Eloísa

alimentación saludable
Margarita es Chef especializada en alimentación consciente, estudiosa y muy organizada. Su segunda hija, Eloisa, le hace replantearse seriamente sus métodos.

Es junio de 2012, acabo de cumplir 31 años y mi segunda hija, con 5 meses y medio y 2 dientes en su lugar, está lista para comenzar su alimentación fuera de la leche materna. Eloísa nació el 1 de enero de 2012, año del apocalipsis, año del fin del mundo – algunos agregan “así como lo percibimos” -. Eloísa es la primer bebé nacida este año en el Hospital de Bariloche.

En cuanto fue concebida, comencé a armar el programa de alimentación para sus primeros 3 años de vida. Estaba sumamente emocionada, inspirada, feliz con esta actividad. Poder darle la mejor alimentación y, con esta experiencia, poder explicarles a otros como hacerlo.

Desde mi más tierna infancia me encantó estar en la cocina: ver, oler, saborear. Ser la asistente de papá mientras mezclaba ingredientes era fascinación para mí. Él insistía que las recetas eran trabas, imposible contar con todos los ingredientes; abrir la heladera y crear con lo que había era su manera. Este “sin reglas” que vivíamos en esta esfera era radicalmente opuesto a lo que sucedía en el resto de la casa y en el resto de mi pequeña vida.

Pasaron los años y la cocina fue transformándose en mi lugar seguro.

En 1998, en agosto, un día y de repente, le diagnosticaron a mi mamá insuficiencia renal crónica, 12% de funcionalidad dijeron que le quedaba. Diálisis y trasplante junto con muerte y sobrevida comenzaron a ser de pronto y porrazo palabras de uso corriente. Los médicos le explicaron que los procesos tardaban, que había que organizar, y el mientras tanto era una lista larguísima de lo que no debía comer. De pronto mamá sólo comía lechuguita y para peor ¡sin sal! Mientras nuestros platos continuaban contando con el tradicional ‘carne al horno con papas’, mamá miraba con tristeza su plato sin gracia ni gusto. Verla me angustiaba, Angustiarme me generaba querer cambiar su realidad. “¿Qué es lo que podés comer?”, “¿Qué le hace bien a los riñones?”. Las respuestas no parecían estar a la vuelta de la esquina y google todavía no existía. Así comencé a pasar horas en las librerías investigando y otras horas en la cocina creando. Ver a mamá sonreír frente a un plato que le hiciera bien era mi meta diaria. ‘Rico y que haga bien’ comenzó a ser el regalo que quería darles a todos. Mi madre con este cambio de alimentación, junto a un cambio de vida radical – una cosa fue llevando a la otra – pasó 10 años sin diálisis, ni trasplante.

Volvemos al año 2012, auto-nombrada “Chef naturista especializada en alimentación consciente” doy cursos y retiros en diversas ciudades, cocino y enseño a cocinar a personas con diversas enfermedades. Soy una máquina de crear programas de alimentación, menúes para cada caso. El de Eloísa ya está pronto y listo para poner el práctica.

Comenzamos con las agüitas de semillas y frutos secos de bajo contenido oleico. Primera reacción: cierra la boca, no hay manera. Van pasando los días, Eloísa no parece pronta a alimentarse de algo que no sea leche materna. Empiezo a probar diferentes opciones, con cucharita, con el dedo, en una mamadera. No hay caso.

Van pasando las semanas, pasamos a las papillas. La reacción es cada día peor. Sólo ponerla en la sillita de comer, que el griterío empieza… ¡y no para hasta que yo desista con la tentativa!

Sigue pasando el tiempo, Eloisa cumple 11 meses, sólo mama y dentro mio una neurótica imposible de suavizar había nacido. A nuestro lado, siempre presente, mi hija mayor Ema espera que termine el show para comerse papillas y saborear mamaderas. Mi único rescate interno son las palabras de mi madre “Nunca vi una persona de 30 años que siga mamando”.

Todos los programas internos caen sin vueltas, todo lo enseñado en los cursos está siendo bombardeado y destruido con mi vivencia con Eloísa.

Con 11 meses y solo mamando, es una niña extremadamente fuerte, robusta, intensa e inquebrantable.

Un día, estaba en los brazos de Agustín, su papá, mientras comía una tarta de vegetales al curry. Eloísa, mirando hacia la tarta, dice “Amm” y así, bajo nuestra mirada atónita, ingiere su primer alimento: ¡una tarta al curry!

Al día siguiente, preparo feliz su papilla, porque ¡finalmente empezó a comer! La siento en su sillita y el griterío empieza. El mundo se me viene abajo nuevamente. Llegué a mi límite. Y como pensando en voz alta, le pregunto “¿Qué querés, Eloísa?”. Me señala la cocina, la saco de la sillita, la siento en la mesada. Señalando la olla de arroz, dice “Amm”. Le acerco la olla y una cuchara y empieza a comer, y come, y come, ¡y come! Sentada en la mesada, con una cuchara, de la olla misma, Eloísa come.

Así una nueva relación nace entre nosotras: ¿Eloísa, qué querés?

Y sentada en la mesada ella come lo que decide.

Hoy tiene 6 años, prácticamente sólo come arroz, no come casi verduras, y nunca probó una fruta. Come cuando quiere, cuando tiene hambre y nunca jamás se deja influenciar. Es una niña saludable en cuerpo, mente y espíritu.

Ha quebrado hasta el último de mis programas sobre alimentación y buena salud. Me he reinventado gracias a ella. Hoy ya no hago programas para la salud de las personas, hoy escucho a las personas, me conecto con ellas y las acompaño en el cambio a hábitos más saludables.

Eloísa es mi maestra, mi guía. Te invito a que encuentres a tu Eloísa también.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Margarita Nudemberg Chef especializada en Alimentación Armónica y Consumo Responsable. Coach en Cambio de Hábitos. Integrante de SlowFood. Desde 2001, profundiza como chef en diversas filosofías culinarias: macrobiótica, veganismo, alimentación viva, agroecológica, sin gluten. Hace 9 años, guía cursos y retiros en Argentina, Uruguay y Brasil. Centra su trabajo en incentivar la experimentación, devolviendo a cada uno el poder de recuperar la salud y la alegría por medio del cambio de perspectiva. La Cocina Armónica es una herramienta puente y parte de la solución a una Consciencia Plena. Plenos de salud física, mental, emocional y espiritual, responsables de nuestro camino personal. ArteSana de Cocina – Escuela de Alimentación Armónica y Consumo Responsable . [email protected] // Whatsapp +54 9 294 4966743