Reeducación respiratoria

reeducación respiratoria
La respiración es vida. Es importante reaprender a respirar correctamente, según las leyes de la fisiología, para oxigenar realmente el organismo y, a la vez, desechar las toxinas que se acumulan en los pulmones.

Antes de aprender pranayama, que es una técnica muy compleja y poderosa a la vez por todo lo que moviliza a nivel físico, emocional y energético, es necesario que aprendamos a respirar correctamente, según las leyes de la fisiología para oxigenar realmente todo el organismo y, a la vez, desechar las toxinas que se acumulan en los pulmones. Un vez que el practicante conozca sus patrones respiratorios y logre manejar su aliento de la manera más saludable, estará listo para aprender pranayama junto a un guía que lo acompañe y le enseñe.

En primer lugar, observar cómo respiramos. ¿Uso toda la caja torácica cuando respiro o sólo una parte? ¿Respiro sobre todo con la parte alta del pecho o también uso el abdomen? La respiración “alta” o “clavicular” (la respiración del miedo, del estrés, de la ansiedad) es lamentablemente muy común en estos tiempos. Ni las costillas ni el abdomen hacen ningún trabajo, y quedan restos de toxinas en la base de los pulmones que nunca llegan a salir. O la respiración por boca, otro gran error que es muy corriente y que hace ingresar aire al sistema digestivo, además del respiratorio, que no pasa por los filtros que tiene la nariz, con lo cual se absorbe polvo, smog, bacterias, etc.

Conceptos básicos y algunos tips:

  • Adoptá una postura cómoda. Es importante que puedas tener tu espalda derecha y que puedas sostener esa postura durante toda la práctica, sin que la incomodidad te distraiga. Si fuera necesario, podés apoyar la espalda o bien recostarte, aunque esta última opción no es la más recomendable.
  • Siempre inhalar y exhalar por las fosas nasales.

Los tiempos del proceso de respiración son:

  • PURAKA: Inhalación consciente.
  • RECHAKA: Exhalación consciente.
  • ANTAR KUMBHAKA: Retención con los pulmones llenos de aire.
  • BAHIR KUMBHAKA: Retención con los pulmones vacíos de aire.

Acá van algunos ejercicios preparatorios:

  1. Respiración Yóguica: Se inhala de abajo hacia arriba (abdomen-costillas-pecho) y se exhala de arriba hacia abajo (clavicular-intercostal-diafragmática),
  2. Respiración Circular: La inhalación y la exhalación se realizan siempre en los mismos tiempos. Ej: inhalar en 8 segundos, exhalar en 8 segundos. Sin retención del aire.
  3. Respiración Cuadrada: A esta respiración se le agregan retenciones con y sin aire en los pulmones. Ej: Inhalar en 5 segundos, retener el aire con los pulmones llenos por 5 segundos, exhalar en 5 segundos y retener el aliento con pulmones vacíos por 5 segundos. El mismo tiempo en las cuatro etapas.
  4. Respiración Rectangular: Se agregan retenciones más cortas que la inhalación y exhalación. Ej: Inhalo en 8 segundos, retengo el aire por 4 segundos, exhalo en 8 segundos y retengo con pulmones vacíos por 4 segundos más.

Después de un buen tiempo reeducando nuestro patrón respiratorio con constancia y compromiso, estaremos listos para avanzar a la práctica de pranayama.

Tómense un rato cada día para conectar con su respiración, aquietar las emociones y calmar la mente.

¡Después nos cuentan!

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Mi nombre es Jennifer Jackson, tengo 34 años y soy profesora de Hatha Yoga. Antes de dedicarme por completo a la enseñanza de esta práctica milenaria, trabajé en diversos medios de comunicación, ya que también soy periodista. En esa época vivía “a las corridas”, con mucho trabajo y estrés. Pero, un día, hace más de diez años, llegué sin buscarlo a un templo Vaisnava. Desde ese momento quedé enamorada de la filosofía del yoga, así como de la práctica y del mundo nuevo que se abrió para mí. Años después realicé el instructorado de Hatha Yoga en Centro Ananda Yoga y más tarde el profesorado en Yoga Kai, complementándolos con diversos talleres de anatomía, mitología, alimentación, ajustes de asana y filosofía de la India. En estos años también me convertí en mamá de Uma y Vera, lo que me hizo reflexionar mucho acerca del proceso del embarazo, parto y crianza. Por eso decidí realizar una especialización en yoga y embarazo y, de esta forma, acompañar a las mujeres en el maravilloso proceso de gestación. Además, soy doula de parto y crianza, y dicto talleres de Shantala (masaje infantil) para difundir una forma ancestral de conexión con nuestros bebés que, además, tiene innumerables beneficios físicos y emocionales.