Viajeros o turistas

Más allá de las definiciones, que son siempre limitantes, ¿cuál es el espíritu que nos impulsa al movernos de nuestra casa?

Algunas reflexiones me surgen sobre este controvertido tema, en el sur de Portugal, a los tres meses de haber partido de Bariloche en un viaje por el mundo. Lejos de pretender autoridad sobre esta materia, modestamente invito a tomar conciencia de lo que pretendemos cuando emprendemos un viaje de la magnitud que sea, y sin ningún ánimo peyorativo para cualquiera de la forma en que lo hagamos.

DSC05506

El turismo fue una de las grandes adquisiciones del siglo XX, permitió a millones de personas conocer sitios que estaban reservados a unos pocos. Con el tiempo se convirtió en una verdadera industria que hoy mueve millones de personas y de divisas. Está adaptado al modelo capitalista de consumo. Homogeiniza el aprovechamiento del tiempo libre con pautas de mercado que nos influyen en qué hacer y qué no hacer, qué comer, cómo divertirnos, la tendencia de la moda y hasta clasifica el encanto de los lugares. Es cierto que vivimos en una sociedad abrumada por el trabajo y las obligaciones, entonces las vacaciones se presentan como un ansiado remanso al final de un año laboral, en el que generalmente no queremos pensar ni complicarnos demasiado y nos zambullimos en un espacio como si estuviera fuera del tiempo en que lo mejor es que hagan las cosas por nosotros.

DSC05716

La actitud del viajero es distinta, es otro paradigma de vida. Es alejarse de la seguridad de lo conocido para adentrarse en una experiencia movilizadora. Es vivir el tiempo de manera diferente a la cotidianeidad, la aventura de vivir fuera de programa. Acercarse a la gente, descubrir sus costumbres, aprender a comunicarse más allá de las palabras, respetar las diferencias. Con la chispa del ingenio encender el fuego de la creatividad. Descubrir lo poco que se necesita  para vivir y ser felices. Abandonar lo suntuoso y valorar lo práctico. Aplicar la frugalidad en el presupuesto y en la comida para estar más livianos y poder elevarse en la comprensión del mundo. Recordar que siempre es más importante disfrutar del camino que llegar a la meta.

La actitud del viajero es distinta, es otro paradigma de vida. Es alejarse de la seguridad de lo conocido para adentrarse en una experiencia movilizadora. Es vivir el tiempo de manera diferente a la cotidianeidad, la aventura de vivir fuera de programa.

El viajero pondera como equivalentes desplazarse a un lugar cercano como a un país
exótico, comprar un boleto de colectivo como un pasaje de avión, porque más allá de la geografía lo mueve la curiosidad, la originalidad, el agradecimiento, el deseo de libertad, la desestructuración, el amor al mundo y a los seres humanos.

Despertémonos de este sueño inducido en que se nos hace imperioso trabajar tanto, para obtener tantas cosas que no necesitamos y viajemos más hacia nuestros sueños.


Enrique Cerati

Médico, instructor de Yoga y viajero.

Suscribite a Revista Ahora

¿Te gustaría recibir artículos como este en tu e-mail? Suscribite a Revista Ahora, gratis!






Información del Autor

Revista AHORA , es más que una revista, es una manera de Vivir la Vida, de crearla. Sumate vos también al cambio!! Revista AHORA. *** CREA tu VIDA! ***

5 Comments

  • Qué lindo artículo Enrique!

    Yo también estoy de viajera, a unos pocos días de ir al sur Portugal justamente. Leerte me re-enciende esa chispa viajera y me inspira para dar mis próximos pasos más firmes, pero a la vez sueltos de todo, entregados a la sorpresa.

    Cuando viajo es cuando más fácilmente comprendo que no soy lo que hago, no soy lo que tengo, ni tampoco “soy lo que me pasa”.

    Gran abrazo caluroso a los dos!

    • Gracias, ya que vas a Portugal, te recomiendo un pueblo marítimo llamado Porto Covo, aprox. unos 30km. al sur de la ciudad de Sines, lugar con el encanto de los lugares aún no descubiertos por el turismo masivo.

  • Felicidades Enrique Me alegra mucho verlos encontrar el verdadero significado de la vida….con respeto y admiración les envío un gran saludo

  • Excelente artigo Enrique. Apesar de empreender os primeiros passos no turismo de natureza, quando viajo não gosto de seguir programas formatados, mas sim ter a liberdade de a qualquer momento poder alterar o destino, a surpresa é aliada da novidade e estas pertencem ao espírito do viajante.
    Desejo-vos a continuação de boa viajem!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *