Refugios: maestros mudos de la Patagonia

Refugio Jackob

La película francesa Planeta Libre (La Belle Verte), trata de un planeta utópico similar a la Tierra pero más chico, habitado por personas que tienen capacidades extraordinarias como hablar por telepatía y teletransportarse gracias a la utilización del cerebro en sus niveles más altos de rendimiento. Cada año los evolucionados seres se reúnen para hablar sobre cómo fueron las cosechas del período, planificar los nacimientos del año entrante y enviar mensajeros a otros planetas. La particularidad de esta reunión es que se realiza en zonas montañosas, lejos del pueblo, ya que aseguran que luego de caminar dos horas por la montaña, uno se vuelve más sabio. De esta forma, las decisiones en las cumbres estarían influenciadas por la inevitable sensibilidad que se despierta en el ascenso.

Hoy te presentamos un lugar del mundo que deberías visitar si necesitás tomar una determinación importante. Se trata del circuito de los cuatro refugios patagónicos, en San Carlos de Bariloche, Argentina. Muchas veces para tomar la decisión correcta es necesario un poco de inspiración.

Filo del Cerro Catedral
Filo del Cerro Catedral

“Persigo la felicidad y la montaña responde a mi búsqueda”

Chantal Maudit (alpinista francesa)

La Patagonia Argentina fue acumulando una sedimentación de pioneros y aventureros como ninguna otra región del país y algunos de estos expedicionarios son los que dan nombre a los refugios de montaña del Parque nacional Nahuel Huapi. La grandiosidad cordillerana hecha de lagos, bosques y nieves eternas se trasforma en cómplice a lo largo de los senderos que permiten conectar estos rincones de la montaña, solo transitados por los más valientes. La exclusividad de la epopeya, transforma la atmósfera de cada enclave en una experiencia poco común donde los aventureros se encuentran para compartir la sabiduría que resulta después de largas horas de caminata.

Refugio Emilio Frey
Refugio Emilio Frey

“Caminando he logrado mis mejores ideas”

Søren Kierkegaard (filósofo danés)

Todo viajero que llega a San Carlos de Bariloche en época de verano, anhela conocer estos cuatro refugios de la cordillera andina: Jackob (imagen principal), Emilio Frey, Italia (Manfredo Segre) y López. Cada uno de ellos puede ser visitado en forma individual sin tener experiencia previa en montañismo. Existe la opción de unir todos los refugios en una única travesía que dura cinco días, en la que se deben cruzar filos de montañas, precipicios, ríos y valles. La dificultad en este caso es avanzada y en algunas épocas del año se requieren equipos especiales.

Refugio López
Refugio López

“Mucho más que una disciplina para el cuerpo, el alpinismo es un lujo para el espíritu y un recurso para el alma.”

Georges Sonnier (escritor y montañista francés)

El Club Andino Bariloche (CAB), fundado en 1931, es el encargado de administrar la mayoría de los refugios del parque nacional. Los senderos que conducen a estas “casas” en la montaña están delineados por expertos que, a través de señales pintadas en rocas y árboles, indican el camino a seguir para celebrar las cumbres.

La ascensión que nos conduce hasta la cima es un instante de violenta plenitud. El sentimiento no se acaba con el retorno al valle, si no que queda  perpetuado para toda la vida. Lo importante a la hora de aventurarse es recordar que la verdadera cima está en nosotros, por encima de todo.

Refugio Italia (Manfredo Segre)
Refugio Italia (Manfredo Segre)

«Las montañas son maestros mudos y sus alumnos se vuelven taciturnos»

Johann von Goethe (poeta alemán)

En la Patagonia el traqueteo del ripio marca el ritmo y da la bienvenida a visitantes curiosos por explorar sus rincones más hostiles y fascinantes. Para caminar por estas tierras es necesario entender la veleidad de sus vientos y del frío nocturno que se anuncia en cada ocaso. El montañismo genera una ecuménica cooperación entre caminantes que comparten un objetivo: transformar la odisea en un crecimiento personal. Los refugios son los lugares de encuentro de personas osadas que, acompañadas de poderosas fuerzas, transforman la ineludible claridad que aporta la montaña en decisiones genuinas.

Caminar por la imponente cadena montañosa que separa Argentina de Chile, no solo nos nutre de la cosmovisión andina, sino que además contribuye a empujar al inconsciente que en el día a día permanece neutralizado por los estímulos del entorno.

Revista Ahora te recomienda este destino a vos, que estás por tomar una decisión importante y no tenés muy en claro qué camino elegir. Muchas veces el mejor consejo te lo puede dar la Madre Tierra. Nadie que se precie de buen viajero puede ignorar la milenaria voz de la montaña y en este milagroso acto se revela la mágica geometría del porvenir.

No está de más decirte que si vas a hacer montañismo, camines con mucho respeto. La naturaleza tiene la capacidad de devolver amor por amor. En definitiva, TODO no es más que un eterno juego de ecos.

Lucas Bozzano

 

 

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Lucas Bozzano es un apasionado de los viajes. Se graduó en la carrera de licenciatura en hotelería y trabaja en el rubro del turismo hace muchos años. Su gran motor es viajar y recorrer los caminos permeable a la hospitalidad de los pueblos. Militante del peregrinaje, propone cambiar la rutina por la ruta y aconseja a todo aquel que termine sus estudios universitarios, tomarse un año viajático. Lleva recorrido más de 20 países y 200 ciudades colaborando con medios impresos y digitales y compartiendo crónicas viajeras en su blog personal viajandoandamos.blogspot.com.ar