El poder de la intención

PH | Viri Bovo
María Fernández Silveyra -Mery- nos acerca las enseñanzas tradicionales de filosofía yóguica que recibió en su último viaje a India. Aquí nos habla de las enseñanzas que recibió sobre el poder de la intención.

«Shiva no está en el Ganges. No está ni en la caridad, ni en los cantos, ni en ninguna ofrenda que sea hecha mecánicamente. Shiva no está en las piedras tampoco. Dios está adentro tuyo. Él es tu propio cuerpo. Él está profundamente establecido y enraizado en vos».

Astrólogo, abogado, médico alopático y ayurvédico, padre de familia, crítico de arte, Dr. en filosofía y fiel devoto y practicante del Yoga, el Dr. Nagaraj siempre tuvo un alma curiosa por naturaleza. Eso nos contaba. Desde chiquito.

Aquel día hablamos con el Dr. Nagaraj del poder de las intenciones. Él le recordó a nuestro dormido inconsciente que las acciones que llevamos a cabo no son lo que realmente importa en la vida, lo verdaderamente importante es la intención que sostiene a cada una de ellas: desde practicar y ejercer nuestra pasión, pasando por todas nuestras obligaciones, hasta lavarnos los dientes. Es todo lo mismo.

Las acciones que llevamos a cabo no son lo que realmente importa en la vida, lo verdaderamente importante es la intención que sostiene a cada una de ellas.

“Es la manera y no la forma externa la que determina el curso de las cosas en conjunto. Sólo cuando la intención es pura, cuando realmente proviene del corazón, recibimos ayuda de Dios. Por eso, si sienten que no están recibiendo lo que piden, pregúntense, ¿cómo y qué estoy pidiendo?»

Sucede con frecuencia que las demandas que recibimos de la vida o los resultados que esperamos provienen del ego: de algún deseo que no está alineado con nuestro real propósito. La autoexigencia constante de sobresalir ante el resto o su opuesto, la necesidad incosciente de sentirnos inferiores, son las dos caras de una misma moneda.

Es como una necesidad a la que estamos acostumbrados, un placer medio masoquista de sentirnos un poco vacíos e incompletos. ¿Qué pasa si, de repente, estamos contentos? ¿Si, súbitamente, se acaban los pequeños problemas? ¿En qué vamos a ocupar nuestro tiempo reloj? ¿Qué vamos a hacer? ¿De qué vamos a hablar?

Ahí, creo, radica el gran problema: mientras nuestras ‘peticiones’ nazcan desde un lugar de carencia, del ‘necesito’ constante del disco rayado, del apego a la pasión, a los picos de felicidad o de tristeza, por lo general no recibiremos nada: Dios debe de estar agotado de estar ahí sentado -adentro nuestro- viéndonos mendigar.

La autoexigencia constante de sobresalir ante el resto o su opuesto, la necesidad incosciente de sentirnos inferiores, son las dos caras de una misma moneda.

Mientras nos mantengamos en esa línea, el sentimiento de víctima se va retroalimentando, como una bola de nieve, hasta que nos terminamos convirtiendo en aquello que creamos, pero sin siquiera darnos cuenta de que somos los únicos responsables de esta creación: personas quejosas, pedigüeñas, desagradecidas y espiritualmente irresponsables.

¿Qué sucedería si, en cambio, tomamos consciencia de todo lo que tenemos y somos? ¿Si en lugar de victimizarnos apreciamos con ecuanimidad lo que nos toque transitar? ¿Qué pasaría si dejáramos de dejar de compararnos y aceptáramos con dignidad nuestros propios desafíos?. Entonces podremos pedir desde el corazón, podemos pedir desde un deseo profundo del alma; desde un lugar donde los milagros ocurren. Cuando empezamos a encontrar el canal que sintoniza con nuestra frecuencia divina todo es posible.


MeryMery adora viajar. Después de haberse recibido de Economista y haber cumplido con las “normas sociales” un buen día decidió salir a explorar el mundo en búsqueda de respuestas, lo que la llevó, inevitablemente, a la India, cuna de todo conocimiento. En estos años tuvo experiencias que transformaron para siempre su forma de percibir la vida. Además de escribir y practicar Yoga, trata de sembrar consciencia compartiendo sus experiencias en todo lo que sea aprender a usar al cuerpo como vehículo para llegar al alma. Sujeta al eterno cambio, Mery simplemente disfruta de hacer camino al andar y de compartir su perspectiva.

 


 

Banner yoga

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***