Compras: para un gran obstáculo, una hoja de ruta

cambiar hábitos alimenticios
Una vez que empezamos a leer las etiquetas, descubrimos el gran obstáculo: descubrir que todos los productos que hay en un supermercado tienen elementos que nuestro cuerpo no digiere. Una hoja de ruta para saber cómo y qué comprar.

Una vez que hemos empezado a leer las etiquetas, descubrimos el gran obstáculo. Ese que puede hacernos dar el paso atrás, decidiendo hacer caso omiso a lo escuchado y seguir comiendo productos que no son comida. Ese obstáculo es descubrir que todos los productos que hay en un supermercado tienen elementos que nuestro cuerpo no digiere.

Ante este descubrimiento, lo primero que les puedo decir es ¡CALMA! Cambiar toda nuestra realidad de un día para el otro es casi imposible, volvernos fundamentalistas de la comida real sólo va a durar un ratito y después vamos a desistir. Si has comido de supermercado durante años, nada va a cambiar mucho si continuás unos meses más. Ahora bien, ya calmados y sin dejar que los fantasmas de lo que nos estamos metiendo en el cuerpo nos afecte, vamos a armar una hoja de ruta de cómo hacer el cambio a una alimentación real.

El propósito está claro: ALIMENTACIÓN REAL. Lo que tenemos que definir son pasos a seguir, tiempos, materiales necesarios y obstáculos.

Pasos a Seguir

El primer paso, es definir, aunque sea a grandes rasgos, qué te gusta comer, si te gusta cocinar, o si necesitás/querés comida ya elaborada.

Después hay que investigar sobre productores locales, huertas familiares, tiendas naturales y ferias cerca de casa. Definir si tenés el tiempo de hacer y buscar las compras, o necesitás que se pueda hacer el pedido y que te lo manden.

Hoy en día, en las grandes ciudades, donde es más difícil llegar a los productos naturales, hay numerosas ferias, normalmente en alguna plaza y, por lo general, suceden los fines de semana. De esta manera podés organizarte para que, por ejemplo, los sábados a la mañana sea tu momento de ocuparte de tu comida de la semana. También existen los delivery de huertas y de tiendas naturales. Muchas huertas hacen canastas semanales y normalmente se manejan por Whatsapp o Facebook. Consultale a tus conocidos, seguro que alguien tiene algún contacto.

El propósito está claro: alimentación real. Lo que tenemos que definir son pasos a seguir, tiempos, materiales necesarios y obstáculos.

Con respecto a las tiendas naturales, les recomiendo hacer el test de buena calidad del lugar. Este test consiste comprar semillas de fenogrecco, alfalfa y/o porotos mung. En casa, ponelas a germinar. Si las semillas tardan más de 72 horas en brotar, o menos del 70% brota, es que las semillas son viejas, están genéticamente modificadas o tienen agrotóxicos.

Tiempos

Proponete hacer los cambios en cierto tiempo. A veces las listas sirven de mucho:

“esta semana…

– investigar y encontrar una carnicería agroecológica.

– pedir canasta a la huerta X.

– probar el pan de la vecina de mi amiga”.

Clarificá cuánto tiempo real podés dedicarle a este proyecto. ¿Todos los días 15 minutos?, ¿todas las mañanas de los sábados?, ¿durante los almuerzos?

Materiales necesarios

En este ítem, todo puede ser, dependiendo de qué tipo de cambio has decidido hacer. Tal vez ya tenés todos los utensilios de cocina que necesitás porque mantenés el mismo tipo de comida y solo cambiás dónde comprar. Tal vez, ahora dejes de comprar todo en paquete y empieces a comprar en una casa de comida natural: en este caso, podés evaluar hacer una compra de tuppers y así también reducís los residuos. Tal vez necesitás Internet, Whatsapp, comunicarte más por teléfono (más crédito en el celular).

El cambio es lento, amoroso, y principalmente hay que disfrutarlo.

Como verás, este capítulo es puro tal vez. Todo depende de tu camino personal.

Obstáculos

Tenemos obstáculos materiales, mentales y emocionales frente a este cambio. Existen de todos los colores y formas para todas las personas. Por lo cual no puedo decir cuáles serán los tuyos.

Siempre que hacemos cambios hasta volverlos estables, es muy normal que aumente el gasto, ya que estaremos probando lugares y productos nuevos, evaluando precio-calidad, etc.  No podemos definir el nuevo costo hasta no haber estandarizado nuestra nueva manera de hacer compras. Tener este inconveniente en mente hará que lo superemos con alegría sabiendo que es una desorganización pasajera.

Cada vez que sientas que no vas a poder, o que está siendo muy complicado, o estás gastando demasiado tiempo, dinero o cabeza en esto, volvé al supermercado por un rato. El cambio es lento, amoroso y, principalmente, hay que disfrutarlo.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


1 Comentario

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Margarita Nudemberg Chef especializada en Alimentación Armónica y Consumo Responsable. Coach en Cambio de Hábitos. Integrante de SlowFood. Desde 2001, profundiza como chef en diversas filosofías culinarias: macrobiótica, veganismo, alimentación viva, agroecológica, sin gluten. Hace 9 años, guía cursos y retiros en Argentina, Uruguay y Brasil. Centra su trabajo en incentivar la experimentación, devolviendo a cada uno el poder de recuperar la salud y la alegría por medio del cambio de perspectiva. La Cocina Armónica es una herramienta puente y parte de la solución a una Consciencia Plena. Plenos de salud física, mental, emocional y espiritual, responsables de nuestro camino personal. ArteSana de Cocina – Escuela de Alimentación Armónica y Consumo Responsable . [email protected] // Whatsapp +54 9 294 4966743