¿Qué realidad querés crear?

Con tus pensamientos construís a diario tu realidad, definís sus límites y las posibilidades de crecimiento para tu vida.

He elegido este título para este artículo porque es habitual escuchar en estos tiempos la frase: “NO ES FÁCIL”.

Es cierto que social, cultural o económicamente el contexto puede ser obstaculizador. Es cierto que podés estar metido en un telón de fondo complejo. Podés estar viviendo una situación difícil: una enfermedad, un divorcio, falta de trabajo.

Pero hay tanta queja en nuestra sociedad, hay tanto malestar en el día a día, que me cuestiono seriamente si todo verdaderamente está tan mal.

Creo que siempre se pueden rescatar situaciones que nos hacen sentirnos bien o esperanzados. Siempre somos responsables de la realidad que queremos crear, pese a las circunstancias que estamos viviendo.

Sabemos que no podemos controlar nuestro mundo exterior, pero sí podemos tomar responsabilidad sobre lo que depende de nosotros. Somos seres “lingüísticos” y, como tales, siempre estamos conversando. No solo cuando nos escuchamos, cuando salen palabras de nuestra boca, sino también cuando estamos en silencio. Estas últimas son “conversaciones privadas o silenciosas” y pueden ser más peligrosas que las públicas.

Siempre somos responsables de la realidad que queremos crear, pese a las circunstancias que estamos viviendo.

Qué decimos, qué nos decimos, qué juicios hacemos, cómo pensamos, cómo va y viene nuestra mente con miles de hipótesis y afirmaciones. Es importante comenzar a observar lo que pensamos porque así creamos nuestro mundo interno, que se verá reflejado en el afuera.

Entonces, cuando nos estamos quejando, cuando estamos repitiendo el problema o no pudiendo ver una solución, debemos pensar en cambiar algún tipo de estas conversaciones: las privadas o públicas. Hay algo que estoy repitiendo sin pensar y que no me está dando los resultados que deseo.

Es importante comenzar a observar lo que pensamos porque así creamos nuestro mundo interno, que se verá reflejado en el afuera.

Estas conversaciones internas (o privadas) nos traen mucha información, porque allí viven nuestros pensamientos. Y sabemos que somos lo que pensamos, nuestros pensamientos nos acorralan y nos convencen de que las cosas “son así”. Cambiando nuestros pensamientos, podremos cambiar nuestras emociones y comportamiento. Quizá podríamos comenzar a dudar un poco de lo que pensamos y a veces mantenemos como VERDADES ABSOLUTAS.

Aunque no lo hagas de modo consciente, con tus pensamientos y con las emociones que ellos conllevan, construís a diario tu realidad, definís sus límites y las posibilidades de crecimiento para tu vida.

Sabemos que somos lo que pensamos, nuestros pensamientos nos acorralan y nos convencen de que las cosas “son así”.

Aquí van algunas recomendaciones para salir del estancamiento:

  • Observá cuánto te quejás: para construir tu propia realidad debés comenzar a observarte más, ser consciente de tu “aquí y ahora”. Si estás atravesando una situación que no te gusta, comprender que no la has elegido conscientemente y que, si la tenés que vivir, es por algo. O mejor dicho, para algo. Por lo tanto, limpiá tu mente y tratá de no quejarte de lo que no podés cambiar. Si lo podés modificar, entonces inténtalo: tomá responsabilidad y hacelo. Y sino, sencillamente, ACEPTALO.
  • Confíá más en el Universo y en vos: todos los pensamientos negativos o autolimitantes nacen del miedo y la falta de confianza en vos mismo. Aquietá tu mente y confíá en la bondad escencial de la Vida, podrás así construir una realidad diaria más optimista y amorosa, estando más abierto a la ilusión.
  • Cambiá tus pensamientos: Si de pronto te descubrís teniendo pensamientos negativos u oscuros, podés decir conscientemente “cancelo este pensamiento”; de este modo, al observarlo, das el primer paso para que suceda el cambio. Un modo de activar otra frecuencia más elevada es usar afirmaciones positivas (que se pueden escribir, leer o decir), repitiéndolas varias veces en un pequeño ritual personal diario. Al repetir estas declaraciones (por ejemplo “yo soy….”; “yo elijo…”), irás generando un cambio energético favorable. Te recomiendo que busques información sobre el Ho’oponopono .

¡A seguir avanzando! Hasta la próxima.


Seguí leyendo…

Cuestión de Actitud

Todo está en la Mente

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Lic. Paula Fumarola Psicóloga (UBA) MPRN 909 -Mat. Pcial. de Rio Negro-. Egresada en el 2005 en la Facultad de Psicología -UBA-. Postgrado en Fund. Gregory Batson en Psicoterapias modelo Sistémico, Cognitivo y Comportamental. Instructora en Técnicas de Psicoprofilaxis Obstétrica para la maternidad. Instructora en Técnicas de Meditación y Respiración. Capacitación constante en áreas de Neurociencias y Terapia Clínica Cognitiva. Trabajó durante años en grandes empresas en BsAs, dentro de áreas Comerciales, de Atención al cliente, y específicamente RR.HH. (Capacitación, Desarrollo, Búsqueda y Selección de Personal). Se desempeñó como Selectora de Personal en Consultoras de Tecnología y Turismo en Bs. As. y en Patagonia para diversos clientes, administrando procesos de reclutamiento de personal, así como también realización de Psicotécnicos. Desde hace 7 (siete) años, desarrolla su actividad terapéutica atendiendo necesidades en personas que están atravesando crisis vitales en su vida, como divorcios, duelos, cuadros de estrés, cambios de trabajo, problemáticas de pareja y/o familia, fobias sociales, trastornos de ansiedad, depresión, crisis de angustia, ataques de pánico, trastornos obsesivos, etc. A través de la experiencia ganada en este campo nace el proyecto “Psicología y Desarrollo Personal”, un espacio para seguir avanzando con el mismo objetivo: ser un referente confiable en procesos de transformación y crecimiento personal. Aparte del trabajo en consultorio, promociona diferentes talleres de interés relacionados a problemáticas actuales abiertos a todo publico. www.paulafumarola.com.ar / [email protected] /Facebook: Paula Fumarola. Psicología y Desarrollo Personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *