Tui Na, manos que curan

tui na
Desde tiempos remotos el sentido del tacto ha sido un camino de acercamiento entre seres vivos en la búsqueda de sensaciones de bienestar y refugio emocional.

Desde tiempos remotos el sentido del tacto ha sido un camino de acercamiento entre seres vivos en la búsqueda de sensaciones de bienestar y refugio emocional. El cuerpo reacciona a los estímulos positivos dándole espacio a los mismos para modificar una realidad existente y es así como comenzamos a trazar un nuevo dibujo personal.

Entre las vastas técnicas de masajes conocidas, el Tui Na 按摩 (anmo/ànmó, como era conocido antiguamente) es un masaje terapéutico basado en los principios teórico-prácticos de la Medicina Tradicional China y conforma junto con la acupuntura, la fitoterapia, el Qi Gong y la dietética los pilares de esta rama medicinal milenaria. Técnicas que combinadas entre sí conforman un tesoro curativo, una herramienta más de conocimiento de nuestro cuerpo, nuestras emociones y pensamientos. El trabajo requiere paciencia, se da en profundidad, a veces con pocas certezas, otras con mucha luz, pero es al fin y al cabo, una posibilidad de ocuparnos de esas señales que nos hablan y requieren de nuestra atención.

El Tui Na es un masaje terapéutico basado en los principios teórico-prácticos de la Medicina Tradicional China.

En la Medicina Tradicional China el flujo de qi en el cuerpo puede verse alterado por varios factores, externos o internos, a veces una combinación de ambos, para los cuales se aplican diversas técnicas de manipulación, distintas intensidades y lugares de aplicación, buscando eliminar los factores patógenos y estimulando el sistema inmunológico. El Tui Na se aleja en parte de otras técnicas de masajes donde hay un fin específico de relajación y suavidad; aquí la intención y finalidad del tratamiento es propiamente terapéutico, prevenir y/o curar una dolencia determinada, no sólo en afecciones músculo-esqueléticas o de órganos internos, hay una búsqueda en restablecer el equilibrio entre Yin y Yang e instaurar una armonía circulatoria de Qi (energía vital) y Xue (sangre).

“Diez gramos de prevención equivalen a más de un kilogramo de curación” (Lao Tse) 

La prevención es un pilar básico de la Medicina Tradicional China y todas las ramas que la componen, ya que involucran tanto a la persona como al terapeuta en el conocimiento y desarrollo profundo de cada individuo. Se estrecha un vínculo de compromiso con la salud físico-emocional, en la riqueza que aporta el trabajo pequeño, delicado y constante del bienestar cotidiano. Sumamos a nuestra huella personal vitalidad y fortaleza cuando nos animamos a dar ese paso hacia nosotros mismos.

“Conozca todas las teorías.
Domine todas las técnicas.
Pero al tocar un alma humana,
Sea apenas otra alma humana”
Carl G. Jung

El real poder de las manos radica en el intenso alcance de intercambio energético entre dos personas. El poder infinito de conectarnos a través de ellas, y con conocimiento, utilizarlas para ayudar y hacernos presentes en las necesidades del otro. Todas las manos pueden curar…todos podemos ser curados.

El real poder de las manos radica en el intenso alcance de intercambio energético entre dos personas.

El marco de estudio es importante, pero no lo es más que la disposición clara y amorosa de brindarse para sanar. Como terapeuta y como paciente.

No olvidarnos nunca que somos almas humanas.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Carola Ponce es profesora de Tai Chi Chuan, Chi Kung, habiendo comenzado su formación en España y habiéndola continuado en Buenos Aires. Se dedica a su enseñanza hace 14 años. Es además terapeuta de Masaje Tui Na y acupuntura. Las prácticas corporales y el contacto con el otro a través de artes curativas habilitan la posibilidad de experimentar nuevos caminos para conocer y potenciar nuestra conciencia corporal y emocional. Nuevos caminos para vincularnos y poner en marcha todo aquello que sume a nuestra vida.