Transitar el otoño con salud

Comenzó el frío por este lado del globo. Tiempos en los que es importante reforzar el sistema de defensas. Conversamos con la Dra. Sara Itkin y nos aconsejó sobre cómo cuidar de la salud a través de la alimentación y las plantas autóctonas.

El pueblo Mapuche llama a este tiempo Rimü – dice Sara Itkin mientras su voz se abre paso a través de una  amorosa sonrisa. Sus manos danzan mientras habla como los pájaros que descienden de las alturas, ahora que hace frío allá arriba. Esta médica que no disimila su amor por la naturaleza, la Patagonia y el saber de sus pobladores, no pone ningún freno cuando se trata de enumerar las bondades de la Madre Tierra.

Afuera caen las hojas de algún árbol rojizo y el sol del otoño no alcanza para evitar el abrigo. “En la naturaleza la energía empieza a irse a las ramas, al tronco, a la tierra. Tomar conciencia de que nosotros, humanos, también somos naturaleza, nos hará vivir con mayor naturalidad este “guardarnos” al que nos invita el entorno. Es un tiempo para enraizar y fortalecerse en el adentro.”

Hyperucum, una planta ideal para transitar los tiempos fríos.
Hyperucum, una planta ideal para transitar los tiempos fríos.

Observo mi alrededor. La luz del sol, que ya está empezando a pasar más bajito, se cuela por una ventana e ilumina unos ramitos de sauco que se están secando en un rincón. Sobre una mesa, un canastito de mimbre aloja a unas bayas pequeñas de color oscuro que más tarde me entero que son frutos de arrayán. En el marco de la ventana a través de la cual el sol hace su entrada triunfal, hay  un frasco en el que reposa un rojizo aceite de hypericum. “También es tiempo de aprovechar los días lindos y recolectar las plantas que nos da la naturaleza en el otoño: frutos secos como las nueces, semillas, raíces” me dice Sara, como adivinando mis pensamientos, al tiempo que se acerca con unas enormes infrutescencias de girasol (flores que maduraron convirtiéndose en frutos) repletas de semillas, tan sabrosas como aromáticas, que nos disponemos a degustar como niñas mientras damos inicio a nuestra charla.

Tomar conciencia de que nosotros, humanos, también somos naturaleza, nos hará vivir con mayor naturalidad este “guardarnos” al que nos invita el entorno. Es un tiempo para enraizar y fortalecerse en el adentro.

La vitamina más buscada

Quizás la palabra más asociada al tiempo frío sea “vitamina C”. Los médicos no se cansan de recomendárnosla. Ocurre que esta vitamina no se produce en el cuerpo humano ni tampoco puede ser acumulada, por lo que es muy importante incorporar a la dieta, todos los días, alimentos que la contengan. Ahora bien, cabe la pregunta: ¿por qué es importante la vitamina C en este tiempo? “La vitamina C es un poderoso antioxidante, inmunoestimulante y una gran protectora de los epitelios. También es muy buena para fortalecer nuestros vasos circulatorios. Yo la aconsejo en personas que tienen fragilidad capilar”, explica Sara.

Rosa Mosqueta, un tesoro de Vitamina C
Rosa Mosqueta, un tesoro de Vitamina C

A la Rosa Mosqueta, aquí en la Patagonia, la conocemos todos. Es una planta que crece por doquier. En verano llena el espacio de florcitas de un rosa pálido que poco a poco van dando lugar al fruto que es de un rojo tan abundante como sus propiedades. “Esta planta, que es introducida en la Patagonia, tiene un fruto riquísimo en vitamina C. Posee entre 600 y 2000 mg de Vitamina C en 100gr de frutos, siendo esta cantidad 15 a 20 veces mayor a la presente en los cítricos como el limón.” El centro del fruto de la rosa mosqueta tiene unos pelitos urticantes, por lo que la Dra. recomienda cortarlo al medio, quitarle las semillas y los pelitos y comer la cascarilla cruda, ya que “la Vitamina C es muy sensible al calor”. Pensando más a largo plazo, tenemos la opción de secar el fruto: “luego de retirarle el centro, dejamos secar los frutos al abrigo del sol y posteriormente se pueden moler y espolvorear sobre cualquier plato.” Con un puñadito de frutos cada día, tenemos cubierta las necesidades diarias de la tan necesaria vitamina C, asegura la Dra. Itkin.

Abundancia otoñal

sopa

Si miramos a nuestro alrededor, enseguida nos damos cuenta que el otoño no ahorra en generosidad. La belleza del paisaje, salpicado de rojos y ocres, sumada a los rayos del sol que atraviesan, inclinados, alguna nube gris oscuro, resulta en una combinación majestuosa.

En cuanto a la alimentación la naturaleza también nos brinda abundancia, y en otoño podemos cosechar alimentos con gran valor nutricional. Una de las maravillas de estos tiempos más fríos es la oportunidad de degustar platos calentitos como sopas o guisos, que nos reconfortan el alma y nos hacer recordar a las abuelas.

Beneficios-del-ajo-para-el-corazon-1
El ajo, una farmacia en potencia.

Guisos en los que nunca faltan alimentos como las zanahorias, “raíces dulces con gran cantidad de provitamina A y minerales que nos ayudan a fortalecer nuestras defensas y a proteger las mucosas, que son las “pieles de adentro”. O el ajo, otra planta maravillosa de la que comemos sus bulbos y se cosecha en esta época. “Es la planta más estudiada y cada día se le descubren nuevas propiedades. Es inmunoestimulante, anticancerígena, antiviral, antibacteriana, antimicótica y antiparasitaria. Ayuda a bajar el colesterol -que generalmente sube más en el invierno a causa de que comemos más alimentos grasos para darnos calor-, nos ayuda a regular la presión arterial y el azúcar en sangre. Es realmente maravillosa.” Al ajo lo podemos consumir crudo o cocido, ya que no pierde propiedades.

También este es el tiempo de los hongos, otro ingrediente que la Dra. Itkin añadiría a un guiso. Aquí en la Patagonia crecen los hongos de pino, que “a medida que se los estudia se les descubren más y más propiedades”. Sara nos recomienda comer un hongo de origen japonés que también se cultiva en nuestra zona: el Shiitake -Lentidus edodes, su nombre científico-. “Cuenta la historia que ya en el 1400 se decía que era un hongo para mejorar las defensas y sanar los estados de melancolía; hoy los estudios científicos les dan la razón a los médicos de la antigüedad: el Shiitake mejora la inmunidad, es bueno para todos los procesos respiratorios e incluso es beneficioso en estados de cáncer.”

Sistema de defensas reforzado

Si por alguna razón nuestras defensas bajan tenemos a nuestro alrededor muchas opciones para sanar. La Dra. Sara itkin nos da varios consejitos:

  • El sauco es una excelente opción que nos regala el otoño. Además de ser un expectorante natural, estimula la inmunidad. Podemos hacer jarabe con el fruto fresco, o secarlo y reservarlo para infusiones.
Radal, excelente para mejorar catarros.
Radal, excelente para mejorar catarros.
  • La manzana, una fruta icónica del otoño, nos aporta gran cantidad de fibra y combinada con canela y miel ayuda a fortalecer el sistema defensivo y mejorar los catarros. La canela además de ser antiviral posee un aroma reconfortante.
  • El radal, un hermoso árbol nativo de hojas perennes, es muy efectivo para tratar catarros obstructivos o broncoespasmos. Para estos casos utilizamos las hojas en infusión.
  • El tomillo es un poderoso desinfectante de las vías respiratorias. Hacer vahos de tomillo no solo descongestiona las vías aéreas altas, también las desinfecta y ayuda a fortalecer el sistema de defensas. Podemos beber sus infusiones, agregarlo a las comidas y prepararnos aceite de tomillo para masajearnos cuando sentimos el pecho cerrado.

“Es sumamente importante que en cada estación nos conectemos con la naturaleza, no solo para mantenernos saludables a nosotros mismos, sino también para protegerla a ella. Nos toca ser responsables de preservar las semillas nativas para poder seguir sembrando y cosechando lo que crece en cada región, manteniendo este delicado equilibrio que el ser humano fácilmente puede quebrar. Es fundamental que conozcamos las especies nativas, que las cuidemos y valoremos. Es la mejor manera de proteger la biodiversidad”, son las reflexiones finales de la Dra. Sara Itkin.


Banner yoga

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Profesora de Yoga. Emprendedora y entusiasta. Con gran inclinación al estudio integral del ser humano. Lalita cree en el poder transformador que todos llevamos dentro, en los proyectos con corazón y en una vida plena y coherente. Su misión, transmitirlo.