Hoy… ¿qué merendamos?

Licuar los alimentos permite incorporar líquidos a nuestra dieta que colaboran con la misión fundamental de mantener el cuerpo bien hidratado.

Para prepararlos solo es necesario licuar los ingredientes que queremos, con cualquier máquina que nos lo permita. Como resultado, se obtienen líquidos con deliciosos gustos naturales que también son una fuente de enzimas, vitaminas, minerales y antioxidantes muy efectivos, ya que su digestión es muy rápida y en consecuencia, los nutrientes pasan rápidamente a la sangre.

Aunque se trate de líquidos hay que tener en cuenta que es necesario insalivarlos correctamente.

Siempre que queramos disfrutar de una de estas preparaciones es importante que las elaboremos nosotros mismos y que utilicemos productos orgánicos.

Para acompañar nuestro licuado de hoy, proponemos unas riquísimas trufas de nuez, las cuales se elaboran en simples pasos, para que si te agarró hambre por la tarde, tengas una opción simple y sana.

Es la merienda ideal para una tarde de otoño, cuando el sol baja temprano y comienza nuevamente a refrescar, que se pueda consumir sin culpa, ya que nada es industrial, todo es natural, biológico y vegetal.

Choco-avena

Para 2 vasos:

  • Avena gruesa: 20 gramos
  • Agua pura: 200 cc
  • Bananas bien maduras: 2 unidades
  • Cacao amargo: 5 gramos
  • Esencia de vainilla: a gusto
  • Canela: a gusto

¿Cómo la hacemos?

  • Hidratar la avena al menos 1 hora y hasta 8 horas en agua pura.
  • Con la avena ya hidratada vamos a hacer una horchata de avena, incorporándola a la licuadora o mixer junto con el agua y la vamos a licuar. En este punto tenemos la opción de hacer una horchata más homogénea y ligera filtrándola por un lienzo o por un colador, o la opción de no filtrarla y que sea más viscosa y densa.
  • Después de decidir cómo será la horchata, le agregaremos el resto de los ingredientes y volveremos a licuarla.
  • Servirla fría o a temperatura ambiente y tratar de consumirla dentro de las 2 horas de haberla preparado.

Trufas de nuez (10 unidades)

  • Nueces: 20 gramos
  • Girasol: 10 gramos
  • Dátiles o pasas de uva negras: 20 gramos
  • Coco rallado: 5 gramos
  • Canela en polvo: a gusto
  • Ralladura de naranja: ½ unidad

Y ahora…

  • Hidratar las nueces y el girasol en el doble de agua durante toda la noche (8 horas). Luego escurrir el agua restante y secar las semillas en una sartén por 1 minuto para que no tengan líquido superficial. Para esto lo ideal es un deshidratador ya que seca el producto sin necesidad de exponerlo a temperaturas altas, pero esta es la opción que tenemos en casa si no tenemos deshidratador.
  • Descarozar los dátiles y/o pasas de uva.
  • Luego de secar las semillas, en la licuadora, procesadora o mixer incorporarle la mitad del coco rallado y formar un símil harina. Incorporarle los dátiles o pasas de uva y volver a procesar hasta que se forme una masa maleable y consistente. Formar las trufas de un tamaño moderado para controlar la ansiedad de comerlas todas juntas.
  • Rallar la cáscara de naranja, mezclarla con el resto del coco y la canela, y encocar las trufas.
  • Reservarlas en la heladera por al menos 30 minutos para que se homogeinicen los sabores. Se pueden reservar por 3 días en la heladera bien cubiertas.
  • Con esta preparación se pueden elaborar también tapitas de alfajor o masas de tartas dulces, ¡NO TE LA PIERDAS!

Disfrutemos los momentos de la cocina para estar con nuestros hijos, ellos son el tesoro más preciado que tenemos, no solo por ser parte de nuestra creación, sino por ser nuestros mayores maestros. Pongámonos el gorro de cocinero y dejemos que sus instintos nos absorban.

¡Por más salud y más arte! Namasté.


1796661_10152389540333341_3044311871407715107_nMATÍAS AMADASI *Cocina sin fuego*

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matías). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el  yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas: es el alimentarse y nutrirse.

Para conectarte con Matías

Facebook

www.matiasamadasi.com.ar

 

 

 

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.