amasando pastelitos

La masa de los pastelitos clásicos es una masa hojaldrada, lo que les confiere el sabor crocante. En este caso, vamos a trabajarla un par de veces para que el resultado sea crocante, aunque no se abra.

Primero hacemos una corona con el harina integral y espolvoreamos la sal. Luego, en el hueco del centro, vamos colocando el aceite hasta integrarlo a la masa. 

Luego incorporamos las semillas de chía hidratadas y de a poco vamos aportando agua a la masa.

La vamos trabajando con la punta de los dedos, amasando muy poco, hasta formar un bollo homogéneo que vamos a envolver en papel film y llevar a la heladera entre 10 y 20 minutos dependiendo de la temperatura que tenga. 

La retiramos, estiramos con palo de amasar y le ponemos un chorrito de aceite que vamos a distribuir con la mano hasta cubrir la masa. Plegamos la masa en tres, hacia dentro y luego doblamos a la mitad. volvemos a estirar y luego a formar el bollo. Volvemos a enfriar la masa. Esta operación tenemos que repetirla 3 veces. 

Una vez que la masa se haya enfriado de nuevo (ojo que no nos tiene que quedar fría y dura como piedra!) ahora sí la estiramos cortando cuadraditos de 10 cm x 10 cm. 

Colocamos una cucharada de relleno en la mitad de los cuadrados y utilizamos los demás como tapa. El cuadrado lo colocamos   alternando las puntas con el otro y después plegamos las puntitas en cuatro. 

Relleno de cassis

La verdad es que no soy muy afecta al dulce de membrillo, así que busqué una alternativa más a mi gusto para estos pastelitos, pero por supuesto que podés hacer el relleno con la fruta que te resulte más sabrosa. Eso sí, hay que tomar en cuenta que si la fruta tiene mucho líquido -como por ejemplo la naranja o el ananá- hay que poner un poco más de fécula de maíz. 

Mezclamos el agua fría con la fécula de maíz y reservamos; luego, en una ollita (si es de triple fondo mejor) colocamos el cassis, el azúcar y llevamos al fuego medio alto. 

Cuando vemos que ya tomó temperatura, agregamos la mezcla de fécula y agua y comenzamos a revolver. La pasta va espesarse rápidamente. Dejamos que rompa el hervor, y esperamos 1 minuto para asegurarnos que la fécula está cocida. Apagamos y dejamos que entibie para rellenar los pastelitos.

Finalmente, los freímos con aceite de girasol y los espolvoreamos con azúcar. 

Ahora a pregonar a la familia que tenemos pastelitos calientes ¡Feliz 25 de Mayo!

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Mariángeles Dallavía es licenciada y profesora en Comunicación Social… Bahh, en realidad no. Eso es lo que estudió. ¡Vamos de nuevo! Se formó en comunicación y educación, y luego buscó conocer más sobre tecnologías digitales. Ejerció como profesora universitaria; capacitador y maestra de informática para adultos mayores. Pero, como la vida tiene de esos maravillosos virajes que dejan abrazada a una duda… Hace algunos años abandonó la educación formal y se mudó a la cocina: ahora da talleres de transición a la cocina conciente y vegana. Plantea que su perfil de comunicador le ha mostrado que las palabras pueden sanar y que la comunicación hace posible el cambio. Por otra parte, dice que la tecnología le ha facilitado su vocación de conectar con el mundo y los otros, vicio que despunta a través del blog Cocina Verde Pasión. Ángeles (para los amigos), es una persona ávida de nuevos conocimientos, va armada por la vida con una curiosidad insaciable. Se dice enamorada del aikido y apasionada por la montaña. Fiel creyente de que cada día es una nueva oportunidad para andar un camino y escribir una historia. Podés encontrarla en: Facebook, Instagram, Twitter o Google+. Más sobre Mariángeles: https://about.me/mariangeles.dallavia​