Leicaj, el bizcochuelo judío tradicional

leicaj
Tentate con este bizcochuelo dulce y esponjoso tan representativo de la cocina judía. ¡Aprendé a hacer leicaj y sorprendé a todos!

Si cierro bien los ojos y me concentro aún puedo percibir el humeante aroma del leicaj recién salido del horno de la casa de la infancia. Mi mamá, con gruesas manoplas, lo acercaba a alguna ventana entreabierta y yo cada tanto me acercaba para olerlo y palpitar la merienda. Es que este bizcochuelo dulce y esponjoso, es tan representativo de la cocina judía como los knishes, los pletzalej y los kreplaj.

Como muchas veces sucede en la cocina -al igual que en la vida- la receta es una y a la vez muchas y nadie tiene la verdad absoluta. Hay infinidad de maneras de preparar el Leicaj: con miel, sin miel, con manzana, con nueces, con pasas de uva. Yo aquí les acerco la manera más sencilla de hacerlo (porque creo que lo sencillo siempre está más cerca de la verdad), para que ustedes, como un lienzo en blanco, le pinten su impronta (¡después me cuentan!).

Leicaj

Ingredientes (para 12 porciones)

  • 8 huevos.
  • 175 gr. de azúcar.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 200 gr.de harina leudante.
  • 3 cucharadas de aceite neutro.
  • Azúcar impalpable para espolvorear a gusto.

Preparación

1-Colocar los huevos en un bol, agregar el azúcar y batir hasta obtener una preparación espumosa.

2-Perfumar con la esencia de vainilla e incorporar, de a poco, la harina leudante, uniendo en forma envolvente y suave, para no bajar el volumen del batido. Incorporar el aceite y mezclar con cuidado.

3-Forrar con papel manteca un molde cuadrado de 24 cm de lado y paredes altas. Pincelar con aceite y verter el batido.

4-Llevar al horno y cocinar durante 35 minutos aproximadamente a temperatura mínima.

5-Retirar, dejar enfriar y desmoldar.

6-Servir solo o espolvoreado con azúcar impalpable.

El leicaj es el bizcochuelo típico de las festividades judías. Con o sin miel. Blanco, amarillo o más oscuro, lo importante es que su sencilla presencia invita a compartir las alegrías de la vida a través de un bocado dulce que enlaza sentimientos comunes a todos.

Es el complemento ideal para acompañar un delicioso té.

¡¡Qué les salga rico!!

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Silvia Kessler nació en Capital Federal y creció en Ramos Mejía en el seno de una familia judía. Siendo apenas una niña comenzó a desarrollar su pasión por la cocina. Silvia recibió sus primeras lecciones de su madre, en cuyos platos el amor era un ingrediente infaltable. Se recuerda observando atentamente cada paso en la preparación de los platos con los que sus bobes deleitaban a todos. La cocina era el corazón de la casa. Dirige "La Bobe Cool", un proyecto en el que se dedica a reinventar recetas típicas de la cocina judía en platos 100% vegetarianos, contemplando siempre el cuidado del medio ambiente. La espontaneidad y la inventiva son sus sellos culinarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *