Lavanda para el buen dormir

PH| Joaquín Feijóo| joaquinfeijoo.com

Ahí están ellas. Chiquitas, violetas y generosas dadoras de una fragancia ciertamente inconfundible. Parecen frágiles, cualquier viento las desarmaría con facilidad. Pero eso es solo una apariencia. La naturaleza tiene una fuerza superior de la que somos capaces de imaginar. Avanza, irrefrenable; se expresa, crece y sana. Nos sana.

El lenguaje de nuestro cuerpo es el mismo que habla la tierra, de allí venimos y es momento de recordarlo. Volver la mirada a lo que crece silenciosamente, a lo verde, a lo simple, es la clave de este nuevo paradigma que comienza a surgir.

Un aroma que cura

Debe ser difícil encontrar a una persona que no se deleite ante esa fragancia, fresca y vital, que obsequian las florcitas de lavanda.

Su nombre, originario del Latín “lavare”, hace referencia a lavarse o lavar, porque los romanos la utilizaban en sus baños higiénicos e incluso esparcían flores en el suelo de los baños públicos. Por otra parte, en Grecia se utilizaba también para tratar infecciones de garganta, estreñimiento e infecciones respiratorias.

Hoy en día la lavanda, en especial los géneros Lavandula officinale y lavandus angustifolia, se ha estudiado ampliamente y es una de las estrellas de la medicina natural.

Son muchos los usos que se le da a la lavanda en la medicina natural:

  • Su aceite esencial es excelente para reconstituir la piel en casos de quemaduras leves, heridas, estrías, etc.
  • Si tenés dolor de cabeza unos masajes delicados en las sienes con unas gotitas del aceite esencial de lavanda, puede ser suficiente para calmarlo.
  • Efectiva para ahuyentar insectos.
  • Es un antibiótico y antiséptico natural.
  • Para dolores musculares se indica el aceite esencial de lavanda en forma de masajes o baños.
  • El agua de lavanda evita el contagio de piojos.
  • Las flores de lavanda en tus cajones y placares no sólo perfuma tu ropa, también ahuyenta polillas.

Pero hoy nos vamos a centrar en la utilización de la lavanda en el insomnio y el estrés y te damos algunos consejitos.

Lavanda para descansar

El delicado aroma de las flores de lavanda tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso que podés aprovechar en casos de insomnio o si te sentís nervioso.

Mirá estas ideas:

  • Infusión de lavanda: sumergí una cucharada de flores de lavanda por taza de agua. Tapá y dejá reposar 5 minutos.
  • Baños de inmersión: ideal para hacerlo antes de ir a la cama, con 10 gotas de aceite esencial de lavanda. Su acción relajante y purificadora te ayuda a disolver la angustia y la tensión.
  • Aromatizar los ambientes: los hornillos son una excelente alternativa, diluí varias gotitas del aceite de lavanda en agua y dejá que el aroma invada cada rincón de tu casa.
  • Antifaz para los ojos con flores secas de lavanda: la tensión ocular es un reflejo exacto de la tensión del sistema nervioso. Probá esta opción, funciona!
  • Unas gotitas de aceite esencial en tu almohada puede ser suficiente para el buen descanso.

Si tenés lavanda en tu jardín, acordate de cosecharla al finalizar el verano y dejá secar bien en un lugar oscuro.

Como viste, son muchas las posibilidades que ofrece esta maravilla de la naturaleza. ¡No las dejes pasar!

Participá de la Comunidad Ahora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***