La Cena de Shabat

que se celebra en el shabat
Noelia Garola te cuenta su primera experiencia en una cena tradicional judía: el shabat.

Por Noelia Garola

Hace tiempo tuve la oportunidad de participar de este ritual junto a un grupo de amigos, así que en esta ocasión se me ocurrió compartir parte de esta experiencia, que considero fue muy hermosa. Así, un lluvioso viernes a la noche como cualquier otro se convirtió en una buena oportunidad para combinar la deliciosa cocina judía con la mejor compañía. Gran conjunción ¿no?

¿Qué se celebra en Shabat?

Shabat es un momento para reflexionar, hacer una pausa, descansar de todo lo que nos estresa, no solo en un sentido material sino más bien espiritual, dejando de lado todo aquello que puede distraernos. Es por ello que el día viernes está hecho para permanecer en el hogar, dedicarle tiempo a la preparación de la cena y disfrutar de la misma en familia o con amigos.

Existen algunas prohibiciones que deben respetarse, como por ejemplo el uso de teléfonos celulares, televisores, entre otros elementos de entretenimiento “artificial”, porque este es un momento para realizar otro tipo de actividades.

El Shabat comienza con la salida de la primera estrella del viernes y se extiende hasta la salida de la primer estrella del día sábado, por esto en el judaísmo el viernes es considerado diferente a cualquier otro día hábil, puesto que está dedicado a la espiritualidad.

Majschi, un plato judío 100% vegetariano

Mi primera cena de Shabat

La ceremonia comienza con el encendido de las velas, luego sigue con la bendición del vino y del pan –jala-. Matilde, la anfitriona, sirve un poco en una copa especial, luego la va pasando entre los invitados. Los comensales probamos un poco de vino por turnos, luego brindamos.

A continuación, nos sentamos en una mesa especialmente preparada y comienza el festín de comida típica: Pretzalej, knishes y el hummus más rico que probé en mi vida. Los platos desfilan al compás de la música judía y la charla. En palabras de la anfitriona, “en la mesa de Shabat, los protagonistas son la jala, el vino y la comida”. La jala es un delicioso pan que se prepara y se come solamente durante esta celebración. Una parte muy importante de los preparativos son las velas, que deben permanecer encendidas, ya que las bases de Shabat son las velas y el descanso.

En esta ocasión tenemos el honor de recibir una visita especial, Jessica, una amiga de Mati recién llegada de Israel. Habla muy bien el castellano, también inglés, francés y árabe. En la cena nos acompañan dos amigos más, Laura también argentina y Kevin de Estados Unidos. En esta comida internacional confluyen diversos lenguajes, costumbres, expresiones idiomáticas y bromas, pero todos logramos entendernos y compartimos algo que nos une: una profunda amistad con la anfitriona.

Borsht, una exquisitez de la cocina judía

Entre las cosas más llamativas, por así decirlo, no deja de sorprenderme lo que cuentan Matilde y Jessica “en Israel cuando les contas que sos de Argentina, las mujeres te empiezan a hablar en “argentino”, hasta las nenas más chiquitas”, porque no es castellano, no es español, es argentino. Esto se debe más que todo al éxito de algunas novelas de producción argenta en aquel país, como por ejemplo Ricos y famosos, Muñeca Brava, entre otras. También por supuesto se habla mucho de nuestros referentes del fútbol, de hecho el perro de Jessi se llama Messi.

La velada transcurre entre anécdotas y risas, cuando de pronto se corta la luz. Esto no logra opacar para nada la noche, muy por el contrario le da un toque especial. Por un momento nos olvidamos de las diferencias idiomáticas, culturales, religiosas, lo más importante es compartir.

Luego del postre y un delicioso té damos por finalizada la reunión, con la promesa de volver a juntarnos en algún momento a celebrar nuevamente Shabat.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Noelia Garola es Lic. en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, donde además realizó cursos de posgrado en Gestión de emprendimientos culturales y creativos y una Diplomatura en Recursos Humanos, además de capacitaciones y talleres sobre redacción para medios de comunicación digitales. Apasionada del teatro, las letras y la buena cocina, descubrió en el yoga un aliado para el camino de la vida, en la búsqueda de la armonía entre cuerpo, mente y espíritu. Actualmente se desempeña como docente de nivel superior y dicta talleres sobre comunicación corporal, donde pone especial énfasis en la importancia de escucharse a uno mismo y sentir lo que dice el cuerpo. Podes contactarte con ella a través de LinkedIn.