La importancia de la auto-observación en la práctica espiritual

La auto-observación es el primer paso a dar en una verdadera práctica espiritual.

María Fernández Silveyra nos acerca las enseñanzas tradicionales de filosofía yóguica que recibió en su último viaje a India. Aquí nos habla de las enseñanzas que recibió sobre el valor de la auto-observación en la práctica espiritual.


«Encontrar fallas en los demás es una de las tantas formas que tenemos para practicar el desapego, que es el fin último de todas las prácticas espirituales.»

Desapegarnos de lo transitorio, aprender a des-identificarnos de las nubes pasajeras siempre cambiantes, para poder experimentar adentro lo eterno, la quietud y la paz interior, es lo que todos buscamos para vivir lo más amenamente posible dentro de este cuerpo y en esta Tierra.

Yendo un poquito más profundo: escuché decir una vez que, en verdad, la vida es solamente una preparación para el momento de la muerte, que es el momento más decisivo e importante de toda nuestra existencia.

La posibilidad de poder practicar el desapego en un nivel de extrema sutileza, se da en la recta final. Se da en ese último respiro a través del cual todos tendremos la posibilidad de abandonar ésta forma física con consciencia y gracia. Eso es lo que explican muchas corrientes de filosofías orientales.

La observación es siempre el primer paso: observar como funciona la propia mente.

Entonces, según esta lupa que nos ayuda a ampliar nuestra, muchas veces reducida, percepción del Universo, las prácticas espirituales son herramientas para que, cuando llegue el momento, podamos retirarnos de esta fiesta lo más elegantemente posible. Y, claro, también para tener un pasaje ameno en este paraíso en el que nos toca vivir transitoriamente… Poder habitarnos, hacernos responsables de nuestra existencia y de todo lo que llevamos adentro, para poder observar y disfrutar del Presente en Paz. ¿Habrá algo mas valioso que eso en la vida? Yo no creo…

«Buscar fallas significa que empiezas a ver todas las cosas desde sus dos lados: desde el lado positivo y desde el lado negativo. Y así vas aprendiendo a elegir.»

La observación, nos decía el Dr. Nagaraj, es siempre el primer paso: observar cómo funciona la propia mente. Conocerla para poder anticiparnos y no andar repitiendo todo el tiempo la misma historia. En la introspección está siempre la auténtica creatividad: esa que nos conecta directamente con la magia del momento presente, sin importar las circunstancias. Eso, que es la Libertad.

En la introspección está siempre la auténtica creatividad: esa que nos conecta directamente con la magia del momento presente, sin importar las circunstancias.

«Por lo general no podemos ver las cosas desde el lado negativo o desde las consecuencias de nuestros actos porque nuestros deseos son muy fuertes. Nos dejamos llevar ‘¡quiero esto y lo quiero a toda costa!’, y no pensamos en el otro lado de la moneda.»

Y esto no se aplica solamente al plano de la materia y de los deseos sensoriales, sino y sobre todo, al plano emocional. Muchas veces nos aferramos con uñas y con dientes a lo que sentimos, identificándonos totalmente con eso: con la ira, o con los celos, o con el enojo, o con el enamoramiento, o con la angustia, o con la envidia, o con algún pico de felicidad o de tristeza, y no podemos ver otra cosa que no sea eso.

Ni qué hablar de lo que pensamos… Somos una raza que está completamente identificada con el pensamiento, que sigue creyendo que un cambio de presidencia, puede ser la solución a todos sus problemas…

«Es sólo a través de la meditación – la búsqueda interna del observador – que podemos remover realmente los patrones de la mente. Por eso es importante definir el propósito, siempre: ¿POR QUÉ HAGO LO QUE HAGO? Cuando sabes esto, todo el resto de las cosas se acomodan automáticamente.»

Es sólo a través de la meditación – la búsqueda interna del observador – que podemos remover realmente los patrones de la mente.

Nada es bueno ni nada es malo, nos decía el Dr. Nagaraj, siempre y cuando tengas bien en claro tu propósito. PARA QUÉ HAGO LO QUE HAGO.

«Entonces sabiendo esto, analizando los motivos más ocultos de tus acciones, empiezas a liberarte automáticamente. Las adicciones o los malos hábitos te empiezan a dejar a vos antes de que vos tengas la posibilidad de dejarlos a ellos: a esto llamo renuncia desde la consciencia, desde la comprensión. No importa que cantidad de tentaciones te encuentres en el camino, la respuesta va a ser siempre la misma: No gracias.»

Ni toda la vida sería suficiente para llegar a conocernos, porque, como si todo esto fuera poco, al igual que lo hace la naturaleza, estamos constantemente cambiando. Nuestra manera de ver las cosas, de abordar y de elegir en la vida, es sólo una manera más: ni mejor, ni peor, ni mas válida, ni menos válida. Es la que a nosotros nos sienta, ahora, según nuestras condiciones pasadas y presentes y nuestras aspiración futuras. Y nada más.

No es necesario gastar demasiada energía en sostener un punto de vista… porque eventualmente se va a transformar en otra cosa. Al igual que las nubes se hacen lluvia y los ríos desembocan en el océano. Eso somos nosotros también: NATURALEZA.

Cuando crees que algo está bien o que está mal empiezas a desarrollar apegos y aversiones para con las personas, para con las acciones de las personas, y para con las diferentes situaciones de la vida.

«Cuando crees que algo está bien o que está mal empiezas a desarrollar apegos y aversiones para con las personas, para con las acciones de las personas y para con las diferentes situaciones de la vida. Crees que alguien está yendo en una buena dirección y que otro está yendo en una mala dirección, sólo porque estás catalogando el mundo a través de tu propia experiencia, de tu punto de vista. Entonces empiezas a cargarte de opiniones, de prejuicios… y tu mente se convierte en un debate. Esta distracción no te deja estar en paz, no te deja realmente meterte para adentro e interiorizar en tu práctica, por eso ¡EVÍTALA! Es importante. Sólo porque algo no se adecúe a tu forma, no quiere decir que esté mal o que esté bien. No quiere decir nada. ¿Por qué crees que todo el mundo debería adaptarse a tu manera, a tu propósito, a tus gustos y disgustos? No tiene ningún sentido… ¿Lo ves?»

Hoy pido porque haya paz y porque todos los seres, de todos los planos, seamos felices.

Gracias

«Be silent. Only the hand of God can remove the burdens from your heart.»

(Vuélvete silencioso. Sólo la mano de Dios es capaz de remover las cargas de tu corazón.)

~ Rumi ~

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Mery adora viajar. Después de haberse recibido de Economista y haber cumplido con las “normas sociales” un buen día decidió salir a explorar el mundo en búsqueda de respuestas, lo que la llevó, inevitablemente, a la India, cuna de todo conocimiento. En estos años tuvo experiencias que transformaron para siempre su forma de percibir la vida. Además de escribir y practicar Yoga, trata de sembrar consciencia compartiendo sus experiencias en todo lo que sea aprender a usar al cuerpo como vehículo para llegar al alma. Sujeta al eterno cambio, Mery simplemente disfruta de hacer camino al andar y de compartir su perspectiva.