Escabeche de algas marinas

Pensamos en escabeche e inmediatamente lo asociamos a berenjena, morrón o pepinillos. Pero ¿alguna vez pensaste en un escabechado de algas? ¡Disfrutá del sabor y las propiedades de las algas en esta deliciosa versión!

Pensamos en escabeche y muchas veces lo asociamos a berenjena, morrón, pepinillos y hasta de algún animal (que por supuesto personalmente no lo recomiendo).

Pero ¿alguna vez pensaste en un escabechado de algas? Las algas son un gran alimento, con mucho sabor en su estructura y un gran aporte nutricional. Cada alga, según cual sea, va a contener muchísimas propiedades alimenticias y nutricionales. Entonces, tener una preparación tan simple y práctica como es un escabeche nos va a permitir tener a disposición el consumo de algas y que ellas puedan formas parte de nuestra alimentación diaria.

Las algas son un gran alimento, con mucho sabor en su estructura y un gran aporte nutricional.

Hoy me interesa nombrar algunos beneficios del alga wakame:

  • Tiene un gran aporte de proteínas.
  • Posee en su composición vitaminas del complejo B, C, ácido algínico, yodo, calcio, hierro y magnesio además contiene casi todos los minerales presentes en el agua de mar.
  • Es anticoagulante, potencia las defensas y reduce el riesgo de cáncer de pulmón.
  • Es muy alcalinizante y está indicada para hipertensión y cardiopatías.
  • Mejora la piel y cabello.
  • Se la emplea para purificar la sangre de las embarazadas y también después del parto ya que posee propiedades antibacterianas.
  • Mitiga el efecto tóxico de la nicotina.

Escabeche de algas wakame

¿Qué necesitás?

  •  50 gramos de algas wakame o kombu.
  • dientes de ajo.
  • cebolla.
  • zanahoria.
  • hoja de laurel.
  • 50 cm3 de jugo de limón o vinagre de manzana.
  • cucharada de sal del Himalaya.
  • Pimienta en grano a gusto.

Elaboración

  1. Si elegís realizarlo con alga kombu previamente hidratalas en agua durante aproximadamente 30 minutos.
  2. Mientras cortá la cebollas en pluma o en cubos, la zanahoria en láminas o cubos del mínimo grosor posible y picá los ajos.
  3. A los ingredientes anteriores agregarles sal y limón, y los masajeamos para que se ablanden sus fibras. Luego del masajeado dejamos marinar durante mínimo 20 minutos.
  4. En este momento le retiramos el líquido que a desprendido y lo reservamos para otra preparación.
  5. En otro bowl mezclamos el limón (o vinagre de manzana), el aceite, la sal, el laurel y la pimienta en grano hasta que esté toda la preparación homogénea.
  6. En un frasco esterilizado incorporamos los ingredientes sólidos y volcamos sobre ellos la emulsión de los líquidos. Procurar llenar el frasco de ser posible así previene descomposición del producto.
  7. Dejá por lo menos 1 día que los sabores se unifiquen e intensifiquen y luego comenzá a disfrutarlos.

No olvides que nuestro cuerpo se compone de mas de un %60 de agua de mar. Las algas van a ayudar a nutrir como mínimo ese porcentaje de nuestro cuerpo, entendiendo que somos parte del mar y amigándonos con los vegetales marinos como son las algas.

Cociná con tus hijos, prepará tus alimentos, no olvides que la cocina es un espacio de arte y creatividad.

¡Por mas arte y mas salud!

Constructor de PAZ

Matias Amadasi

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias). Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.