Cómo hacer un jabón completamente natural (sin soda cáustica)

jabón natural sin soda cáustica
Los secretos que nadie te dijo para hacer un excelente jabón 100% natural.

Muchas personas me consultan sobre cómo hacer jabón natural sin soda cáustica. El Ayurveda nos da una pista: “no pongas nada en tu piel que no te comerías”.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, todo lo que ponemos sobre ella lo “bebe”, literalmente. Luego, eso que bebió, alcanza directamente el torrente sanguíneo, sin pasar por ningún filtro, llegando así a nuestros órganos y tejidos.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, todo lo que ponemos sobre ella lo “bebe”, literalmente.

La industria de la cosmética llena sus productos de ingredientes directamente derivados de petróleo como la parafina, aceites minerales o glicerina, de conservantes y colorantes sospechosos de ser cancerígenos que han sido prohibidos en algunos países europeos. Además se adicionan sustancias como los parabenos, formaldehidos, emulsionantes o ftalatos que, a pesar de que existen pruebas que concluyen que provocan alteraciones en el sistema inmunológico u hormonal, se siguen utilizando porque se consiguen productos más duraderos y económicos.

Aquí cabe preguntarse: todos estos ingredientes, con nombres tan extraños…. ¿te los comerías? Seguramente me dirás que no. Y entonces… ¿por qué los ponés sobre tu piel?

Claro que el cuerpo está preparado para eliminar toxinas, pero ‘untarse’ todos los días con estos productos es un bombardeo continuo: el jabón, el champú, el dentífrico, el desodorante, la crema, el maquillaje… todos los días, varias veces al día… ¿Creés que el cuerpo está preparado para eliminar todo esto continuamente? El cuerpo se cansa, acabamos saturando la piel y  conseguimos que deje de eliminar, como órgano emuntorio que es,  provocando que vaya almacenando todas esas sustancias en el interior de nuestro organismo.

Por si fuera poco, la mayoría de los productos que venden en cosmética química son testeados en animales mediante unos procesos horribles e inhumanos. Tengamos en cuenta también que no estamos hablando de productos biodegradables, así que si sos una persona sensible con el medio ambiente y que desea respetar a la Naturaleza tendrías que intentar evitar al máximo todos estos productos contaminantes o, al menos, comenzar a cuestionarte su uso.

Me parece algo inconcebible el querer cuidar al cuerpo por dentro mediante la alimentación y no hacerlo de forma externa.

Una de las cosas que primero empecé a estudiar cuando me embarqué en el mundo de la Naturopatía fue la Cosmética Natural, ya que me parecía algo inconcebible el querer cuidar al cuerpo por dentro mediante la alimentación y no hacerlo de forma externa.

Por ello voy a compartir con ustedes algunas recetas que utilizo para fabricar mis propios productos de higiene y de cosmética. Hoy les voy a mostrar cómo fabrico mi propio jabón natural sin soda cáustica.

Existen mil recetas de jabones por Internet o en libros. Yo he probado muchas de ellas. Algunas me han parecido difíciles de hacer para lo que tratamos de conseguir y en otros casos no me salió un jabón de calidad. La mayoría de las recetas que encontré utilizan soda cáustica y, aunque sí que es cierto que en el proceso de elaboración se neutraliza y no deja ningún tóxico para la piel, todos esos humos corrosivos que aparecían en el momento en que la mezclaba con el agua, no me gustaban mucho. Así que fui investigando, buscando formas de hacer un jabón natural sin soda cáustica, hasta que, como no podía ser de otra manera, la Naturaleza me dio la solución: la planta de Saponaria.

La planta de la Saponaria es conocida también como “Planta Jabonera”, tiene una gran cantidad de saponinas lo que le confiere grandes propiedades depurativas y detergentes.

Probando y probando, al final conseguí dar con mi “fórmula secreta” para poder fabricar pastillas de jabón natural sin soda cáustica. Esta fórmula es la que aplico siempre y luego, en base a ella, voy añadiendo algún otro ingrediente o aceite esencial diferente.

La ‘fórmula secreta’ del jabón natural sin soda cáustica

Ingredientes:

  • 100 gr de agua pura.
  • 160 gr de aceite de oliva virgen extra.
  • 45 gr de aceite de coco.
  • 70 gr de infusión de raíz de saponaria.

El aceite de oliva es antioxidante, calmante y protector de la sequedad del clima y del sol.

El aceite de coco es también antioxidante y además muy nutritivo. Provoca que la pastilla de jabón quede más dura, que haga más espuma y que limpie más, ya que posee propiedades antimicrobianas.

Proceso de elaboración:

  1. Pesamos todos los ingredientes.
  2. Preparamos la infusión concentrada de saponaria: en una ollita ponemos a hervir el agua y cuando llegue a ebullición echamos la raíz (una cucharada grande), quitamos el fuego y dejamos que repose y se enfríe.
  3. Calentamos el aceite de coco y el aceite de oliva en otra olla.
  4. Vertemos la infusión de saponaria en la olla de los aceites, dejamos que se templen un poco y con la batidora emulsionamos la mezcla hasta que quede una consistencia cremosa.
  5. Colocamos esa crema en un molde para dar forma a nuestro jabón (yo suelo utilizar una caja de leche o de jugo, limpia).
  6. La dejamos dentro del molde un día para que se solidifique. Pasado ese tiempo sacamos el jabón y lo cortamos en pedazos más pequeños para manipularlos fácilmente.

¡Al no llevar soda cáustica lo podemos empezar a usar en ese mismo instante!

Si querés que el jabón tenga algún aroma especial, cuando hayas batido la mezcla en el paso 4º, le podés agregar algunas gotas de aceite esencial como rosa, lavanda o canela… Tené en cuenta que los aceites esenciales tienen también propiedades terapéuticas. Por ejemplo, si le agregás unas gotas de aceite esencial de árbol de té (Tea tree) y de aceite de eucalipto obtendrás un jabón perfecto para la higiene íntima muy útil para casos de candidiasis. También le podés colocar una cucharada de arcilla verde y así obtendrás un jabón regenerante apropiado para pieles con acné.

Hay que ir probando e investigando. Las posibilidades son infinitas y los beneficios tambipen: cuidás tu cuerpo, tu piel, la Naturaleza y además ocupás tu mente con actividades creativas e imaginativas… ¿qué más se puede pedir?

Los animo a que hagan esta receta, a que prueben diferentes posibilidades y a que después las compartan conmigo.

¡Sean felices!

Laura Duarte

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


12 Comentarios

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Laura Duarte es Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Zaragoza. Durante casi 10 años se dedicó al mundo de las finanzas, hasta que se dió cuenta de que no se encontraba en el camino correcto. Tras abandonar su antiguo empleo, comienza a formarse en lo que realmente le apasiona: técnicas para alcanzar de forma natural el estado de salud. Actualmente es Técnico Naturópata, con formación en Trofología, Herbología, Agentes Naturales de la Salud, Kinesiología, Auriculopuntura y Flores de Bach. También se formó como Terapeuta en Ayurveda, especializada en la alimentación, Masaje Terapeútico Abhyangam y Marmaterapia. Es además Terapeuta Profesional de Reiki y ha realizado cursos sobre Inteligencia Emocional y Mindfulness. En formación continua, asegura que su aprendizaje no terminará nunca: “una vez que encuentras el camino, no lo quieres terminar”.