Patagonia Andina ~primera parte~

Juan y Carol, recién llegados de una larga travesía por la Patagonia argentina y chilena, te invitan a conocer esos pequeños detalles que solo pueden ver los viajeros de paso lento. ¿Vamos?


Patagonia andina o Andes patagónicos. Se trata de una región sin igual en el planeta. Es ni más ni menos que la fusión de dos colosos de nivel mundial: Los Andes y la Patagonia.

La cordillera de los Andes es la cadena montañosa más extensa del mundo atravesando miles de culturas del continente a lo largo de 7.200 km. La Patagonia es una región inmensa y hostigada por un clima adverso y severo, con largos y duros inviernos, y vientos asoladores que soplan más de lo que cesan.

Estrecho de Magallanes
Estrecho de Magallanes

Al sur, bien al sur, y encarando hacia la izquierda, se unen estas dos figuras de fuerte personalidad dando un resultado maravillador que conmueve a todo aquel que se decide a explorarlo y se deja invadir por la energía de la naturaleza.

En Ushuaia, la ciudad más al sur de Argentina, y del mundo, es donde todo termina, o donde todo empieza (según como se quiera ver), y allí nosotros empezamos. La ciudad del Fin de mundo la llaman simplemente por su proximidad a la nada. Ciudad de clima triste (muchas nubes, mucho viento y poco sol) que ha sabido ganarle la batalla al mal tiempo y ha puesto buena cara. Con un gran aumento de población joven, el centro combina la clásica arquitectura euronórdica con murales más nacionales y hasta nativos.

revista-ahora
Usuahia nocturna

Al sur, bien al sur, y encarando hacia la izquierda, se unen estas dos figuras de fuerte personalidad dando un resultado maravillador que conmueve a todo aquel que se decide a explorarlo y se deja invadir por la energía de la naturaleza.

En la tierra de los Yaganes se puede visitar la Bahía Lapataia, el glaciar Martial, el canal Beagle (o canal Onashaga) y sus islas, incluso los pasos elevados como el Garibaldi, desde donde se pueden ver los lagos Escondido y Fagnano, entre otros. Antes de llegar a Punta Arenas, Tolhuin es un buen lugar para descansar y deleitarse un rato.

Dejando atrás la isla de Tierra de Fuego, podemos cruzar en barco el estrecho de Magallanes desde el Porvenir hasta Punta Arenas. Precaución: esta travesía no apta para “estómagos sensibles”. Esta ciudad, capital de la región del sur de Chile, está libre de impuestos, por lo cual su turismo está más enfocado en la zona franca y centros comerciales, que en sus paisajes y alrededores.

Torres del Paine
Torres del Paine

A unos 300 km de ésta, se encuentra Puerto Natales. Ni lo caro de sus excursiones ni el excedido precio de sus parques naturales le restan encanto a la pequeña ciudad. Fotogénica ella y sus alrededores, las Torres del Paine son sin duda la joya de la corona en una zona rica en cuevas y miradores. Se trata de un pequeño macizo de unos 2.600 metros de altura donde sobresalen 3 picos graníticos moldeados por la erosión en forma de torres.

 La única opción de seguir por Chile dirección al norte es en barco (y avión). Para seguir por tierra hay que cruzar alguna de las fronteras con Argentina y salir, por ejemplo, a Rio Turbio. Ciudad minera, carbonera mejor dicho, es el paso natural para quién quiera ver las Torres del Paine (Chile) y el glaciar Perito Moreno (Argentina). Habiendo cruzado la frontera Argentina y después de unas buenas horas de ruta, llegamos a El Calafate. Pero eso será otra historia.

Continuará…

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Juan y Carol son una pareja viajera. Se conocieron en Barcelona y desde entonces no paran de recorrer el mundo. Carol, técnica informática, nació en Ecuador pero vivió gran parte de su vida en Barcelona; en contraposición con Juan, argentino, que se licenció en Humanidades y Estudios Interculturales en Barcelona. Polos opuestos que unió el camino y el caminar. Ambos tienen una experiencia de unos 12 años de mochilas, que los llevó a conocer más de 35 países, 4 continentes e incalculables kilómetros andados. Todo ello con un presupuesto inferior a los 20 dólares diarios. Su sueño: viajar. Viajen con ellos. viajandoporunsuenyo.com