Ayuno frutal: un descanso natural para tu organismo

¿Qué pensamos cuando hablamos de fruta? ¿El consumo de fruta debería limitarse? ¿Las frutas se comen de postre? ¿La fruta intoxica el cuerpo o por el contrario, lo depura?


La definición del diccionario de la Real Academia Española no es específica, pero nos dice que la fruta es un “fruto comestible de ciertas plantas cultivadas”. Sin embargo, se evidencia que el término fruta refiere a frutos producidos en su mayoría por plantas leñosas (manzano, peral, duraznero, ciruelo, cerezo, damasco, higuera, vid, naranjo, mandarino, limonero, mango, papaya, etc.) o por plantas semileñosas o arbustos frutales (arándano, zarzamora, frambuesa, etc.) y, en menor medida, por plantas herbáceas (frutilla, banana, plátano, entre otros).

revista-ahora

 

Esta definición aunque describa a grandes rasgos de qué hablamos cuando hablamos de fruta, está lejos de ser práctica para nuestra elección de qué comer a diario. Así que voy a poner mi definición de fruta referida a la alimentación: es el elixir que las plantas, arbustos y árboles crean, para nutrir de forma completa y satisfactoria al ser humano, en la mayoría de veces con un sabor dulce (naranja, banana, manzanas), otras con un destaque en el sabor salado (pepino, tomate, palta) y que su forma de administrarse es simple y práctica para cualquiera.

La fruta es el elixir que las plantas, arbustos y árboles crean para nutrir de forma completa y satisfactoria al ser humano.

revista-ahora

Con la definición recién descrita quiero dejar en claro que las frutas, debido a nuestra conformación fisiológica, son nuestros alimentos primarios. Son aquellos alimentos que podemos digerir y absorber sin uso de recursos externos. Podemos recurrir a las frutas sin necesidad de usar cuchillos ni ningún otro elemento externo. Algo a destacar de estos maravillosos alimentos es el alto contenido de agua, el principal recurso de nuestro cuerpo. En este principal recurso, el agua, es donde vamos a encontrar la mayor cantidad de los segundos y terceros recursos que forman nuestra salud: el oxígeno, las enzimas, las vitaminas y los minerales. Por esto decimos que la fruta es un alimento base del ser humano sano, que no debería de restringir su consumo y que podría recurrir a él en cuanto sea necesario.

La fruta es un alimento base del ser humano sano por lo tanto no debería restringirse su consumo y deberíamos recurrir a él en cuanto sea necesario.

La fruta, así como todos los alimentos, tiene un tiempo de digestión en nuestro estómago, que varía de persona a persona de acuerdo a su alimentación. Igualmente, la salvedad importante de hacer aquí, es que el hábito o costumbre de comer la fruta como “postre” es un concepto erróneo a la forma de alimentarnos. La fruta, al ser nuestro alimento primario y total o casi totalmente fisiológico y al contener mas del %70 de agua, tiene un tiempo de digestión muy corto, por lo que precisa de un estómago libre para que de esta forma pueda seguir su camino al intestino delgado y absorberse. En caso contrario, si el estómago está completo con el almuerzo o la cena y luego se come la fruta, esta comenzará un proceso de fermentación en el estómago debido al que seguramente sientas hinchazón, mal humor y hasta dolor de cabeza y pesadez. Esto no quiere decir que la fruta intoxica, todo lo contrario, es un alimento depurativo por excelencia.

revista-ahora

El hábito o costumbre de comer la fruta como “postre” es un concepto erróneo en nuestra forma de alimentarnos.

En cuanto a los ayunos, podemos comenzar por hablar de los pilares fundamentales en la medicina antigua cuando uno está enfermo: el reposo, la dieta y la medicación. El reposo o ayuno como pilar principal consiste en generar un período sin trabajo digestivo ni exigencia metabólica, durante el cual el organismo pueda concentrar todo su potencial en la tarea de eliminación de aquellos tóxicos que no le son propios. Los ayunos frutales sobre los cuales ahora voy a hacer referencia, no tienen contraindicaciones ni requieren supervisión externa, como otros tipos de ayunos, por la razón que ya sabemos: es nuestro alimento fisiológicamente primario, con nutrientes sumamente completos y una carga depurativa y de líquido fundamental.

El ayuno consiste en un período sin trabajo digestivo ni exigencia metabólica, durante el cual el organismo pueda concentrar todo su potencial en la tarea de eliminación de aquellos tóxicos que no le son propios.

La idea de esta saludable práctica es permitirnos reducir casi a cero la habitual exigencia metabólica, en razón de ingerirse sólo el alimento más fisiológico y de más fácil asimilación: la fruta. Para esto el ayuno frutal de 1 día a la semana es lo que hoy propongo, en donde durante todo un día, cuando sentamos apetito, nos limitaremos a ingerir solamente frutas. Podemos ingerir toda la fruta que deseamos, pero de un solo tipo por vez (no mezclar variedades en la misma ingesta, a fin de minimizar la exigencia digestiva), bien madura, de estación y, si es posible, de producción local y orgánica.

JUGO FRUTAL DEPURATIVO

  • 2 Manzanas
  • 1 Pepino
  • 1 Limón
  • ½ raíz de jengibre

En un extractor de jugo, incoporar todo con piel y degustar esta exquisita preparación.

LICUADO VERDE FRUTAL DEPURATIVO

  • 3 Peras
  • 1 pote de Arándanos
  • 1 rama de Aloe vera (con cáscara)

En la licuadora agregar algo de agua y licuar todo.

 Deja que la creatividad y la innovación te sorprendan, poniendo la mano en tu alimento y compartiéndolo con tus seres queridos.

¡Por más arte y más salud!

Matías Amadasi

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Chef Yogui Consciente, nacido en Buenos Aires, Argentina (25 años). Se ha graduado como Técnico Universitario en Gastronomía en la UADE y el IAG de Buenos Aires y como profesor de Yoga Siromani en Yoga Sivananda. Trabajó en prestigiosos hoteles de Buenos Aires (Hilton, Emperador y Loi Suite), en diferentes servicios de catering (como Los Petersen en la Rural), restaurantes de Buenos Aires y el partido de la costa atlántica y su propio local de comida (Lo de Matias).Creó “El Arte del Buen Comer”, desde donde actualmente difunde una alimentación fisiológica, naturista y sustentable en Argentina, Uruguay y Chile por medio de cursos y talleres teóricos-prácticos, enseñanza a gastronómicos y profesionales de la salud y asesoramiento a restaurantes y hoteles. A partir de su trabajo con el yoga formó una dinámica a la que llamó “El Yoga de la Nutrición”, donde fusiona su trabajo con la dinámica de unión del Yoga y los buenos hábitos que a diario nos unen en cuerpo, mente y espíritu a partir de disciplinas es el alimentarse y nutrirse.

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *