La Dieta Hipocrática

dieta Hipocrática
Una profunda reflexión sobre el verdadero significado del concepto "Dieta".

Hoy en día nos encontramos realmente saturados por las diferentes dietas de alimentación que circulan por Internet o por diferentes libros:  la dieta alcalina, la dieta paleo, la crudivegana, vegetariana, la dieta según el grupo sanguíneo, la macrobiótica, la frugívora, la disociada, la metabólica… eso sin contar con las innumerables dietas exprés para perder peso en una semana que aparecen y desaparecen con la misma velocidad con la que aparecieron.

Todo este cúmulo de informaciones ha provocado que cuando utilizás la palabra dieta lo primero que se te cruza por la cabeza, como a la mayoría de las personas, es “comer poco”,“pasar hambre” o “que se termine pronto, por favor”.  Nadie quiere oír la palabra dieta, en cuanto la pronuncio a alguna persona que quiere asesorarse sobre su salud su cara cambia por completo… pero.. ¿Sabemos el significado real que tendría que tener la palabra dieta?

El término dieta proviene del griego “diaita” el cual fue utilizado por primera vez por Hipócrates en su obra “Corpus Hipocratum” y lo utilizó para referirse a un “régimen de vida” en el que se englobaba no sólo la alimentación a llevar, si no también otros hábitos saludables como el esparcimiento, el trabajo , el ejercicio físico o el alimento del espíritu.

Todos estos aspectos eran igualmente necesarios e importantes. Todos ellos formaban parte de esa “Dietética”- entendida como “régimen de vida”- que se recetaba para alcanzar el estado óptimo de salud. A los consejos sobre alimentos y bebidas se les sumaban otros diferentes sobre gimnasia, trabajo y reposo, contacto con la naturaleza y reacciones anímicas. Con todas ellos se intentaba equilibrar al paciente con el entorno que le rodeaba, para que así alcanzase un estado de mayor armonía y se pudiera favorecer su propia naturaleza curativa.

Hoy en día , podemos encontrar en Wikipedia la siguiente definición de dieta:

Cantidad de alimento que se le proporciona a un organismo en un período de 24 horas, sin importar si cubre o no sus necesidades de mantenimiento .

Es decir, no nos hemos podido desviar más del concepto original.

El equilibrio para alcanzar la salud se obtiene de la alimentación, pero también son igual de importantes el ejercicio físico, el esparcimiento, tus relaciones afectivas, tu felicidad en tu trabajo, el entorno en el que vivas… todos ellos son igual de necesarios. De hecho en Naturopatía son 18 los Indicadores de Salud que valoramos en la persona y solamente uno de ellos es la alimentación.

La comida que ingerimos es uno de los motores que llena de energía nuestro cuerpo, pero igualmente es necesario tener un mente calmada. Hay que prestar atención a nuestros conflictos interiores, a los bloqueos que no te permiten  crecer como persona. Igualmente es necesario aprender a mimar a tu cuerpo con un ejercicio suave y relajado.

Empezar nuevas dietas está de moda, todo el mundo quiere conocer  nuevas formas de alimentación. Descubrimos cada día nuevos “super alimentos”, cada mes sale una nueva dieta para adelgazar, otras para curar, pero veo muy pocas que sean para sanar (curar no es lo mismo que sanar).

Tomamos unos alimentos o dejamos de tomar otros porque lo hemos leído en un libro o en un blog, pero… ¿buscamos herramientas para desarrollarnos personalmente? ¿Somos conscientes de las emociones que nos embargan y aprendemos técnicas para trabajar con ellas? ¿Tenemos un trabajo que nos hace feliz y nos hace crecer? ¿Mejoramos con los años las relaciones con nuestro entorno o siguen presentes siempre los mismos patrones? ¿Estamos conectados con la Naturaleza? ¿ Llenamos nuestros pulmones con aire puro de vez en cuando?¿Hidratamos nuestros órganos con agua limpia? ¿Dejamos que el Sol nos ayude con su fuerza curativa? ¿Dejamos de maltratar a nuestro cuerpo con tóxicos o hábitos que no hacen más que perjudicar nuestra salud? En definitiva, ¿nos sentimos en sintonía con nosotros mismos y con el entorno que nos rodea? 

Por ello, no nos obsesionemos tanto con los alimentos, y comencemos a trabajar también otros aspectos de nuestros interior, volvamos a recuperar ese concepto original de “dieta” que aconsejaba Hipócrates como régimen de vida. Volvamos a conectar con nosotros mismos, con nuestra esencia, busquemos una armonía social, vivamos conforme las leyes de la naturaleza y empecemos a caminar así por ese sendero que nos conduzca a poder hablar de volver a ser dueños de nuestra propia salud.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 Comentarios

  • Hola Lorena, muchas gracias, me alegro de que os resulten interesantes. Yo vivo en España, si quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo a través de mi blog , gracias 😉

  • HOLA¡ CADA DIA TE RECONOZCO ESE ENTENDIMIENTO DE TU PROFESION Y DON. ASI LE LLAMO A TUS LINEAS QUE PONES TODO EL TIEMPO. SON MUY RECONSTRUCTIVAS AL 1000% BUENO PARA MI Y CREO QUE PARA MUCHA GENTE . Y CIERTO QUE DEBEMOS ALIMENTAR Y HACER UNA DIETA PRIMERO DE NUESTRO INTERIOR DEL ALMA . GRACIAS Y ME GUSTARIA SEGUIR TODO DE TUS LINEAS QUE ESCRIBES. TE DEJO MI CORREO, DIOS TE BENDICE. GRACIAS.

    • Hola Patricia, muchísimas gracias por tu comentario tan lindo! Seguiré escribiendo artículos para poder compartir más cosas con vosotros.. Gracias

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Laura Duarte es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Zaragoza. Durante casi 10 años se dedicó al mundo de las finanzas, hasta que se dió cuenta de que no se encontraba en el camino correcto. Tras abandonar su antiguo empleo, comienza a formarse en lo que realmente le apasiona: técnicas para alcanzar de forma natural el estado de salud. Actualmente es Técnico Naturópata, con formación en Trofología, Herbología, Agentes Naturales de la Salud, Kinesiología, Auriculopuntura y Flores de Bach. También se formó como Terapeuta en Ayurveda, especializada en la alimentación, Masaje Terapeútico Abhyangam y Marmaterapia. Es además Terapeuta Profesional de Reiki y ha realizado cursos sobre Inteligencia Emocional y Mindfulness. En formación continua, asegura que su aprendizaje no terminará nunca: “una vez que encuentras el camino, no lo quieres terminar”.