Panchamahabhutas: los 5 elementos que te constituyen

Continuando con la visión Védica de los fenómenos y los seres vivos, comparto hoy un sencillo resumen de esta, una de las teorías fundamentales de este sistema, para poder entender la información sobre sus aplicaciones, que iré contándoles en próximos artículos.

Desde la filosofía y ciencia Ayurveda, todo lo manifestado tiene, en diferentes proporciones, estos 5 elementos:

  • Éter (Akash)
  • Aire (Vayu)
  • Fuego (Agni)
  • Agua (Jala)
  • Tierra (Prithvi)

Cada uno de estos elementos son CARACTERíSTICAS y PROPIEDADES de la materia. No representan literalmente al elemento que nombran.

Con lo cual al describir, por ejemplo, estructuras anatómicas, procesos fisiológicos o fenómenos de la naturaleza diremos qué porción corresponde a cada elemento. Ya que todo lo manifestado tiene los 5 elementos en diferente proporción.

Es así que el Éter es el vacío. Es el espacio donde suceden los fenómenos y ocurren las reacciones. Sus características son ser sutil, omnipresente (todo lo manifestado se materializa en el Éter), liviano. En nuestro cuerpo está representado por los espacios vacíos: conducto auditivo, cavidad bucal, cavidad uterina, el espacio virtual entre las neuronas. A nivel psico-emocional está representado, en equilibrio, en la sensación de paz y libertad; y en desequilibrio en la personalidad aislada.

Llamamos Aire, al elemento que corresponde al principio de movimiento. Con lo cual podemos decir que algo tiene desequilibrado este elemento si presenta un aumento o disminución de su movimiento natural. Se describe como Aire al movimiento de los músculos, al movimiento de los pensamientos. En el equilibrio, se manifiesta como la capacidad creativa y en desequilibrio se relaciona a las dificultades de concentración, por ejemplo.

Fuego (o Agni en sánscrito), es el principio de transformación. Encontramos el Agni, entonces, en todas las reacciones químicas que realizan los seres vivos, en la digestión (proceso de grandes transformaciones de un tipo de compuestos en compuestos más simples que podemos asimilar). A nivel de la psique en equilibrio representa los aspectos del discernimiento y en desequilibrio la ira, los celos, la envidia.

El Agua, es el principio de cohesión y atracción. Son sus características lo frío, pesado, suave, húmedo. Es lo que mantiene unido a los demás elementos. En los organismos está representada por todos sus líquidos intra y extracelulares, la transpiración, el LCR (líquido céfalo raquídeo), etc. Las características emocionales del agua en equilibrio son el amor, la unidad, la compasión. La emoción que muestra este elemento en desequilibrio es el apego.

Al principio de estabilidad lo llamamos Tierra. Sus características son lo pesado, lento, de consistencia y forma definida, lo sólido. Toda nuestra estructura física representa a este principio en nuestro cuerpo, por ejemplo, los órganos sólidos (bazo, hígado, riñones). A nivel sutil el equilibrio de este elemento se refleja como la personalidad equilibrada emocionalmente. La Tierra en desequilibrio se manifiesta con depresión u obsesiones.

Así podemos ir entendiendo que estas características se aplican al “leer” o interpretar cualquiera de las cosas manifestadas en nuestra realidad. Entonces por ejemplo podemos ver estas propiedades en el Átomo:

  • Éter: el espacio donde se encuentra el átomo,
  • Aire: el movimiento de sus electrones y del átomo en el espacio.
  • Fuego: su capacidad de transformar su comportamiento al unirse a otros o la explosión atómica que da lugar a la fuente de energía que llamamos energía atómica.
  • Agua: representada por la cohesión y lo que mantiene unido cada uno de sus elementos: protones, neutrones y electrones entre sí.
  • Tierra: su estructura y masa, representada principalmente por el núcleo atómico.

Esta sería una síntesis de las propiedades con las que, también, se pueden caracterizar los desequilibrios, para luego encontrar el modo más apropiado de volver al funcionamiento armonioso, según nuestras características personales.

En el próximo artículo, veremos cómo esta teoría fundamental da origen a los Doshas  (o constituciones físicas y mentales) y de qué modo eso tiene aplicación práctica sencilla en nuestra vida cotidiana.

Salud y Saludos!

Dra. Laura Francesco

 

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Es médica recibida en la UBA. Orientó su formación de post-grado a disciplinas con una visión mas integral del Ser. En las consultas trabaja con Biodescodificación, Medicina Cuerpo Mente Alma y Medicina Ayurveda. También utiliza herramientas de PNL, Hipnosis Eriksoniana, Flores de Bach, Memoria Celular por testeo, Fitoterapia y Magnified Healing. En formación permanente, en la búsqueda de poder brindar una guía apropiada a cada persona."