Yoga y embarazo

yoga y embarazo
El Yoga es una disciplina que ya está reconocida como una buena compañera en el embarazo: cada vez más parteras y obstetras la recomiendan a sus pacientes.

La experiencia

El sentimiento más recurrente que tengo durante mi práctica, es el de gratitud. Gratitud para con esta ciencia, que durante miles de años viene evolucionando y adaptándose a los tiempos y las personas para acompañarnos en el camino del bienestar integral.

Y durante mi primer embarazo, esa gratitud se acrecentó aún más: no solo estaba conectándome conmigo misma, ahora también estaba conectándome con quien crecía dentro mío. No solo estaba trabajando para mi bienestar físico y mental, sino que también lo hacía para mi bebé. ¡Todo se multiplicaba!

Tuve dudas, pero confié. Investigué. Busqué una guía indicada, un método que me generara confianza, y viví mi embarazo y mi práctica con mucha felicidad y con buena salud. Lo mismo que el parto.

Voy por mi segundo embarazo, y es bien diferente al primero. Ahora tengo más desafíos, menos tiempo y espacio, y bastante más cansancio. Sin embargo mis momentos sobre el mat son únicos. Me ayudan mucho físicamente, pero además acompañan mis cambios hormonales y emocionales, ¡que no son pocos! Junto con la respiración y concentración, puedo aquietar mis pensamientos, viajar un poco hacia adentro y conectar con mi hija. Al relajar mi sistema nervioso voy ganando confianza y valor para llegar al parto más serena, fuerte y confiada.

La práctica

El Yoga es una disciplina que ya está reconocida como una buena compañera en el embarazo: cada vez más parteras y obstetras la recomiendan a sus pacientes. Muchas mujeres empiezan a practicar el yoga una vez embarazadas, y en ese camino deberán tener un poco más de atención y cuidado que quienes cuentan con una práctica previa.

La clave es la misma para todas: lograr escuchar el cuerpo, no forzarlo, y respetarse bajo el principio de AHIMSA – la no violencia.

Les comparto algunas de las ASANAS que fueron clave durante mi embarazo, y que practiqué hasta antes del parto. Todas apuntan a expandir la cavidad pelviana y crear espacio dentro del útero, asegurando una correcta circulación sanguínea y brindándole espacio a nuestro hijo/a para moverse. Quienes tengan alguna situación especial, deberán consultar primero con sus médicos antes de practicarlas.

Las asanas

Supta Baddha Konasana
Es importante no generar tensión en la cara interna de las piernas y no comprimir la zona lumbar. ¡Entregarse al disfrute!

yoga y embarazo

Supta Virasana
El almohadón en la espalda ayuda a que el pecho se abra y le aporta una sensación de bienestar a la postura.

yoga y embarazo

Adho Mukha
El perro que mira cabeza abajo. Con la cabeza apoyada en un bolster (almohadón) genera una sensación de bienestar y restauración.

yoga y embarazo

Upavishta Konasana
Sostener los dedos de los pies puede generar demasiada tensión. Podrías apoyar las manos en el suelo o la frente sobre una silla. Evitá cerrar el pecho.

yoga y embarazo

Savasana
La postura del cadáver. Con un bolster bajo las rodillas las lumbares se apoyan mejor y descansan sobre el mat.

yoga y emarazo

Todas podemos

Claro que “lo ideal” sería conocer la práctica antes del embarazo, así como también tener una guía, compañeras/os con quienes compartir, tiempo y espacio disponible. “Lo ideal” sería no tener ningún impedimento físico ni mental.

Lo cierto es que muy pocas vivimos en las condiciones ideales, y sin embargo todas podemos. Y si por varios días nos olvidamos de la práctica, siempre podemos volver a empezar, porque nunca es tarde.

Y ese es todo mi objetivo con este compartir de mi experiencia: hacerte entender que vos también podés.

Así que mujeres, amigas, hermanas: ¡las convoco! Compartinos algunas palabras de tu experiencia del yoga en el embarazo. Y entre todas démonos ese empujón tan necesario para empezar.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 Comentarios

  • Que lindo, gracias Justi por compartir tu experiencia! Yo tambien tuve las ganas y oportunidad de poder hacer yoga (y sigo haciendo) durante el embarazo y es para mi el momento de conexion con mi bebe, y de poder relajar mi cuerpo y estirarlo, generando un alivio sobre todo a mi espalda que ya en las ultimas semanas la espalda baja comienza a molestar mucho! Besos y muchas gracias!!!!

  • Me encantó el enfoque de lo que escribís justi ! Comparto esa enorme gratitud hacia la disciplina del Yoga como gran compañera durante el embarazo. Todas las posturas que elegiste mostrar son una bendición para una y para el bebé !!! Muy buenas las fotos! Gracias al yoga antes , durante y después del embarazo!

  • Comparto absolutamente! La parctica del yoga durante el embarazo no solo nos prepara fisicamente y mentalmente si no tambien emocionalmente. En esta conexión comprendemos que somos dos transitando esta maravillosa experiencia y seremos 2 al momento del parto haciendo fuerza juntos. Atención al plus de elasticidad durante el embazado divido a las hormonas (relaxina)!! Aprovecharlo con AHIMSA como bien dice Justi. Agradezco también haber podido practicar durante mis embarazos y haber podido dusfrutar de los partos…a practicar!!

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Diseñadora, desarrolladora, autodidacta. Viajera, madre, amante del yoga.