Bancal profundo

A la hora de emprender la emocionante tarea de crear nuestra propia huerta, uno de los principales puntos a considerar es el trabajo del suelo. Por eso en esta ocasión AHORA te acerca una de las mejores técnicas: el bancal profundo o de doble excavación.

El objetivo central que impulsa este enfoque es darle a las plantas la posibilidad de explorar el suelo a mayor profundidad, creando un perfil de 60 centímetros de suelo sin compactación, aireado, de estructura esponjosa. Te sorprendería lo profundo que pueden llegar a desarrollarse las raíces si no encuentran un impedimento físico. Esta exploración hacia abajo disminuye la necesidad de crecimiento lateral de las raíces, permitiéndonos disponer las plantas más cerca unas de otras, es decir, aprovechar mejor el espacio. Con esta técnica siempre obtendremos mejores rendimientos para una misma superficie.

Es importante no dar vuelta la tierra, en la medida de lo posible. Los microorganismos que viven en la porción superior del suelo respiran, para lo cual necesitan estar cerca de la superficie. La vitalidad de nuestro suelo depende de ellos.

Aquí va el paso a paso:

  • Marcar un sector de entre 1 y 1,20 metros de ancho por el largo que se adecúe mejor al espacio del que dispongas. Lo recomendado es alrededor de 10 metros. Podés clavar una estaca en cada vértice del rectángulo para poder tensar un hilo que te permita visualizar el perímetro.
  • Desmalezar toda la superficie del bancal tratando de eliminar las raíces de los pastos o hierbas que hubiera.
  • Nivelar y esparcir una capa de abono.
  • En uno de los extremos del bancal, cavar una zanja de 30 cm de ancho por 30 cm de profundidad. El largo de esta zanja será el ancho que hayas elegido para tu bancal.Esto conviene hacerlo parándose en una tabla, así se distribuye mejor el peso, evitando la compactación del suelo.
  • Llevar la tierra de esta primera zanja, en lo posible sin darla vuelta, a la otra punta del bancal, dejándola del lado de afuera.
  • Colocar abono en la zanja.
  • Remover dentro de la zanja con la laya o bieldo otros 30 centímetros en profundidad, para aflojar la tierra e incorporar el abono.

  • Proseguir haciendo otra zanja en los 30 centímetros siguientes. La tierra que se saca de esta segunda zanja se coloca en la primera, tratando de no darla vuelta.
  • En la segunda zanja proceder igual que en la primera, y taparla con la tierra de la tercera zanja.
  • Seguir con este procedimiento hasta llegar al final del bancal, donde la última zanja se tapará con la tierra de la primera zanja.
  • Con el rastrillo, emparejar y dar al bancal forma abombada para aumentar la superficie de siembra.
  • Esparcir una capa de abono e incorporarlo unos 15 centímetros con la laya o bieldo.
  • Emparejar la superficie con el rastrillo.

No te asustes si ves que el nivel del suelo se elevó mucho en el bancal. Es lo que tiene que pasar, ya que además de agregar abono estás aireando la tierra, y por lo tanto aumentando su volumen aparente.

Dependiendo del tipo de suelo que tengas, las cantidades de abono necesarias pueden variar. Si tu suelo está muy seco conviene que lo riegues abundantemente uno o dos días antes de comenzar con la doble excavación, ya que el suelo húmedo facilita la tarea. También, si contás con un suelo duro, conviene aflojar previamente, con la laya o bieldo, los treinta centímetros superiores.

El momento ideal para usar esta técnica es la primavera, justo antes de trasplantar las plántulas o de sembrar. Pero hay que tener la precaución de usar abono maduro. Con abonos no maduros es necesario dejar pasar un tiempo antes de sembrar o trasplantar, dependiendo del tipo de abono y su grado de maduración.

¡¡A excavar se ha dicho!!


 

Fuente: John Jeavons y Carol Cox. El Huerto Sustentable.

Participá de la Comunidad Ahora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Sé parte de la Comunidad Ahora, gratis!






Información del Autor

Músico profesional, actualmente dedicado a guiar a otros seres humanos en el aprendizaje musical a través del piano. Aficionado a la astronomía y al estudio y cuidado de las plantas.