Guayana Francesa: el ‘no país europeo’ en Sudamérica

guayana francesa turismo
En el continente Sudamericano no sólo se habla castellano y portugués… El Francés sería otra lengua que deberíamos conocer un poco antes de adentrarnos en el territorio de ultramar de Francia en Sudamérica: la Guayana Francesa.

En este continente Sudamericano no sólo se habla castellano y portugués… El Francés sería otra lengua que deberíamos conocer un poco antes de adentrarnos en el territorio de ultramar de Francia en Sudamérica: la Guayana Francesa.

Pongamos en el mapa a la Guayana Francesa

Situada en la parte norte de América del Sur, los países con los que comparte frontera son:

  • Brasil hacia el sur.
  • Surinam en su noroeste.
  • Y al nordeste encontraríamos el océano Atlántico.

La estación de lluvia va de Diciembre a Mayo. Y las lluvias son intensas, bien tropicales. A Nosotros nos tocó llegar en Diciembre…y las lluvias son duras, damos fe…

¿Qué nos vamos a encontrar en la Guayana Francesa?

Su moneda es el euro, y su población se mezcla entre:

  • Los negros marróns: Esclavos negros de Guayana Francesa y Surinam que se rebelaron y huyeron de las plantaciones entre los siglos XVII y XIX para refugiarse en los bosques y ríos.
  • Los criollos: Nativos de Guyana con rasgos predominantemente afroascendientes. Son la mano de obra mayoritaria en los trabajos manuales y en los servicios. Conforman aproximadamente sólo un 40 % de la población total.
  • Los metropolitano: Habitantes que provienen de Francia. Son los técnicos e ingenieros en la Base Espacial y en la casi totalidad de las empresas francesas. Cubren los puestos principales en educación, salud y desarrollo ambiental. Los funcionarios del gobierno o personal de cargos altos.
  • Los Mong: Provienen de Laos. Llegaron en el año 1977 escapando de la guerra.
  • Los brasileños: Llegaron en busca de trabajo. Provienen en su mayoría de la zona noreste de Brasil (Macapá). Son mano de obra abundante en los trabajos de búsqueda y extracción de oro.

¿Qué hace Francia en Sudamérica?

Eso nos preguntábamos nosotros ¿Qué hace aquí una pseudo colonia francesa?

¿Cómo sería la vida allí?

Manos a la obra empezamos a investigar y nos encontramos que la Guayana Francesa es un departamento de ultramar, es decir, que también forma parte de la Unión Europea pero como región ultraperiférica de Francia.

Eso sí: tiene el mismo nivel de importancia que cualquier otra región metropolitana de Francia (así lo llaman los franceses). Tienen los mismos derechos y deberes, y los mismos subsidios y precios franceses (o incluso más caros).

guayana francesa turismo

Curiosidades históricas de la Guayana Francesa

Fue una colonia en 1604 hasta 1946 que pasó a ser departamento de ultramar.  Los primeros colonos franceses “fracasaron en su primera expedición”. Pensaban que llegarían a un lugar con oro y que podrían saquearlo fácilmente, pero los nativos no bajaron los brazos y fueron hostiles. Todo eso sumado a varias enfermedades tropicales hicieron que los pocos supervivientes de los colonos franceses de la primera expedición se refugiaran en unas de las islas próximas al territorio.

Más tarde, con las historias de los colonos franceses que habían sobrevivido, volvieron a llenar el territorio de la Guayana Francesa con más franceses. Esta vez eligiendo bien el territorio: situándolos en lugares libres de enfermedades, junto a los ríos.

Luego llegaron los esclavos de África, obviamente de la mano de los franceses (por no decir del cuello), así se explica la gran población africana que hay en la región. La esclavitud se abolió en 1848, y todos los esclavos se refugiaron en la selva e intentaron vivir como vivían en África antes de ser secuestrados.

Otra curiosidad es que la gran República de Francia decidió, en 1852, que el territorio podía ser un lugar perfecto para llevar a los delincuentes. Los delincuentes de la metrópoli pasaban a ser relegados al territorio de la Guayana Francesa. Estos delincuentes, después de cumplir su pena en las diferentes cárceles, incluida la cárcel de la Isla del Diablo, pasaban a ser habitantes de la colonia. Generalmente estos “ex-delincuentes” no se integraban y, o morían por enfermedad o desnutrición, o volvían a delinquir; pocos trabajaban la tierra. Concluyendo que quien fuera relegado a la Guayana Francesa sabía que casi era una condena a muerte.

Por suerte, ese tipo de cárceles de seguridad, como mínimo cuestionable, fueron cerradas en 1951.

Qué hacer en la Guayana Francesa

Una vez en Kourou

Kourou queda a unos 60 km al norte de Cayenne y, aparte de algunas playas, el faro y la estación espacial, no hay mucho más para hacer. Tranquilamente en un par de días podés recorrer la ciudad.

guayana francesa turismo

Nosotros llegamos justo para el despegue del Ariane 5 en la playa. Lanzaban un cohete de comunicaciones y no nos lo podíamos perder. Y después fuimos a la cena VIP del lanzamiento, todo un lujazo. Para la gente que vive en la Guayana francesa esto de los cohetes es muy normal, es una vez cada mes así que no les hacen mucho caso. Eso sí, para nosotros era toda una novedad.

¡Algo impresionante!

 Curiosidades Base Espacial:

Desde el año 1975 hubo un incremento en la economía del territorio gracias a que se estableció la base espacial europea en Kourou, base independiente de los EEUU y de Rusia.

Desde ahí, sabemos de muy buenas fuentes, que se lanzan cohetes de telecomunicaciones, europeos, rusos, japoneses, sudamericanos… y cohetes militares con funciones poco éticas y que se contradicen con los diálogos europeos respecto a las guerras de oriente próximo.

Entiéndase así: enviar un cohete militar con sensores para localizar a X personas seguramente de países árabes, no es para invitarles a un café.

Por la plata baila el mono.

 Cayenne

La capital de la Guayana Francesa es más grande que Kourou y tiene más cosas que ofrecer, pero tampoco mucho más.

La plaza de las palmeras en el centro, ir hasta el río, descubrir algunas playas de las cercanías, adentrarse -o perderse- por algunos de los bosques y comer una rica madras (una hamburguesa típica de la Guayana Francesa, con todoooo) es lo imperdible de la ciudad.

Saint Laurent

Es la ciudad fronteriza con Suriname. Una ciudad con un porcentaje alto de población afrodescendiente y de muchos Surinamenses que vienen a la “Europa Sudamericana” a conseguir euros trabajando o de alguna forma mucho más fácil…

La delincuencia, a diferencia de otras ciudades de la zona, aquí es algo más elevada, y la crispación racial corta el ambiente.

Los afrodescendientes, según en qué barrios, tienen un odio declarado a cualquier persona de piel blanca. Eso fue de cierta manera incómodo, y nos dificultó conocer de cerca a los habitantes de la zona.

Independientemente de eso, la ciudad está en la entrada a la zona de parque natural del occidente y cuenta con diversas cascadas que, si uno dispone de coche, puede ir a disfrutar del día.

guayana francesa turismo

Salirse de la ruta marcada

Salirse de las ciudades más conocidas, sin un auto propio o sin pagar un tour a precio europeo francés (los franceses tienen más capacidad económica que un español en europa) es muy, muy difícil.

El dedo funciona siempre y cuando tu apariencia sea más bien europea. Y el transporte en esta ‘Francia latina’ es más bien escaso y pobre.

Conclusión

Disfrutamos la Guayana Francesa gracias a que Carol tenía a un par de amigos viviendo en Kourou lo que facilitó mucho la estadía. Aún así, hay muchos couchsurfers y hay algún que otro hotel.

El sur de la región es mucho más amable y cálido que el del norte, o esa fue nuestra impresión. Nosotros veníamos de Brasil, y ya con un portuñol bastante afianzado, no nos resultó fácil recordar el mínimo de francés que en algún momento aprendimos en la escuela.

La experiencia fue única: es impresionante la Base Espacial, los pueblos al sur de todos los refugiados de Laos son muy tranquilos y con una tradición muy fuerte. La capital tiene sus casas coloniales por las que pasear una tarde y tomar un café o un buen Tipón (ron con azúcar de caña y limón), te relaja y te transporta a otras épocas vividas.

guayana francesa turismo

Si podés permitirte pagar un tour, hay zonas de este territorio que son dignas de ser visitadas. Selvas vírgenes, ríos y cascadas combinandolo con una buena comida ribereña y un buen Tipón son cosas imperdibles de esta Francia latina.

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

  • ¿Porqué Utilizan el dialecto porteño bonaerense ( podés, tomá etc. )para explicar e informar en esta nota?.Esto destruirá la unidad del castellano que se habla en América y si se persiste en esta pasividad, no sería extraño que dentro de 200 años nos encontremos con un continente lleno de dialectos que perjudiquen nuestra cultura, nuestro desarrollo político, nuestra integración americana, Deténganse a pensar que hubiera sucedido en Europa si Francia,Italia, Alemania,Portugal,España hablaran el mismo idioma,La Unión Europea sería poderosa en términos de desarrollo,Yo no conté con Inglaterra como un leal socio de la UE.Inglaterra permanecerá aferrada a los EE.UU. por siempre y ya la vieron, abandonó el Euro,Francia y Alemania protestaron,se quejaron por obvias razones.Francia,Francia …¿ Porqué cometes errores históricos tan crasos.¿Porqué no te acercas más a América( no incluyo a los EE.UU.) Nosotros somos los verdaderos americanos y de los anglos y nunca hemos esperado nada de nada,se autodenominan ” americanos” y no tienen nada de sangre americana y así seguirán por siglos; su racismo es macizo e inveterado,tanto podría decir, en fin…
    En toda América casi 700 millones de habitantes hablan castellano.El castellano es un idioma moderno y popular y más desarrollado que otros por lo tanto debemos conservar su unidad y el vigor de su expresión,

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Juan y Carol son una pareja viajera. Se conocieron en Barcelona y desde entonces no paran de recorrer el mundo. Carol, técnica informática, nació en Ecuador pero vivió gran parte de su vida en Barcelona; en contraposición con Juan, argentino, que se licenció en Humanidades y Estudios Interculturales en Barcelona. Polos opuestos que unió el camino y el caminar. Ambos tienen una experiencia de unos 12 años de mochilas, que los llevó a conocer más de 35 países, 4 continentes e incalculables kilómetros andados. Todo ello con un presupuesto inferior a los 20 dólares diarios. Su sueño: viajar. Viajen con ellos. viajandoporunsuenyo.com