El poder sanador de los baños terapéuticos

El agua es, en si misma, curativa. Si le agregamos plantas medicinales, aceites esenciales o sales, el efecto sanador se multiplica. Aprendé sobre el poder de los baños terapéuticos.

La piel es uno es los órganos emuntorios junto con  los pulmones, los riñones y el intestino grueso. Esto significa que es uno de los órganos a través del cual nuestro cuerpo elimina toxinas. Gracias a la piel podemos ayudar a limpiar los riñones, los pulmones o el sistema digestivo. Además de esta propiedad eliminatoria, la piel tiene también la cualidad de absorber a través de sus poros.

Hoy les voy a proponer que aprovechemos el momento del baño para sanar, que nos beneficiemos con las propiedades de un baño al que le añadiremos plantas medicinales, aceites esenciales, sales o arcillas. Hipócrates decía: “El camino hacia la salud es tomar un baño aromático y un masaje de esencias cada día”

El agua en sí misma es terapéutica. Muchos antiguos naturópatas  ya trabajaban con las curas de agua y recordemos también la importancia que le daban al baño las antiguas civilizaciones como los egipcios, griegos, romanos… Todos ellos se beneficiaban de las propiedades salutíferas del agua, para muchos de ellos, incluso, formaba parte muy importante de sus vidas sociales.

El agua en sí misma es terapéutica.

Un baño terapéutico no es un baño al que le añadimos al agua “sales de colores”, “perlas aromáticas”, “burbujas de espuma” o similares productos químicos que venden en las tiendas de perfumería, que lo único que provocan es dañar de nuestra epidermis, envejecerla prematuramente o bloquearla de tal manera que no pueda realizar correctamente sus funciones de eliminación. En el baño terapéutico agregamos al agua plantas medicinales, aceites esenciales o sales marinas para beneficiarnos de sus propiedades en un uso externo; gracias al efecto dilatador que el agua ejerce sobre los poros, los principios activos de la planta o del aceite, penetrarán fácilmente a través de nuestra piel.

En el baño terapéutico agregamos al agua plantas medicinales, aceites esenciales o sales marinas para beneficiarnos de sus propiedades a través del uso externo.

Muchas plantas medicinales se pueden emplear de forma externa y sus propiedades serán absorbidas por la piel, siendo sobre todo muy beneficiosas para afecciones del sistema músculo- esquelético. De todas maneras los principios activos de las plantas medicinales pueden llegar a la sangre, por lo tanto también podemos hacer un baño terapéutico con el fin de depurarnos o de estimular nuestro sistema inmune. Asimismo, a través del vapor de agua inhalaremos las esencias, los aromas y los vahos de las plantas, beneficiando al sistema respiratorio, dilatando bronquios y ayudando a eliminar mucosas, y estimulando al sistema nervioso, en el caso de depresiones, o calmándolo, en el caso de ansiedad.

Baños terapéuticos con plantas medicinales

Lo primero que haremos será preparar una infusión concentrada de la planta que elijamos. La cantidad aproximada será de 200 gr de hierbas por litro de agua. Ese litro de infusión es el que añadiremos al baño que hayamos preparado. Hay que procurar que la temperatura no sea extrema, ni muy caliente ni muy fría, lo ideal es que sea a temperatura del cuerpo o ligeramente más caliente; con temperaturas extremas se puede provocar una posterior hiperemia y obtener un efecto contrario al que deseábamos. Se puede elegir una sola planta para hacer la infusión o combinar varias, aunque no recomiendo combinar más de tres -utilizar muchas plantas no nos asegura obtener mayores beneficios, sino todo lo contrario-. El tiempo ideal del baño es de 20-25 minutos y, algo muy importante a recordar, es no utilizar ningún tipo de jabón.

  • Baño antirreumático. En general, para cualquier afección que produzca dolores, rigidez o inflamaciones en el aparato musculo esquelético, utilizaremos plantas con propiedades antiinflamatorias, analgésicas, depurativas o remineralizantes como por ejemplo romero, lavanda, jengibre, árnica, harpagofito o cola de caballo. Ayudarán a aliviar dolores, tonificar los músculos, desinflamar las zonas afectadas y conservar el calor en el cuerpo, especialmente en el caso del jengibre. Para los casos de dolores óseos son muy efectivos los baños de salvia.
  • Baño para  afecciones pulmonares. Tanto para resfriados, como faringitis, bronquitis, sinusitis u otitis, realizaremos los baños con plantas expectorantes, balsámicas y antisépticas como pueden ser por ejemplo el eucalipto, pino, romero o la manzanilla.
  • Baño para  infecciones genitales. Se pueden hacer como baño de asiento o de cuerpo entero. Para casos de cistitis realizaremos los baños con tomillo, brezo y  malva. Para los casos de candidiasis utilizaremos una infusión de milenrama y bardana.
  • Baño  para afecciones piel. Para casos de acné, forúnculos, dermatitis, úlceras o psoriasis utilizaremos plantas astringentes, antisépticas y antiinflamatorias como por ejemplo la caléndula, la lavanda, la bardana o el hipérico .
  • Baño para las varices. Utilizaremos la infusión de  espino blanco, ciprés, jengibre o de melioto . Empezar el baño con el agua templada y permanecer hasta que se enfríe.
  • Baño  relajante para la ansiedad. Plantas sedantes como la lavanda, valeriana o el tilo son ideales para estos baños.
  • Baño para reforzar el Sistema Inmune. Utilizaremos el tomillo, el romero o la equinácea.

Baño terapéutico con Flores de Bach

Las esencias de las Flores de Bach también pueden ser utilizadas en el baño. Colocamos unas 20 gotas del frasco concentrado en la bañera y así recibimos el beneficio de la flor a través de la piel. Muy recomendable para realizarlo a la noche, antes de acostarse.

Baño terapeútico con Sales

  • Baño con Sales de Epson. Es un baño muy efectivo para dolores musculares óseos. Mejora la circulación sanguínea, disminuye la presión arterial (cuidado las personas hipotensas), proporciona beneficios sobre el sistema digestivo, alivia el estrés, la fatiga y el insomnio. El baño se tiene que realizar añadiendo a la bañera con agua una taza de Sales de Epson (sulfato de magnesio) y dejando que sea absorbida por la piel. Después secar sin friccionar para que las sales sigan penetrando. Es un baño de potencia alta, no se debe realizar frecuentemente.
  • Baño depurativo con Sales Marinas. Lo realizamos llenando la bañera con agua caliente y echando un kilo de sal marina (que no esté refinada). Al introducirnos en el agua caliente -que además está muy salada- se produce un efecto de osmosis a través del cual el agua de nuestro cuerpo sale arrastrando toxinas y transpirando CO2 con lo que ayudaremos de una forma fácil a alcalinizar nuestro cuerpo.

Baños terapéuticos con aceites esenciales

Esperamos a que se llene la bañera y añadimos no más de seis gotas de los aceites esenciales indicados, removiendo el agua antes de ingresar a la bañera para no sentarse justo encima de ellos.

Baño para la hipertensión. Añadir los siguientes aceites esenciales: 2 gotas de ylang ylang, 2 gotas de lavanda y 2 de mejorana.

Baño para estimular el sistema inmune. 2 gotas de aceite esencial de limón, 2 gotas de aceite esencial de  semilla de zanahoria y 2 gotas de aceite esencial de árbol de té.

Baño para la depresión. La mezcla será de  2 gotas de aceite esencial de rosa, 2 de aceite esencial de ylang ylang y 2 de aceite esencial de salvia.

Baños terapéuticos con arcillas

Baño con arcilla verde. Se le añade al agua de la bañera un par de puñados de la arcilla. Al salir no enjuagarse, secarse suavemente y vestirse rápidamente para que la arcilla se siga absorbiendo por la piel. Es un baño tonificante de músculos y huesos y nos ayudará a eliminar la fatiga. También se puede hacer con arcilla roja.

Es importante evitar los baños terapeúticos en embarazadas. Muchas plantas o aceites esenciales pueden tener propiedades emenagogas (aumentan el flujo menstrual) o oxitócicas (provocan contracciones uterinas), por lo que pueden resultar abortivas.

En niños es importante igualmente consultar las dosis con un profesional.

¡Regalate unos minutos de placer y cuidado a través de los baños terapéuticos!


jabon-naturalLaura Duarte es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Zaragoza. Durante casi 10 años se dedicó al mundo de las finanzas, hasta que se dió cuenta de que no se encontraba en el camino correcto. Tras abandonar su antiguo empleo, comienza a formarse en lo que realmente le apasiona: técnicas para alcanzar de forma natural el estado de salud. Actualmente es Técnico Naturópata, con formación en Trofología, Herbología, Agentes Naturales de la Salud, Kinesiología, Auriculopuntura y Flores de Bach. También se formó como Terapeuta en Ayurveda, especializada en la alimentación, Masaje Terapeútico Abhyangam y Marmaterapia. Es además Terapeuta Profesional de Reiki y ha realizado cursos sobre Inteligencia Emocional y Mindfulness. En formación continua, asegura que su aprendizaje no terminará nunca: “una vez que encuentras el camino, no lo quieres terminar”. Encontrala en su blog:lamasfelizdelmundo.com

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***