Viajar en bicicleta: medidas de seguridad

La bicicleta es el medio de transporte ideal para viajar lento y disfrutar del momento. Como la mayoría de las rutas están pensadas para vehículos motorizados, lo ideal es tomar algunas medidas de seguridad básicas para cuidarse uno mismo.

Banner

La bicicleta es el medio de transporte ideal para viajar lento y disfrutar del momento. Como la mayoría de las rutas están pensadas para vehículos motorizados, lo ideal es tomar algunas medidas de seguridad básicas para cuidarse uno mismo.

En esta nota te presentamos nuestras recomendaciones desde la experiencia de haber pedaleado casi 6.000 km por distintos tipos de ruta.

revista-ahora2

 

  • Pedalear en el sentido de los autos, sobre la línea blanca:

Algunas rutas cuentan con banquina asfaltada y en buen estado, en ese caso pedalear por ahí. De lo contrario, hacerlo por la línea blanca y bajar a la banquina sólo si es necesario.

Cuando vengan camiones y/o colectivos –de frente o de atrás- y al mismo tiempo esté pasando otro vehículo es recomendable bajar a la banquina para evitar que pasen muy cerca y se desequilibre tu bicicleta.

  • Evitar RUTAS MUY TRANSITADAS SIN BANQUINA:

Hay rutas muy transitadas que tienen banquinas en excelente estado y se puede pedalear de manera segura. Cuando son muy transitadas, de un solo carril y sin banquina en lo posible es conveniente evitarlas. ¿Cómo? Muchas veces hay caminos alternativos que pueden llegar a ser un poco más largos pero más tranquilos.

  • PEDALEAR DE DÍA:

Pedalear con luz solar permite que los vehículos te divisen más fácilmente. Además, en nuestra opinión, es la mejor forma de disfrutar del paisaje. Hay muchos ciclistas que les gusta pedalear de noche –especialmente cuando las temperaturas son muy elevadas-. Nosotros no lo recomendamos.

  • Usar casco:

Por más que a veces resulte un poco incómodo, puede llegar a salvar tu vida.

  • Usar pechera reflectiva:

Recomendadas para rutas muy transitadas o cuando la visibilidad no es buena –días de lluvia, mucha neblina o poca luz-.

revista-ahora3

  • Usar espejo retrovisor:

Es muy útil ya que permite controlar el tránsito que viene detrás. Para nosotros los mejores son los de motos –se pueden adaptar a la bicicleta-. Los de plástico se rompen o salen muy seguido.

  •  Usar luces:

Existen luces para el casco y la bicicleta. Lo recomendable es usarlas en días muy nublados o con mucha neblina y, obligatoriamente, de noche. Para atrás de color rojo y para adelante blanco.

  •  En bajada ir frenando:

Algunos caminos tienen bajadas muy pronunciadas y la bicicleta puede llegar a tomar altas velocidades -60 o 70 km/h-; es conveniente ir frenando porque puede ser muy peligroso.

Frenar con ambos frenos ya que si uno va a alta velocidad y frena con un solo freno –especialmente el de adelante- se puede bloquear la rueda y el ciclista volar hacia adelante. Lo conveniente es ir frenando con los dos frenos, especialmente el de atrás –el que está ubicado a la derecha del manubrio-.

revista-ahora1

  • No usar auriculares:

Si uno quiere escuchar música lo ideal sería hacerlo con algún parlante externo y no con auriculares porque esto puede distraerte y hacer que no escuches los vehículos que vienen detrás.

  • No tener miedo:

Si le tenés miedo a la ruta te recomendamos no pedalearla: el miedo bloquea y no sirve para nada. Sólo hay que tener cuidado y respeto, esto hará que disfrutes más del camino y de cada pedaleo.

Esperamos que te hayan servido nuestras recomendaciones. Cualquier consulta no dudes en escribirnos en los comentarios.

Ma. Leticia Villalba

Fotografías: Nicolás Esteban González y Ma. Leticia Villalba.

Sin Rumbo y a Pedal

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Lechu y Nico son una pareja viajera con el sueño de recorrer América Latina en bicicleta. Comenzaron su aventura en enero de 2015. Viajan despacio, conociendo pueblito a pueblito y sintiendo cada instante del camino. La esencia del viaje es crecer día a día aprendiendo del camino. Aman conocer nuevas personas y nutrirse de sus experiencias, cultura, forma de vida y de lo que cada una de ellas tiene para dar.