Majschi, un plato judío 100% vegetariano

cocina judía vegetariana
Te convidamos con este exquisito plato judío y te contamos cuáles son sus ingredientes secretos.

Para que un plato de cocina judía vegetariana, así como cualquier otro, nos deje ‘algo más’ que una simple combinación se sabores es necesario algo importante.

Quizá en estos tiempos de tanta velocidad lo verdaderamente sea urgente recordar que las mejores cosas de la vida llevan tiempo: ver crecer un hijo, aprender algo nuevo, que un árbol de frutos o que un proyecto se afiance.

El arte de cocinar me enseñó la importancia de conocer la calidad de los alimentos, me dio la posibilidad de desplegar la creatividad en cada plato y, por supuesto, hizo que comprendiera el valor del tiempo. Muy pocas de las cosas que realmente valen la pena se hacen de golpe.

Y ese es, precisamente, el gran secreto de la receta de la cocina judía vegetariana que comparto aquí: el largo tiempo de cocción necesario para que el resultado sea tierno y delicioso. Recuerdo que mis bobes dedicaban largas horas a este plato y hoy, siendo bobe también, estoy segura de que aquello era un gran acto de amor. Si la comida no tiene afecto, está vacía. El amor es el ingrediente indispensable que hace más gustosos los platos y la vida.

¡Que disfruten de está sabrosa cocina judía vegetarina!

 Majschi, un plato de la cocina judía vegetariana

Ingredientes (para 4 porciones)

  • 8 cebollas medianas.
  • 8 zucchini medianos.
  • 8 ajies verdes medianos.
  • 8 hojas grandes de repollo pasadas por agua hirviendo.

 Para el relleno:

  • 1/4 kg. de arroz yamaní  o integral.
  • 1 cebolla grande rallada.
  • 2 tomates grandes, sin piel, picados. Un tip muy sencillo para pelar los tomates: sumergilos en agua hervida unos minutos, al retirarlos la piel se ‘despega’ con muy poco esfuerzo.
  • Sal marina y pimienta: a gusto.
  • 1 cucharada de azúcar.

Para la salsa:

  • 8 tomates.
  • 2 tazas de agua o caldo de verduras.
  • Sal y pimienta.
  • 3 cucharadas de azúcar.

Manos a la obra

  1. Ahuecar las cebollas, los zucchini y los ajíes, quitándoles el centro. Reservar.
  2. Para el relleno: cocinar el arroz en abundante agua (con sal marina a gusto). Una vez cocido mezclar con la cebolla rallada, los tomates picados y los condimentos.
  3. Rellenar las cebollas, los zucchini y los ajíes. Reservar.
  4. Extender las hojas de repollo tiernizadas, distribuir un poco del relleno del lado de la nervadura, arrollar y armar un niño envuelto (mis bobes los llamaban prakes) o paquetito. Reservar.
  5. Para preparar la salsa, mezclar los tomates pelados y picados con el agua o caldo y los condimentos.
  6. Colocar cada tipo de verdura rellena en un recipiente distinto, ya que se cocinan en tiempos diferentes y es importante que conserven sus formas.
  7. Distribuir el puré de tomate en los cuatro recipientes con verduras rellenas. Tapar y cocinar a temperatura mínima. Si fuere necesario, agregar más líquido durante la cocción. Los zucchini, los ajíes y los niños envueltos se cocinan en aproximadamente una hora. Las cebollas tardan un poco más de tiempo.
  8. Retirar, servir con la salsa de tomates y ¡disfrutar en buena compañía!

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Silvia Kessler nació en Capital Federal y creció en Ramos Mejía en el seno de una familia judía. Siendo apenas una niña comenzó a desarrollar su pasión por la cocina. Silvia recibió sus primeras lecciones de su madre, en cuyos platos el amor era un ingrediente infaltable. Se recuerda observando atentamente cada paso en la preparación de los platos con los que sus bobes deleitaban a todos. La cocina era el corazón de la casa. Dirige "La Bobe Cool", un proyecto en el que se dedica a reinventar recetas típicas de la cocina judía en platos 100% vegetarianos, contemplando siempre el cuidado del medio ambiente. La espontaneidad y la inventiva son sus sellos culinarios.